jueves, 6 de diciembre de 2012

Decomisan alimentos en Santa Cruz del Sur

Yoan David González Milanés


Fotos por Dayan Mayol Betancourt

La Policía Nacional Revolucionaria, en el famélico y desaliñado municipio camagüeyano Santa Cruz del Sur, arrecia la represión contra la angustiada y desesperada población, decomisando todo cuanto consideren “ilícito”, fundamentalmente los alimentos.

En esta ocasión el descomunal operativo policial fue contra los pasajeros que viajaban en el maltrecho tren Santa Cruz del Sur-Camagüey.


Los policías apostados a ambos lados de la vía aguardaban ansiosos su llegada en la estación del batey Cándido González, antiguo central Santa Marta, a unos 10 Km de la cabecera municipal, estrategia que utilizan a menudo para sorprender infraganti a los infractores, en su mayoría comerciantes clandestinos de mariscos: pescados, langostas y camarones.


Apenas sin detenerse, a zafarrancho de combate los uniformados comienzan el abordaje, y las personas al verlos arrojan sus mercancías por las ventanillas, mientras que los más audaces en su afán por escapar a la redada se lanzan del tren en marcha, algunos desafortunadamente resultan capturados, mientras que otros, mercancías en mano, desaparecen a toda carrera de los alrededores.
 
Resulta tremendamente indignante para quienes verdaderamente amamos a Cuba y deseamos el bienestar del pueblo cubano, observar como estos parásitos uniformados atropellan, amenazan, ofenden, humillan, arrestan y en ocasiones hasta golpean a las personas, despojándoles de sus pertenencias y alimentos; algunos de ellos cosechados por los campesinos de la zona, y cuyo decomiso en reiteradas ocasiones no llega a la unidad policial, si no, que van a parar a sus viviendas, pues, paradójicamente, al parecer a los agentes del “orden” público tampoco les alcanza para vivir sus privilegiados salarios.

En cualquier país normal del mundo sus ciudadanos se sienten protegidos ante la presencia de agentes policiales, pues, de seguro ningún malhechor al acecho hará de las suyas en presencia de la autoridad, pero, en Cuba desafortunadamente es todo lo contrario, y es que los cubanos de a pie en su mayoría deben arreglárselas como puedan para sobrevivir, y ello implica violar la ley todo el tiempo.


Los insuficientes salarios, la demora hasta en seis meses del pago de los mismos a trabajadores de la agricultura, la ganadería y otros sectores estatales, así como el déficit de empleos y los excesivos precios impuestos por el “gobierno” a los alimentos y artículos de primera necesidad, aparejado a la incapacidad del estado para dar solución a estos y otros mega problemas acarreados por más de cincuenta años, son las causas por las cuales la población se ve forzada a recurrir al trasiego y contrabando de todo tipo de productos, los que en su mayoría no siempre provienen de almacenes y establecimientos del estado.


Y es que resulta una utopía pretender el correcto funcionamiento de un país y el masivo respeto y cumplimiento de la ley, cuando la mayoría de sus ciudadanos no pueden pagar siquiera un alquiler donde vivir, muchísimo menos aspirar a una vivienda propia, tampoco cuentan con un empleo decoroso para sustentarse, y los que tienen la dicha de conservarlo aún, apenas ganan para mal alimentarse cuatro o cinco días; por lo que deben hurtar cuanto puedan de estas entidades para lograr sustentarse el resto del mes.

yoandavidlibre1176@gmail.com

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: