domingo, 31 de octubre de 2010

Sensible pérdida, para el neo-gorilismo latinoamericano

por Héctor Julio Cedeño Negrín

Periodista Independiente

Prensa Independiente de Cuba

 

27 de octubre de 2010

 

El deceso de Néstor Kirchner Ostoic, representa una sensible pérdida, para la política latinoamericana de imponer políticas. Un concepto bastante añejo que data de mucho tiempo atrás, pero que perduró hasta principios de los años noventas, cuando terminó la penúltima dictadura militar, porque la última aun se mantiene con vida. En aquella época, el gorilismo era sobre todo, patrimonio de la derecha. En la actualidad la gorilaza ha cambiado su rumbo, girando diametralmente hacía la izquierda, pero hacía la llamada, carnívora y por ende, totalitaria.

 

Así lo vemos en Venezuela, donde radica el gorila mayor, Hugo Chávez, una mezcla de papagayo con mono chillón, que no para de hablar, incluso ya ha superado a la cotorra cubana, de larga tradición. Este espécimen, está llevando a su país, maravilloso y acaudalado, a la ruina total, convirtiéndolo en polvo. El individuo, ha sido instruido magistralmente, por los destructivos académicos, ‘Los Hermanos Castro’ o ‘Castro y Hermano’, sin ninguna relación con ‘Trinidad y Hms’. Expertos tecnólogos, en pulverizar a una nación e integrantes honorarios, de la familia de gorilas, decanos ambos dos, en estos menesteres.  

 

En Bolivia, el país del gorilismo por antonomasia, con la mayor cantidad de golpes de Estado en la historia latinoamericana, tenemos un gorila indio, con flechas, poncho y con sus correspondientes hormonas, de pollo. El indígena, ha impuesto la ley mordaza a la prensa boliviana, so pretexto de la lucha contra el racismo, en donde el mismo, es el Presidente del Klukluklan boliviano y preconiza que los aimaras, su etnia nativa, llegaron al poder para gobernar por quinientos años (ininterrumpidamente).

 

En el Ecuador habita otro gorila, este muy bien instruido, en Universidades norteamericanas. Se para desafiante con su guapería adjunta y una ‘correa’ entre sus manos, retando a todo el mundo. En días pasados le propinaron varios correazos y le hicieron llorar, como a un niño. En la Nicaragua de Centro América, tenemos un gorila mediocre, algo desequilibrado (ó bastante desequilibrado), que intenta perpetuarse en el poder, a goriladas y con el apoyo del gorila venezolano < ¡El petróleo es mío! >.

 

Por último en la Argentina, el país de la plata, cuyo símbolo químico es Ag (argentum) en latín, tenemos un bello ejemplar de gorila hembra, esposa del fallecido ex-Presidente, Cristina Fernández, a quien le enviamos nuestras sinceras condolencias. Con la desaparición física de Néstor Kirchner, la UNASUR, pierde a su Secretario General y a un pilar, en el esfuerzo totalitario izquierdista, que aspira a construir un competidor de los Estados Unidos en la América del Sur, con una doctrina muy cercana a la pro comunista, del siglo XXI.

 

Los trasnochados de la bobera utópica, pierden un ideólogo, que ya había sufrido una derrota política en su propio país, pero que disfrutaba de una ‘botella’ en el ‘sistema latinoamericano de integración’ y que demostró cierta efectividad al condenar ágilmente, un “Golpe de Estado” que nunca se produjo en el Ecuador y cuyo conflicto verdadero, fue provocado por el propio gorilismo Correista, al intentar actuar en perjuicio de los cuerpos policiales, acción que enmendó rápidamente. No es nada inteligente quien se pelea con el cocinero, mucho menos lo es, el que se pelea con sus propios escoltas y cuidadores.

 

Kirchner, no tuvo muy buenas relaciones con los hermanos Castro, por sus intenciones de cobrarles la deuda milenaria, que no pagan nunca, a nadie y por su petición, para que liberaran a la secuestrada Doctora Hilda Molina. Por ello no lo sentirán mucho, pero el sí tuvo una cercanía ideológica importante, con el castrismo.  Aunque ciertamente, su simpatía predilecta y más corrompida, con maletín y todo, fue con el chavismo, que es en la realidad,  el neo-castrismo del siglo veintiuno.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: