domingo, 26 de diciembre de 2010

Los esbirros resentidos

por Héctor Julio Cedeño Negrín

Periodista Independiente

Prensa Independiente de Cuba

 

20 de diciembre de 2010

 

Foto: Héctor Julio Cedeño Negrín
 
Aunque mi meta final, ha sido siempre dañar a la dictadura, me he granjeado la animadversión de sus esbirros menores, que verdaderamente nunca han estado en el objetivo de mis ataques. Decía Daniel Ortega, en tiempos de la guerra en Nicaragua contra de lo que llamaban, “La Contra”, valga la redundancia y ante un llamado a negociar con la guerrilla anti-sandinista, que él no negociaba con el perro, sino con el dueño, que eran los Estados Unidos, según decía.

 

Algo parecido podría decir yo, con respecto a los esbirros de Fidel y Raúl, aunque lo mío no es negociar, si no simplemente, tirarles algunas piedra a los tiranos, con eso me conformo y me entretengo. Pero los mediocres esbirros la han tomado conmigo e incluso intentan realizar campañas para difamarme, lo que me pone en la mira de sus fantasías e invenciones, porque verdaderamente, ellos no saben absolutamente nada de mí. Esta operación especulativa en mi contra me llena de orgullo, porque me demuestra la efectividad de mi trabajo.

 

Ya quisieran ellos saberme algo, porque no tienen otro método mejor, que el chantaje. Ahora insinúan como que tengo inclinaciones homosexuales y aunque no tienen el más mínimo dato o detalle sobre el particular, reflexionan, ya que no tengo ninguna mujer visible, aunque tampoco me han visto con homosexual alguno, tal vez como soy dirigente del Partido Liberal de Cuba (PLC) quisieran aplicarme lo que le aplicaron a un pasado dirigente de esta organización, pero el mío no es el caso. Tal vez el objetivo sea tratar de que me busque una mujer, para intentar controlarme a través de ella, yo que soy tan incontrolable.

 

Por lo pronto no tengo el objetivo de complacerles, pero para información de los esbirros segurosos, me fascinan las mujeres y más que a ellos que se pasan la vida entre hombres y corriéndoles detrás, de otros hombres, tocándolos, abrazándolos, incluso en sus partes pudendas, so el pretexto de registrarlos, para ocuparles algún objeto,  eso sí podría estimular las manifestaciones homosexuales pero entre ellos. A otros les podrían gritar por las esquinas “el venao”, por eso de los cuernos, ya que no les permiten encargarse de sus mujeres y las dejan al cuidado de ‘otros’. Al menos yo me paso la vida entre mujeres y eso me hace sentirme, requetebién y ciertamente mujeriego, es el que anda con mujeres.

 

Cierto es que me he burlado mucho de ellos. Cuando los veo y cuando me detienen, lo que más me saborea es reírme a mandíbula batiente de sus estupideces. Evidentemente yo no tengo la culpa de que Fidel y Raúl, hayan escogido a individuos tan imbéciles, para integrar sus ‘cuerpos elites’, de esbirros.

 

El  jueves 9 de diciembre de 2010, los esbirros de la Seguridad del Estados me agarraron entre varios y me arrastraron fuera de la vista de los que marchaban por las calles del Vedado y de las cámaras de la prensa, con el objetivo de golpearme y quitarme la cámara fotográfica que poseía. En verdad, en un acto de cobardía y falta de hombría, me aguantaron, para que otro de ellos me golpeara y me rompiera la nariz, como hicieron a Sonia Garro, pero erraron los golpes y me golpearon en el frontal, porque me valí, de ciertas ventajas de mi anatomía para esquivar la  embestida. Al parecer piensan que si me rompen la nariz dejaré de reírme de ellos, pero no saben que eso hará que me burle con mucha mayor fruición.

 

Verdaderamente la masa encefálica de todos los segurosos juntos, yo dudo que completen los algo más de mil gramos de un cerebro normal y no entiendo bien, como los dictadores, que tienen tantos recursos, no puedan encontrar personas con capacidad intelectual suficiente para dirigir a sus secuaces en la realización de ese trabajo. En el último incidente, escenificado el jueves día 9 de diciembre por las calles del Vedado, no hubiera ocurrido nada trascendental si ellos hubieran dejado a Las Damas de Blanco, hacer su marcha pacífica, hasta el Parque de Martin Luther King, acompañadas por la prensa internacional, porque con la frialdad que hacía, no habían muchas personas en las calles y no hubiera trascendido al mundo, en la forma que resultó.

 

Lo que dio resonancia al acto, fue precisamente la actitud de la Seguridad del Estado, que se dedicó a provocar a las mujeres que marchaban silenciosas. Luego vinieron, los empujones, las patadas y las golpizas realizadas, personalmente por los oficiales de la seguridad y eso lo vio el mundo entero y desprestigió un poco más, al castrismo y su dictadura. Los golpes no los dieron los estudiantes, ni el “pueblo enardecido”, que no participó del ‘acto de repudio’, lo que hacían los alumnos universitarios, convocados por los esbirros, era empujar a las mujeres o halarles el pelo y gritarles, más como una mal educada diversión, que con el odio y la rabia,  que empleaban los Oficiales segurosos.

 

Esta actitud de los Oficiales de la Seguridad del Estado es la verdaderamente contrarrevolucionaria, porque lo que consiguió efectivamente, fue desprestigiar un poco más a los hermanos Castro, a nivel internacional, por la brutalidad y la intolerancia de su tiranía. Pero si el objetivo de  la acción era el de intimidarlas, en nada lo consiguieron, porque lo del día siguiente, el viernes 10 de diciembre, resultó potenciado con lo ocurrido el día anterior y puso al mundo en el interés por la noticia y lo de ese día si resultó ser una derrota aplastante para la dictadura castrista y una burla a la poca inteligencia de los esbirros de la Seguridad del Estado, que se quedaron completamente mareados y pasmados con esta estocada magistral de las damas estrategas, en su marcha por las prisiones de la Habana, ese si fue un magnífico puñetazo en la nariz de la dictadura.

 

Por lo pronto diciembre es otro de esos meses de derrotas consecutivas, acumuladas por la dictadura, si se suman todos los resultados mensuales, este 2010 es el año de la derrota de la dictadura castrista.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: