domingo, 31 de octubre de 2010

Injustamente detenidos en camino a misa en la Iglesia Los Quemado

por Joel Lázaro Carbonell Guilar

Presidente

Organización de Derechos Humanos Cubanos Libres

 

25 de octubre de 2010
 
 Foto: Iglesia Los Quemados en Marianao

 

Las autoridades políticas maltrataron cruelmente a Sonia Garro y Mercedes Fresneda. Gran parte de los integrantes de la Sociedad Civil al tener conocimiento de este atropello, comenzaron a visitar la casa de Sonia y solidarizarse con ella.

 

Cubanos Libres se persono el pasado jueves 21 en dicho hogar; al rato de permanecer con Sonia, nos dimos cuenta que la vivienda era rodeada por agente de la policía política. Todos los que nos encontrábamos, decidimos ir a la Iglesia Los Quemados a participar en la misa señalada para ese día.

 

Al salir del hogar de Sonia, en la avenida 51, nuestro grupo fue interceptado por autos policiales y agentes de la policía política que circulaban en autos ladas, chapas particulares.  Fuimos amenazados y obligados a abordar los autos patrulleros en la cual nos llevaron hacia la Unidad Policial de La Lisa. En este traslado íbamos Boris Rodríguez Jiménez, Raúl Parada Ramírez y el que suscribe la misiva (Joel Lázaro Carbonell Guilar).

 

Al llegar a la Unidad, nos encontramos con Hugo Damián Prieto Blanco, que me explica que lo habían detenido temprano en la mañana en las cercanías de su hogar.

 

Después de permanecer alrededor de tres horas en un salón de la dichosa Unidad, fuimos conducidos hacia los calabozos, en la cual permanecimos hasta el día siguiente cuando fuimos trasladados temprano en la mañana hacia la Unidad de Aguilera, en la cual alrededor del mediodía fuimos liberados sin recibir ningún tipo de explicación.

 
En la foto: Boris Rodríguez Jiménez, Joel Lázaro Carbonell Guilar y Raúl Parada Ramírez / calabozo en la Unidad Policial de La Lisa
 

En las Unidades pedimos que nos permitieran realizar una llamada telefónica, y los agentes policiales respondían que tenían indicaciones de la CI (Contra Inteligencia), no permitirnos llamar.

 

Hacia la Unidad de Aguilera fuimos trasladados Rubén Picrin Perón, Benito Aguirre de la Cruz, Boris Rodríguez Jiménez, Carlos Rafael Auregui Blanco y Joel Lázaro Carbonell Guilar (el que suscribe la misiva), en la cual decidimos permanecer sin ingerir liquido ni solido durante el tiempo que permaneciéramos arrestados ilegalmente.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: