martes, 7 de diciembre de 2010

Retoma la dictadura castrista ofensiva contra Las Damas de Blanco

por Héctor Julio Cedeño Negrín

Periodista Independiente

Prensa Independiente de Cuba

 

29 de noviembre de 2010

 

Foto: el reportero junto a las Damas de Blanco/Foto: José Alberto Álvarez Bravo

 
Aunque  esta  vez  en forma  taimada  y  sutil, debido a las  múltiples  condenas  expresadas  a nivel internacional por  el uso de la  violencia  brutal  contra las  valientes  señoras, la  dictadura vuelve a proyectar el desmantelamiento y la desaparición de Las Damas de Blanco y para ello, trabaja. El plan que se había trazado, con relación a los Presos Políticos no le salió del  todo bien, aunque  logró, a fuerza del engaño y la confabulación, la salida al extranjero de la mayoría de los aprehendidos en la ‘Causa de los Setenta y Cinco’, despachados hacia el destierro, por la satrapía gobernante. Pero los que decidieron quedarse, se han convertido en  verdaderas piedras en los zapatos de los dictadores.

 

En realidad los objetivos trazados por la tiranía castrista, no fueron ni remotamente conseguidos, pues la Unión Europea (UE), no levantó la ‘Posición Común’, ni  el gobierno de los Estados Unidos, eliminó las restricciones a los viajes de los norteamericanos y mucho menos prestó atención, al utópico canje, de  alguno de los  cinco  espías del tirano, por el funcionario  norteamericano, secuestrado por el gobierno cubano. Por lo que la promesa hecha por el sátrapa trastornado, sobre el supuesto regreso antes del fin de año, de alguno de sus confidentes, condenados en los Estados Unidos, no se cumplirá.  

 

A estas alturas del partido, poca ventaja ha obtenido la dictadura, que continúa en situación crítica, tanto en lo político, en lo económico, como en lo social e intenta al menos salir de esta espina mortal atravesada  en la mitad de su garganta, que son las ‘Damas Indiscutibles’. Por ello han tratado a toda costa, de romperlas desde adentro, activando a sus agentes infiltradas. Por la labor, sus fieles serán recompensadas, pero antes deberán obtener resultados tangibles, lo que les resultará arto difícil, pues las  estrategas dentro de esas aguerridas mujeres vestidas de blanco, sientan cátedra.  

 

El poder de convocatoria de las sediciosas, reveló ser insignificante y rápidamente resultaron neutralizadas, desenmascaradas y separadas. Su verdadera intención, era la de crear un grupúsculo para el choque dentro de la institución. Para de esa forma fracturarlas, constituyendo un quimérico sindicato que asumiera, supuestamente, la ‘defensa’ de las Damas. Además suscribieron una misiva, que le fue enviada al Cardenal Jaime Ortega y Alamino, intentando implicar a la Iglesia Católica, en cuestiones ajenas a su misión eclesial e incluso a su labor mediadora. Esta carta, redactada en burdos términos, inadecuados e irrespetuosos, utilizando firmas falsificadas y métodos engañosos, son muy propios de la Policía Política castrista, que es la verdadera organizadora de la conspiración y está detrás de toda esta  patraña, como lo han estado en todas las componendas anteriores.

 

Ahora las ‘insurrectas’, ante su rotundo fracaso, se han declarado en ficticia huelga de hambre, de la que tenemos información fidedigna. Con el objetivo inexcusable de armar un gran escándalo, para tratar de denigrar la  encomiable labor de Las Damas de Blanco. Claman, a voz en cuello, por la presencia de la  prensa internacional e independiente, para amplificar su traición y tratar de desacreditar a quien, en todos estos años ha realizado una loable faena, prestando su domicilio y sacrificando, su familia, su tiempo y  su salud, para dedicarlo por entero, a esta causa. Implicando además a otras damas  insobornables e inclaudicables, que son un verdadero impedimento para conseguir sus fines.

 

En la carta  muy  mal confeccionada y enviada al Cardenal, piden que se las releve y plantean que sienten un gran temor (sintomáticamente, un requisito indispensable para clasificar como refugiadas) y que se encuentran indefensas para continuar con esta lucha. Y aunque expresan que el exilio es solo una aspirina  para los problemas de Cuba, piden ser exiliadas. Estas señoras fueron relevadas, de inmediato por las Damas de Blanco, en relación al relevo que ellas mismas habían solicitado en su epístola al Cardenal, como las Damas no entregan visas, no pueden resolver la petición de asilo. Pero  por  haber  violado el  reglamento, que  ellas  se  comprometieron  a  obedecer  cuando  decidieron integrarse a la fundación feminista, fueron definitivamente apartadas de entre Las Damas de Blanco.  

Esta expulsión, afecta solo a dos integrantes de las féminas, porque todas las que podían haber tenido alguna relación con el caso, se retractaron ó afirmaron haber sido engañadas, manipuladas y utilizadas sus firmas indebidamente ó sin su consentimiento. Se trata de Maritza Castro y Nerys Castillo. El día en que se tomó la decisión de excluirlas, se realizó  una  reunión, efectuada a  puerta cerrada  y en ella se encontraban presentes  cuarenta y ocho Damas de Blanco. Igualmente  fueron  consultadas  varias damas residentes en el interior de la isla.

 

Este caso, se suma a otros muchos intentos para provocar la división entre las integrantes de nuestras valientes heroínas. Pero para los que expresan la lógica, de que entre las integrantes de una institución puedan  prevalecer  múltiples criterios, lo que es símbolo de la democracia dentro de las agrupaciones, le  podemos  contestar, que  todo el que  provoca  división en una de nuestras formaciones opositoras  está  convencido  de que  quien se  beneficia  en todos  los casos, es la  dictadura, por  lo  tanto es un agente  de esta y  para ella  trabaja. Y no hace  falta colgarle  un cartelito a la espalda, sino pintárselo a todo color, en la piel.

 

Verdaderamente estas señoras implicadas en el denunciado incidente, ya habían participado en otros  e incluso estuvieron al borde de la expulsión en una ocasión anterior, por la provocación de conflictos dentro de la formación femenina. Se les había otorgado una nueva oportunidad, ante su aparente arrepentimiento. Una de ellas, fue desautorizada por el Preso Político a quien representaba y de quien era la esposa, debido a que le traicionó con otro hombre, por lo que él considera que debía ser expulsada. Esta petición no se había consumado en consideración a sus hijos menores y se le había otorgado a la mujer, el estatus como apoyo. Al final se demostró que no solo traicionó al hombre si no a las propias Damas de Blanco.

 

Sin pretender inmiscuirme en cuestiones internas de quienes mucho admiro, Las Damas de Blanco, pero por la información que poseo, debido a mi cercanía a todas ellas, considero un deber inexcusable realizar algunas aclaraciones, que he plasmado en este escrito, porque se dé la pretensión de la tiranía castrista de intentar destruirlas y de la creciente intención de difamarlas. Cualquier aclaración ante esta campaña, debe ser consultada con ellas mismas. 


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: