lunes, 2 de enero de 2012

Entrevista a Juan Luis Pérez García: Combatiente en Angola

Yoan David González Milanés

Delgado Municipal del Partido Democrático 30 de Noviembre Frank País

Miembro del Frente Nacional de Resistencia Cívica Orlando Zapata

 

Fotos: Maury Emilio Dupuy Arredondo

 

A la derecha Juan Luis Pérez García  (con pulover azul y blanco) junto a opositores camagüeyanos.

 

 “Un hombre precisa tres cosas fundamentales para vivir en libertad: decencia, bondad y valentía”

 

Entrevista a Juan Luis Pérez García “Güicho”, uno entre los miles de jóvenes cubanos enviados por el régimen castrista a combatir en la República Popular de Angola en la década de 1980. Actualmente Vice-Delegado del Partido Democrático 30 de Noviembre Frank País, y miembro del Frente Nacional de Resistencia Cívica Orlando Zapata, en el municipio camagüeyano de Santa Cruz del Sur.

 

Yoan David González Milanés (YDGM): ¿Quien es Juan Luis Pérez García?

 

Juan Luis Pérez García (JLPG): Mi nombre es Juan Luis Pérez García, y tengo 45 años de edad, soy hijo de personas honradas, bien humildes y trabajadoras, quienes de pequeño me inculcaron estos valores tan elementales y necesarios para la vida, por lo que me considero una persona sencilla, honrada y trabajadora, amante de la vida y sobre todas las cosas, de la libertad y la justicia plena, dedicado cien por ciento a mi familia, siempre preocupado por el bienestar y la felicidad de mis seres amados, valores y sentimientos que he tratado de inculcar a cabalidad a mi hijo, Juan Luis Pérez Bejerano, enseñándole sobre todas las cosas, la fortuna que se tiene a pesar de ser pobres cuando se es honrado, honesto y trabajador, así como la inquebrantable voluntad de oponerse siempre a la injusticia, venga de donde venga, y de luchar por una causa justa, defendiendo con determinación e interesa nuestros ideales y principios democráticos por una Cuba nueva y renovada para todos y cada uno de los cubanos, sin condiciones y absurdas ideologías que nos marginen y discriminen.

 

 

(YDGM): Con apenas 18 años de edad fuiste enviado por el régimen castrista a pelear al África. ¿Cómo te embarcaste en esa peligrosa y descabellada aventura?

 

(JLPG): Mira, referente a eso debo decirte que cuando se tiene esa edad no se piensan con profundidad las cosas, sino que se actúa por impulsos y la juventud quiere experimentar cosas nuevas, tener aventuras e historias para contar en el futuro, aun que te confieso, en ese tiempo la gente no estaba clara de la situación, no era como ahora, que las personas han cambiado tremendamente su mentalidad. Por aquellos años era un orgullo para las familias integradas al proceso ¨Revolucionario¨ tener un miembro de su familia cumpliendo una misión internacionalista, y había cierta tendencia de avergonzar a quienes se negaban, tildándolos de cobardes y rajados. Por otra parte, el Servicio Militar Obligatorio si lo cumplías en Cuba, eran tres años ganando siete pesos mensuales, y si por mera casualidad decidían que tu presencia era más útil en el frente de batalla y te negabas, los oficiales superiores se encargaban de enviarte lo más lejos posible de tu hogar como medida de castigo, sin contar otras múltiples barbaridades y atropellos que seguramente sufrirías. Sin embargo, si te marchabas para Angola, tenías la facilidad de cumplir solamente dos años, ganando siete pesos mensuales como miembro de las FAR, otros cinco por la misión, y un tercer pago de cinco Wuanzas diarias, sin contar las oportunidades de buenas carreras y empleos a tu regreso. Luego no sabías que era peor, si marcharte y arriesgarte a perder la vida, cumplir los tres años de Servicio Militar bajo esas condiciones hostiles, o cargar por siempre con el bochorno y la crítica.

 

(YDGM): ¿Fuiste presionado en algún momento por el régimen castrista? O ¿simplemente victima de la inexperiencia?

 

 (JLPG): Mira, realmente en ese tiempo la mayoría de los jóvenes que fuimos a pelear al África, éramos por lo general integrados a las organizaciones de masas, el que no pertenecía a los Comité de Defensa de la Revolución (CDR), era militante de la Unión de Jóvenes Comunistas (UJC), y de cierta forma eso implicaba un tremendo compromiso moral con la revolución y sus dirigentes; en este caso Fidel y Raúl, y a su vez, era de forma obligatoria porque no te podías negar, tenias que dar un paso al frente y predicar con el ejemplo o de lo contrario podías perder la militancia, y esta afrenta te traería grabes consecuencias con la familia y algunos vecinos, e indudablemente afectaría nuestro futuro.

 

 Por otra parte, veías la oportunidad de conocer lo desconocido, y eso de cierta forma tentaba bastante. También estaba la posibilidad de traer algunas ropas de marca, o por lo menos más acorde con la moda, y una radio grabadora que en aquel tiempo era como tener un juguete caro, inalcanzable para millones de cubanos; por cierto, esto era una de las grandes arbitrariedades, porque si comprabas algunas prendas de vestir, entonces no podías adquirir el equipo electrónico, y si por casualidad en alguna de las requisas te encontraban algo que hubieses adquirido en las Candongas, de inmediato te era confiscado por los superiores. Luego estaban las tremendas fiestas que se hacían en el barrio a tu regreso, las que en ocasiones duraban días, sin contar la cantidad de jovencitas enamoradas que se te acercaban.

 

(YDGM): ¿Cuáles fueron las explicaciones que les dio el régimen castrista sobre los motivos de enviarlos tan jóvenes e inexpertos a esa contienda armada?  Y ¿cuáles eran las consecuencias de negarse a participar en ella?

 

(JLPG): Los oficiales encargados de la plática ideológica nos hicieron saber desde el primer momento, que la revolución necesitaba de nuestro mayor esfuerzo y sacrificio para liberar otros pueblos hermanos que eran víctimas de regímenes explotadores y abusivos similares o peores a los vividos antes del triunfo de 1959, y que era un deber inexorable de todo joven revolucionario cumplir con las tareas encomendadas por la revolución y el partido, con Fidel a la cabeza, y esta era una de ellas, brindar nuestra ayuda desinteresada a hermanos de otras latitudes que necesiten de nuestro apoyo y solidaridad, cumpliendo de esta manera con el deber del Internacionalismo Proletario, como lo hicieran barios héroes y mártires de la patria, poniendo como ejemplo al acecino Ernesto Guevara, quien según ellos era un genuino ejemplo ¨Revolucionario¨. Todo estaba bien claro, no se admitiría un no como respuesta, y si lo hacías; como ya te dije anteriormente, sabías a qué atenerte. No avía escapatoria, la suerte estaba echada.

 

(YDGM): ¿Cuánto tiempo estuviste alejado de los tuyos?  Y ¿cómo transcurrieron esos meses?

 

(JLPG):Permanecí por espacio de vente meses, y estuve casi todo ese tiempo en el sur de Angola, en la unidad 4235- de la Fuerza Aérea, como Mecánico de Armamento de Aviación y   participé en barios combates, donde en más de una ocasión estuve a punto de perder la vida; gracias a Dios que no fue así. Afortunadamente cuando me faltaban cuatro meses para los 2 años, me llegó la solicitud de la orden 18, para ingresar al Instituto Politécnico Militar Jesús Suarez Gayol, en el municipio camagüeyano Cierra de Cubitas, donde podía optar por una carrera Civil, lo que me fuese imposible, debido a que llegue a Cuba el día 30 de Enero de 1989, y el ingreso estaba previsto para el 15 de Febrero de ese propio año, por lo que al llegar, tuve que ser atendido de inmediato por un Psiquiatra, debido a una sebera crisis de nervios, debiendo comenzar un prolongado tratamiento que me impidió matricularme.

 

Los sinsabores, los sustos y horrores que viví en ese lugar no los olvidaré jamás, todavía me siento traumatizado de aquella terrible experiencia, pues uno no sabía cómo terminaría esa historia, y siempre procuré por todos los medios no exponerme demasiado, pero te aseguro que fueron los peores momentos de mi vida, jamás quisiera volver a vivir otra experiencia similar. Es injusto y criminal lo que este régimen nos hiso siendo apenas unos críos, todavía recuerdo a muchos de mis compañeros llenos de juventud que no regresaron con vida a su patria. Cuantos jóvenes troncaron sus sueños y aspiraciones en esa absurda lucha; y estoy más que seguro sin temor a equivocarme, que ninguno de los hijos y nietos de quienes nos enviaron a morir allí, fueron a cumplir con ese supuesto sagrado deber del Internacionalismo Proletario, y si lo hicieron lo cual dudo mucho, de seguro fue en sitios bien seguros con las mejores condiciones, alejados del peligro.


 

(YDGM): ¿Pensaste en algún momento que no regresarías con vida a tu patria?

 

(JLPG): Por su puesto, era un pensamiento que nos sobrecogía a todos desde que salimos de cuba, que se agudizaría aun más, cuando chocamos con la cruda realidad. En mi caso me tocó vivir bien de cerca una aterradora experiencia a solo 12 días de estar en aquel lugar, encontrándome en el aeropuerto de la unidad 4235- de la Aviación, donde fui destinado, traen a un Joven de otra unidad que había resultado muerto en combate, este era de la provincia de Holguín, y llevaba 25 meses en Angola, oséa que ya estaba pasado de misión con un mes, y sin embargo había muerto en batalla esperando que llegara la orden de regresar a Cuba. Al escuchar esta historia, tres de mis compañeros y yo, quienes por cierto, éramos del mismo municipio, nos miramos atónitos y murmuramos entre dientes, es un milagro si salimos vivos de esta. Imagínese Ud. que pudo pasar en ese momento por la mente de cuatro jóvenes inexpertos que jamás habíamos estado en una guerra, a pesar de haber crecido en un ambiente de lucha virtual, pues es bien sabido que desde pequeños en las escuelas castristas comienzan a darte el teque antiimperialista, hablándote perennemente de lo necesario que es conocer y prepararse para combatir al supuesto enemigo, en este caso a los Norteamericanos si estos nos invaden.

 

Por otra parte, estaba también en su apogeo la cuestión del Internacionalismo Proletario, te metían en la cabeza el compromiso con la Revolución y que debíamos ser solidarios ayudando a liberar a otros pueblos oprimidos por la hegemonía capitalista, para que otros niños tuviesen escuelas y hospitales como nosotros. Imagínese, yo jamás había visto una guerra al no ser por televisión, como cree Ud. que me sentí al estar en esa dramática situación.


 

 

 (YDGM): ¿Cómo ha sido tu vida y la de tu familia en estos años?

 

(JLPG): Bueno, realmente no dejo de quejarme. No se nos ha tratado como es debido, y no me refiero a que me sienta con más derecho que nadie, por mi condición de internacionalista, pero si considero que debió dársenos una mejor atención por parte del gobierno comunista, un poco para compensar, porque no, ese enorme sacrificio que muchos de nosotros hicimos en beneficio del gobierno castrista, y que hasta la fecha no he visto en que nos pudo haber beneficiado en lo personal, y no solo me refiero a mi deplorable situación de vivienda y mi falta de empleo, sino a la de miles de cubanos que como yo, dieron en su momento el paso al frente y hoy sobreviven en la más terrible e inimaginable de las miserias y desolación.

 

Algunos, que regresaron sumamente afectados de los nervios han optado por el suicidio como solución a su desdichada existencia, mientras que otros permanecen enfermos, o han muerto en similares y peores condiciones de vida, como fuese el caso de Luis Felipe González Vasconcelos, quien falleciera hace algunos años, desquiciado de los nervios, abandonado totalmente a su suerte, y Ramón Pérez Mojena, quien permanece inválido en un viejo y destartalado sillón de ruedas en terribles condiciones higiénicas, su vivienda es un hediondo cuchitril; desahuciado  sin otra opción de vida se entregó al vicio del alcohol, bebiendo cuanto líquido extraño consigue, deambulando por las calles del municipio Santa Cruz del Sur, en deplorables condiciones higiénicas.

 

(YDGM): ¿Has recibido en algún momento apoyo, ayuda económica o material de parte del régimen comunista para mitigar o resolver tu dramática situación habitacional?

 

(JLPG): Mira, durante todos estos años mi familia y yo hemos convivido con mis padres por no contar con la posibilidad de una vivienda propia, y este inmueble de madera de muy mala calidad, con el transcurso del tiempo se fue deteriorando sin que pudiéramos repararla, situación que se agravó drásticamente en el año 2005 con el paso del huracán Dennis, y posteriormente con los siguientes que han afectado el territorio, hasta que desafortunadamente pasó el Paloma, en Noviembre de 2008, que terminó destruyéndola por completo.

Días más tarde recuperé algunas tablas de nuestra antigua vivienda derribada, consiguiendo hacerme de otros materiales entre los escombros de casas arrasadas por el mar en la zona del litoral, y otras que fueron arrastradas por este hacia los playazos, logrando reconstruir un pequeñísimo cuartucho en el que convivimos actualmente mi esposa, nuestro hijo de 18 años de edad y yo. Debo puntualizar que producto a esta situación mis padres Elpidia García, y Mario Pérez García, ancianos de la tercera edad con 77 y 84 años respectivamente, múltiples enfermedades y achaques, debieron marcharse indefinidamente a vivir con mi hermana en condiciones bastante incómodas, debido a la estreches de su inmueble, y esta es la fecha que no hemos podido reconstruir la vivienda, pues solamente nos han vendido en todos estos años algunas tejas de Fibrocemento y unas vigas metálicas para sujetarlas. Imagínese Ud. de qué forma vamos a reconstruirla, si el estado no nos facilita para ello los materiales necesarios a precios asequibles, si no, que los vende en sus establecimientos a precios inalcanzables para quienes subsistimos de un mísero salario o sobreviven como mis padres, de su miserable pensión de jubilados.

     

(YDGM): ¿Cuáles han sido las escusas del régimen castrista cuando has solicitado cualquier tipo de apoyo u ayuda?  

 

(JLPG): Ellos siempre ponen como primer pretexto el supuesto bloqueo norteamericano, causante según ellos, de las deficiencias y el desabastecimiento existente. Por otra parte, te dicen que no eres la única persona con esa situación y que hay otras en peores condiciones, por tanto, debes continuar pacientemente esperando la solución que nunca llega. Sin embargo, esas limitaciones solo existen para los cubanos de a pie, pues el gobierno castrista construye tiendas embaucadoras de divisa en todas partes, hoteles para turistas extranjeros, puntos de controles policiales en carreteras y caminos, por lo general para atropellar al pueblo, mientras que algunos dirigentes oportunistas fabrican lujosas y confortables viviendas, en ocasiones hasta con piscinas y patios pavimentados. Pero claro, para estas cosas no afecta en lo absoluto el supuesto bloqueo estadounidense.

 


 (YDGM): ¿Fueron estos los motivos que te conllevaron a romper definitivamente con el régimen castrista? 

 

 (JLPG): Por su puesto, estas y otras cosas que venían disgustándome desde hace algún tiempo, fueron las causas que me hicieron disentir y tomar distancia del régimen castrista. Los sistemáticos atropellos, las mentiras, el cinismo, la desvergüenza, la calumnia y todos esos defectos aborrecibles e intrínsecos en este régimen dictatorial, fueron el detonante y catalizador de mi decisión.  

 

(YDGM): ¿Cuándo es que te incorporas a las filas de la oposición? Y ¿Porque lo haces?

 

 (JLPG): Yo me incorporo a las filas de la oposición pacífica el día 8 de diciembre de 2009, a través de los activistas Maury Emilio Dupuy Arredondo, y Yoan David González Milanés,   pioneros de la Resistencia anticastrista en Santa Cruz del Sur, y lo hago militando en el Partido Democrático 30 de Noviembre Frank País. Luego en el Año 2010, paso también a formar parte del Frente Nacional de Resistencia Cívica y Desobediencia Civil en Cuba, que posteriormente tomaría el nombre de ese titán de titanes acecinado vilmente por el castrismo genocida, me refiero a Orlando Zapata Tamayo.

De hecho, yo me consideraba un opositor al régimen desde mucho antes de entrar a las filas de la oposición y desde hacía un buen tiempo, ya no participaba en actividades políticas convocadas por este, pero definitivamente, me hacía falta ese empujoncito para completar ese ciclo que ya gestaba en mi mente y que me convertiría en lo que hoy soy, un incansable luchador por un cambio democrático en Cuba.                                                                                         

 

(YDGM): ¿Que sientes tú al ser un opositor al régimen de los castros?

 

(JLPG): Chico, esto ha cambiado mi vida por completo, me siento enormemente honrado y agradecido con Dios por haberme puesto en el camino correcto, me siento un hombre realizado, porque por primera vez hago algo que vale la pena, expreso libremente mis ideas y opiniones a pesar de la represión gubernamental y del permanente asedio y hostigamiento que estos mantienen contra mí, el que no se limita solamente a mí persona, si no, que también mi familia está pagando un elevadísimo precio por mi condición de opositor al régimen castro-comunista.

 

(YDGM): ¿Cómo asume la familia tu rol de líder pacifista de la resistencia anticastrista en el sur camagüeyano? Y ¿Cómo reaccionan ante la permanente represión el hostigamiento de la Seguridad del Estado y de las Pandillas Paramilitares?

 

(JLPG): Afortunadamente mi esposa Verlay Bejerano Estrada, con quien llevo felizmente 20 años de casado, comparte mis ideales de justicia y libertad para Cuba, me apoya absolutamente en todo, de hecho ella es también miembro de la oposición pacífica, y actualmente se desempeña como Delegada Financiera Municipal del PD. 30-11 .FP, y también es miembro activo del Frente. Por otra parte, mi hijo aunque no milita dentro de las filas opositoras también me apoya incondicionalmente, aunque debo decir, que algunos miembros de mi familia no me apoyan directamente por temor a la represión y a perder sus empleos, pero en el fondo estoy seguro que están de acuerdo con mis ideales, porque saben que tengo motivos para pensar y actuar como lo hago, y estoy absolutamente seguro, que tampoco soportan este régimen de oprobio que nos mata de hambre y necesidad, violando indiscriminadamente nuestros derechos.   

 

(YDGM): ¿Si tuvieras que elegir entre morir luchando por la libertad y el respeto a los Derechos Humanos en tu patria? O ¿Sencillamente someterte a los designios del tirano? ¿Qué harías?

 

(JLPG): No concibo volver a ser un hombre humillado, luego de haberme liberado de las cadenas del temor y la sumisión, dando este gigantesco paso en la historia de mi país, para exigirle al tirano despiadado el derecho de vivir en libertad, con dignidad, respetando los Derechos Humanos, tan necesarios para la felicidad y la vida. No me conformo, ni me conformaría jamás, mientras mi patria siga en manos de traidores sin escrúpulos que no sienten el más mínimo remordimiento por tanto, y tanto dolor causado a este pueblo trabajador. Resumiendo. Prefiero morir mil beses antes que continuar sometido y de rodillas.

 

(YDGM): Una última pregunta Juan Luis. ¿Qué mensaje le enviarías al pueblo cubano, y a quienes como Ud. fueron víctimas del engaño, la indolencia, el sadismo genocida del régimen, y que hoy sobreviven abandonados a su suerte en extrema miseria y desolación?

 

(JLPG): Al pueblo cubano, que se una de una vez y por todas a la lucha pacífica, que llevamos a cabo millones de cubanos y cubanas dignos, para poner fin a esta terrible y oprobiosa tiranía. Que no tengan miedo enfrentarse al tirano, porque tarde o temprano tendrán que hacerlo por el bien de sus familias y el suyo propio, la historia lo ha demostrado así a través de los años, no se puede escapar al destino, y el nuestro es vivir en una cuba libre, renovada y democrática. La indecisión, sumisión y cobardía no resolverán nuestra terrible e insoportable situación, por el contrario, solo dilatarán más la miserable agonía nacional.

A mis hermanos que sufrieron los horrores de la guerra en Angola, y otras regiones del mundo, y que hoy sobreviven abandonados, ultrajados, viviendo en condiciones extremadamente deplorables, los exhorto a que unamos fuerzas en esta lucha final para arrancar de nuestra sufrida y marginada tierra de una vez y por siempre, el aborrecible y cruel totalitarismo que nos manipuló y utilizó sínicamente, arrancándonos tan jóvenes de nuestros hogares para enviarnos a morir en tierras lejanas, por el simple hecho de satisfacer el capricho y los mezquinos intereses personales de esta despreciable y abusiva casta.                                                                                                                                                                                      

 

 Muchas Gracias Juan Luis Pérez García, y bendiciones en los planes futuros.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: