martes, 30 de noviembre de 2010

Familia sufre por la injusta condena de su padre

por Silvio Benítez Márquez

Presidente del Partido Liberal de la Republica de Cuba (PLRC)

 

23 de noviembre de 2010

 

Punta Brava, Ciudad Habana.  Desde el poblado Habanero de Guanajay nos llega la siguiente denuncia.

 

Ésta se produce a través de Yaraidis Martínez Alazabal esposa del preso Lidanel Pérez Mulling.

Militar que purga una injusta condena en la cárcel Habanera de Valle Grande sin que hasta el momento el proceso investigativo haya podido censurar la inocencia del reo.

 

Su esposa Yaraidis madre de tres hijos se siente desesperada, angustiada y engañada por las artimañas de éste sistema político. Mi esposo no es un delincuente común, ni un ladronzuelo de quinta categoría como quieren hacer ver las autoridades del estado.  Él siempre ha sido un buen trabajador, en el barrio todo el mundo tiene deferencia con él para cualquier asunto.

 

Está actitud de cortesía y respeto ganada en cada sitio por Lidanel distaba mucho del saludo de bienvenida que sus antiguos compañeros le proporcionarían a su esposa cuando está se presento en el centro laboral. Era la estigmatización en persona, era la mujer de un apestado, de alguien que había caído en desgracia. Allí todos me dieron la espalda, ni el nuevo secretario del PCC en -reemplazo-  de mi marido, ni él del sindicato me dieron una explicación detallada del porque nos privaron del salario de Lidanel sabiendo que éste monto era el único sostén económico de nuestra familia.

 

Era una catarsis insostenible sin probabilidades de escape.  Pobre mujer que en la actualidad tiene que ingeniárselas para darles de comer a sus hijos. Ella ha declarado que en ocasiones sus hijos se han acostados sin probar bocado alguno. Como también ha dicho las veces que les han cortado la luz por no poder pagarla en el tiempo.

 

Terrible y angustiante pesadilla que no amilanan para nada a esta mujer. Al contrario si algo debo estar agradecida en ésta vida y no a la mal llamada revolución es que me enseñaron a tener vergüenza y dignidad. Valores que hoy me son indivisibles y de mucha utilidad para poder sortear todos los escollos en Pro de alcanzar la libertad de Lidanel-sentenció conmovida Yaraidis con una de sus hijas en los brazos.

 

¡Libertad para Lidanel Pérez Mulling!


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: