domingo, 20 de febrero de 2011

¡Que se vayan los tiranos!

por Héctor Julio Cedeño Negrín

Periodista Independiente

Prensa Independiente de Cuba

 

14 de febrero de 2011

 

El sistema nervioso de la dictadura castrista, se ha reactivado de inmediato y los esbirros de ‘Villa Marista’ han salido para la calle. El nerviosismo de la tiranía, se ha incrementado, con la ignominiosa fuga del tirano de Egipto, Hosni  Mubarak. Minutos después de la escandalosa huida, ya los esbirros de la dictadura cubana, se encontraban en las calles y cuadras donde vivimos, los opositores anti-castrista, indagando por nuestras actividades y observándonos desde muy cerca, tanto, que se notaba su presencia y la vigilancia.

 

Los vi, pero los conozco ya, por su peste característica y por su desagradable mal olor y como uno se acostumbra a todo no me siento preocupado, solo alerta ante la posible provocación. Pero ahí están, a la vista de todos, nerviosos y dispuestos, llenos de miedo como sus amos, capaces de matar y de  aplastarnos con sus tanques de guerra muy cercanos a la ciudad, enmascarados, en naves y refugios y las tropas anti-motines listas y preparadas. Como siempre tratando de inventar alguna causa común, que puedan concebir y articular, de forma más o menos creíble, para desaparecernos en las prisiones y sortear el escollo del ‘Preso Político’, que tantos dolores de cabezas le han provocado, en estos años.

 

Para ello se valen, de su sistema de información y corrupción cotidiana, en el que incluyen, además de sus chivatos habituales, a un grupo, cada vez numeroso de delincuentes comunes. Por ejemplo en la sede de los llamados Comités de Defensa de la Revolución (CDR) de mi cuadra, poseen una ‘joyería’, donde trabaja algún delincuente común, que ha cumplido decenas de años de prisión, por robo con violencia, aplicado en las personas o en las cosas, hurto, estafa, etc., etc. Allí se compran prendas de oro, plata y  de otros metales y materiales preciosos, que arrebatan los malhechores por las calles de Centro Habana,  la Habana Vieja y barrios aledaños o que las estafan en juegos fraudulentos, otros forajidos o producto del robo en casas y otras circunstancias. Esa casa es visitada, habitualmente, por el Jefe de Sector, que pasa a buscar su coima y por otros Oficiales de diversos cuerpos entre ellos los de la Seguridad del Estado. Se permite el negocio ilícito a cambio de información. En fin que ese lugar es exactamente un antro de delincuentes y de delincuencia. La dirección es muy fácil, calle Revillagigedo entre Monte y Corrales, la Habana Vieja, en el corazón mismo de la Habana, algo más de un par de cuadras del Capitolio Nacional, el llamado kilómetro cero.

 

Pero el cálculo de los dictadores es errático, el alzamiento de los cubanos, cuando llegue ese momento, no será dirigido por los opositores, posiblemente, si no que será espontáneo, una insurrección popular, al igual que fue en Egipto y no la parará nadie, ni tanques, ni aviones. No importa que los opositores estemos en las cárceles de nuevo, porque ya lo hemos advertido, ‘ellos vacían, las prisiones, para llenarlas nuevamente’. En las prisiones de Egipto había miles de opositores y sin embargo nadie paró las protestas, solo nos pueden privar, de participar en ellas físicamente.

 

Se acercan fechas comprometidas para la dictadura, los días 23 y 24 de febrero, en las que se cumplen un año del asesinato, de Orlando Zapata Tamayo y quince años del asesinato de los cuatro jóvenes, de  Hermanos al Rescate, con el derribo de las avionetas. Estas fechas incrementan el nerviosismo de la dictadura y no hay forma de que ellos lo puedan disimular. En los próximos días, esperamos nuevas detenciones y quizás algún encarcelamiento, pero seguiremos luchando en cualquier lugar, no importa que sea encerrado en alguna cárcel.

 


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: