domingo, 8 de mayo de 2011

“Las razones de Cuba” un programa confeccionado para perfectos idiotas

por Héctor Julio Cedeño Negrín

Periodista Independiente

Prensa Independiente de Cuba

 

6 de abril de 2011

 

Foto: Héctor Julio Cedeño Negrín

 

El novísimo programa para la  propaganda de la dictadura castrista, “Las Razones de Cuba”, pasado los lunes en la noche, luego del Nacional Noticiero de Televisión (NTV) y en el antiguo canal que utilizara la cadena Univisión, codificado como CMQ Televisión en los años cincuentas. Es un simple libelo, amarillista y amarillento,  notablemente falso, chapuceramente  burdo y confeccionado claramente,  para engañar a personas, con notoria discapacidad mental y que verdaderamente tiene, escasa audiencia. 

 

En cuanto a lo visto en esos programas, deja mucho que desear.  La “genialidad” increada y hasta  increíble, de las mediocre, Inteligencia y la Contra Inteligencia Cubana,  combinadas ambas y puestas en acción. Cuerpos notoriamente incompetentes, ineficaces e  incapaces de detectar, siquiera,  las más simples actividades de las de Damas de Blanco, burlando, la experimentada, mucho mejor equipada y ampliamente preparada inteligencia del mundo, la norteamericana. La cual utiliza los más  ingentes recursos y la inigualable tecnología de punta, con la que no cuenta, prácticamente, ninguna otra nación del planeta.  Algo que se parece mucho, a una novedosa novela de ciencia ficción. Inconcebibles llamadas telefónicas, hechas por funcionarios norteños, en las que se detallan asuntos que solo se tratarían, en el más absoluto secreto, sobre todo en Cuba, donde hasta los gatos conocen, que todas las comunicaciones producidas y recibidas, son invariablemente escuchadas por los indiscretos orejones de la Seguridad del Estado y sus expertos técnicos, en chismorreos y bretes. Incluso, el más común, no digamos ya, las conversaciones, que involucran, a un conocido opositor. Ficticias grabaciones, “hechas (léase fabricadas)” en lugares improbables y con supuestas cámaras ocultas, donde ni remotamente se permite ingresar, con algún equipo electrónico y donde existen poderosos detectores. Personajes muy poco importantes o completamente desconocidos, por todos los que habitualmente asistimos a esos lugares, consignados o designados, como “intrépidos agentes” infiltrados.

 

Historias elaboradas, solo concebidas por quienes las inventan, montajes ensayados  y repetidos numerosas veces, ruidos producidos para enmascarar  las verdaderas voces escuchadas, en doblajes toscamente realizados o subtítulos para expresar, lo que supuestamente se dijo.  Grabaciones improbables, en escenarios deliberadamente construidos. Si usted observa los detalles, puede apreciar que los ojos de alguno de los exponentes, miran hacia un lugar tras la cámara, que  puede muy bien ser, una pantalla dispuesta para la lectura. Un titulado profesor universitario, que se expresa muy mal, con una dicción incomprensible y enrevesada, que apena podrá ser descifrada por sus alumnos, incluso bajo el ininteligible tartamudeo, una aptitud que invalida casi completamente, a quien pretende ejercer el magisterio, profesor del Instituto Pedagógico Enrique José Varona. Este tal, Raúl Capote, desde hace más de tres años, decidió retirarse de las actividades opositoras, porque a su decir, lo acosado y se sentía tenían sofocado, por la represión, de tal manera, que tuvo que ser internado en un hospital de día, nombre que se asigna a ciertos hospitales psiquiátricos, donde se recluyen a personas con perturbaciones mentales, producto de la inestabilidad psicológica o la paranoia inducida, al parecer, un método muy empleado por la Policía Política, contra ciertos individuos que pueden ser fácilmente desequilibrados y manipulados, para conseguir su colaboración. En buen cubano,  lo tenían tan loco, que decidió alejarse de la actividad opositora. Después de mucho tiempo inactivo, se aparecen con que era un agente seguroso, cuando incluso,  el mismo se había desechado.

 

Otro caso algo parecido al de Carlos Serpa, aunque no puedo afirmar, sobre sus condiciones morales,  porque no le conocí lo suficiente. Otros más allegados a él, si poseen muchos más elementos, porque  lo conocieron, más detalladamente. Pero coinciden  igualmente conmigo,  en que posee serios trastornos de la personalidad, es de esos individuos que se aparecen con ideas, que obligan a observarlos con extrañeza. Con una notable dosis de excentricidad, que lo deja a uno como anonadado, aun sin conocerlo a fondo y que cuando se ha marchado lo obliga a comentar  ¡Este está quemao! Se debe estar alerta, no sea que se aparezcan en los próximos días, con otro enajenado conocido por mí, el cual se presentaba como,  pariente cercano, del Padre de la patria y uno de los herederos de sus bienes, individuo que desde hace tiempo, desapareció de la palestra pública y como al parecer, siguen reclutando agentes  en las salas de los hospitales psiquiátricos, habrá que ver.

 

El verdadero objetivo de esta ofensiva mediática de la dictadura, va tomando cierta definición. Relacionada, con su campaña  para presionar al Presidente de los Estados Unidos e intimidar a los opositores y a la propia Embajada norteamericana, radicada en la Ciudad de la Habana, especulando sobre supuestos datos de inteligencia que poseen y de los que no han divulgado, sus mejores resultados. Igualmente entre los objetivos, de los gobernantes está, intentar detener la enseñanza proporcionada por la SINA y los programas apoyados por la USAID, que habitualmente facilitan, valiosos conocimientos a través de cursos gratuitos, para la superación, de los que asistimos al lugar y evitar de esta forma, que ampliemos nuestro acerbo y diseminemos entre la población  tales informaciones, especialmente, sobre las últimas novedades tecnológicas. Algo a lo que la dictadura le produce pánico, sobre todo ante la creciente demanda para el desarrollo de las diversas redes sociales y a la sombra de los recientes acontecimientos en el cercano oriente, donde la utilización de esas redes,  ha puesto en jaque a las viejas tiranías del mundo árabe, muy similares a la cubana. En los últimos días, a los que asistimos habitualmente a la Sección de Intereses de los Estados Unidos, nos han alejado (cada día unos metros más), injustificadamente de sus alrededores y durante el tiempo de espera  para ingresar al centro e intempestivamente, les están asignando funciones policiales, a los miembros del servicio de seguridad y protección SEPSA, por sus siglas, que supuestamente cuidan las instalaciones, aunque en realidad su función, es evitar que la población pueda relacionarse con los norteamericanos. 


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: