lunes, 22 de noviembre de 2010

Prepotencia de la dictadura castrista, prueba irrefutable de su extrema debilidad

por Héctor Julio Cedeño Negrín

Periodista Independiente

Prensa Independiente de Cuba

 

7 de noviembre de 2010

 

Foto: Héctor Julio Cedeño Negrín
 
La guapería barata de los ‘tiranos hermanos’, en la cuestión de liberar o no al resto de los prisioneros de la llamada, Causa de los Setenta y Cinco que quedan en prisión, trece hombres en total y que se niegan además a abandonar su país y  aceptar la onerosa licencia extrapenal, como procedimiento para su liberación. Demuestra la real debilidad de la dictadura castrista, al  tratar de mostrar ante el mundo, una falsa imagen, de duros.

 

Ya lo vimos en el caso de Fulgencio Batista y Zaldívar, con el aquello de que, antes que abandonar el país preferiría suicidarse y que para ello tenía una bala, especialmente en el directo ó el tema de ‘Satán’ Husein, que pateaba el piso expresando, que aplastaría a los yanquis como a cucarachas si se atrevían a invadir a Irak. Al final comprobamos, que Batista huyó, como una rata aeronáutica y ‘Satán’ se escondió, como una rata de alcantarilla. Con más dinero y  más poder que el otro y también que estos, pero con peor suerte, esa suerte que tienen los colgados por el pescuezo. Sería aconsejable, que los tiranos cubanos, se miraran en ese espejo.   

 

La dictadura castrista, ejecutada a cuatro manos en el ‘piano político’. Con su actuación irresponsable y rehusada, ha ridiculizado la supuesta ‘mediación’ de la Iglesia Católica y su cacareada influencia en la vida nacional. En el caso del gobierno español, ha demostrado la alcahuetería superlativa de los gobernantes socialistas y de sus ministros de exteriores, tanto del diligente y desatinado, Miguel Ángel Moratinos, como de la recién estrenada y simpatiquísima, Trinidad Jiménez

 

La actitud de los gobernantes españoles ha sido tal, que han estado a punto de violentar el sistema de gobierno comunitario, al tratar de imponer por sus fueros, una visión totalmente unilateral sobre Cuba, desconociendo un acuerdo como el de la vigente Posición Común. Incluso ‘Triny’ llegó a decir, que la tal Posición Común, había sido superada.

 

Sin embargo, la  actitud  chabacana  del gobierno de la  Habana, valga la  consonancia, demuestra fehacientemente su bajo coeficiente de confiabilidad. Los gobernantes españoles metieron las manos en la candela  por los dictadores  cubanos y  ya se les quemaron. Quienes confíen en los hermanos Castro, se los comerán  los chivos, como si  fueran hierba  y  no  tendrán derecho a retoñar. 

 

Pero si los gobernantes cubanos, incumplen sus compromisos contraídos, se habrán echado encima, otro tanque de heces fecales y continuarán chapoteando en su corrupta pestilencia, hasta que se ahoguen en la inmundicia.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: