lunes, 9 de mayo de 2011

Marcharon Las Damas de Blanco el domingo primero de mayo

por Héctor Julio Cedeño Negrín

Periodista Independiente

Prensa Independiente de Cuba

 

2 de mayo de 2011

 

 
A pesar del sabotaje de la tiranía al transporte público de la Ciudad de la Habana, las Damas de Blanco, realizaron su habitual marcha por la 5ta Avenida de Miramar, pidiendo ¡LIBERTAD para los Presos Políticos!, que aún quedan en las mazmorras de los hermanos Castro.

 

Con el pretexto de que el transporte, se utilizaría para movilizar a los asistentes a la marcha gubernamental por el Primero de Mayo y como apoyo a la dictadura castrista, el estamento gubernamental paralizó todo el servicio de transporte público, cuando cualquier residente en la ciudad conoce que la inmensa mayoría de los habaneros no participa en los desfile, ni se necesita la totalidad de esos ómnibus, para la movilización. Para suplir la ausencia de los habitantes de la Habana utilizan a personas traídas desde la misma, conchinchina, incluidos los propios estudiantes chinos que ahora deambulan por la urbe y cuanto becario extranjero, encuentran, para que contribuya a hacer bulto y tumulto, como agradecimiento a la 'generosidad', de la dictadura cubana. Transportan además personas desde el interior del país y ordenan la asistencia de todos los militares disponibles, vistiéndolos de civil, para dar la apariencia de que son simples ciudadanos y obligan a los estudiantes de múltiples niveles, diciéndoles como hace poco dijo el director de un centro, “el que no vaya al desfile, que se olvide de la carrera”.

 

 
Como castigo por la inasistencia de la mayoría de los habitantes de la Habana paralizan todo el sistema de transporte. Quien no vaya como un obediente carnero a la marcha gubernamental, no puede salir de su casa hasta que muchas horas más tarde, sea restablecida la transportación. Los necesitados tienen que andar a pie, en bicicleta o utilizar el transporte privado, que además de escaso, es muy costoso e inaccesible, para la inmensa mayoría de los ciudadanos. Con ello se aparenta que la ciudad está muerta o carente de movimiento porque todos sus ciudadanos están en la marcha, lo que es una completa falsedad. La abrumadora mayoría de la gente se encuentra encerrada en sus casas. Para mis cálculos, no más de un treinta por ciento de los ciudadanos aptos van a las marchas de la dictadura, posiblemente hasta menos.

 

Por otro lado, la mayoría de los que van, lo hacen obligados, porque son trabajadores de corporaciones, contingentes u otros centros, que asisten casi a punta de pistola, porque reciben alguna dádiva, una jabita o unos CUC extras,  que les son necesarios conservar debido a la gran necesidad o  trabajadores que hurtan algo, de sus centros laborales, para poder subsistir. No se arriesgan a ausentarse por miedo a perder esos  pequeños y miserables privilegios. Lo que prueba que el pueblo cubano ni siquiera tiene la libertad para decidir si quiere o no asistir a un desfile, que para nada resolverá alguna de sus necesidades. Incluso en algunos lugares pasan listas, para comprobar los trabajadores que asisten.

 

 
Las Damas, como es habitual, asistieron a la misa dominical y algunas, incluso llegaron a pie o en vehículos pagados, pero pudieron llegar hasta allí, veinte de ellas. La misa fue oficiada por el Padre José Félix Pérez y versó sobre la Pascua, en la que resucita Jesús y con él, vuelve a la vida todo su proyecto, que como dice “Vida Cristiana”, parecía deshecho en el Calvario. Jesús se presenta delante de sus discípulos y les libera de su encierro, ante el temor a los judíos, les ofrece la Paz y les entrega el Espíritu y con Él la misión, de  la propagar por el mundo buena nueva.

 

Se habló además en la misa de la Beatificación de Juan Pablo II, el venerado Papa, fallecido en el año 2005, decretada por el Papa Benedicto XVI y  paso previo para su Canonización, luego de que se cumplan ciertos requisitos.

 

Asistieron a la Parroquia de Santa Rita de Casia, para agradecer, por su libertad, a la Virgen, José Daniel Ferrer García, condenado a veinticinco años de prisión, en la Causa de los Setenta y Cinco y Pedro Arguelles Moran, condenado a veinte años.  Hoy ambos en libertad, con licencia Extrapenal, los que colocaron una ofrenda floral ante la imagen de Santa Rita de Casia. Se encontraba igualmente, el ex-preso político de la misma causa, Héctor Maseda Gutiérrez.

 

 
Supimos además, que el ex-preso político, Ángel Moya Acosta, esposo de la Dama de Blanco, Berta Soler, fue golpeado bárbaramente por los miembros de la mal llamada Seguridad del Estado, cuando se solidarizó con la también, Dama de Blanco, Sara Martha Fonseca y su familia, los que habían sido golpeados y arrestados y se desconocía su paradero. La propia Berta y una hermana fueron golpeados por la policía política cuando acudieron en ayuda de Ángel Moya.

 

En los últimos días se ha incrementado la represión de la tiranía contra los ciudadanos, especialmente contra los opositores más contestatarios, lo que demuestra la hipocresía del despótico régimen castrista aferrado al poder con uñas y dientes.

 


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: