lunes, 14 de marzo de 2011

Lo real y lo maravilloso

por Oscar Sánchez Madan

Periodista Independiente

 

8 de marzo de 2011

 

Foto: Oscar Sánchez Madan

 

Pedro Betancourt, Matanzas.  Con su típico fariseísmo, el Diario Granma llamó, hace unos días, a los comunistas locales, a desatar los “nudos que inmovilizan las fuerzas productivas” en la isla. Según el rotativo, Cuba se convertirá en el país “de la abolición de las prohibiciones irracionales”,  donde no habrá “corrupción e impunidad”.

 

Ojalá que de verdad los cubanos, por la mágica voluntad de este periódico, gozaran por primera vez en cinco décadas, de las tan añoradas libertades económicas. Podrían así, en lo adelante, ganarse el pan de cada día, sin tener que robarle a las empresas del estado.

 

Sin embargo, analistas políticos y economistas de diversas latitudes afirman que imponer gravámenes a los nuevos cuentapropistas de hasta un cincuenta por ciento, sobre sus ingresos, como lo hace el régimen, es un lamentable error. Eso limita la concentración de riquezas en el pequeño y eficiente sector privado, y desestimula la producción.

 

Es innegable que los propagandistas de los hermanos Castro sueñan, como jamás lo hizo nadie en la historia. Los ejecutivos de Granma y sus redactores se representan cosas,  en su profunda fantasía “revolucionaria”.

 

Granma podrá soñar con un país encantado por duendes e incorruptibles hadas madrinas que lo hacen prosperar. Pero los cubanos, que han sufrido los horribles desmanes del régimen saben que en Cuba existe una colosal diferencia entre lo real y lo maravilloso.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: