jueves, 14 de octubre de 2010

Extraordinarios esfuerzos, para detener el tiempo

por Héctor Julio Cedeño Negrín

Periodista Independiente

Prensa Independiente de Cuba

 

4 de octubre de 2010
 

 

Ciudad de la Habana. El gobierno cubano continúa tratando de hacer lo imposible para perpetuarse, hasta la eternidad y para ello se esfuerza por detener el tiempo. Imaginan que por actuar lentamente, la vida se les alargará, como una cinta elástica. El recién resucitado, Fidel Castro, al que muchos creían difunto ya y hoy aseguran que le injertaron células madres, para fortalecerle. Cree que puede reinscribirse en el club de los ciento veinte años (ya le habían dado baja, por ausencias), luego de ser convincente  que no regresaría y que no vería, la posible reelección del Presidente Barack Obama. Ahora, ha cambiado sus planes, ya no se morirá, definitivamente será eterno.

 

Imaginan ellos, que por actuar calmosamente el tiempo no transcurrirá, se detendrá completamente,  así asumen su cotidianeidad. Continúan impasibles en la represión del pueblo cubano, especialmente de los opositores a la dictadura. En estos días se extreman nuevamente con varios de ellos y repiten que los Prisioneros Políticos que sean liberados y que se niegan a ser desterrados hacia tierras españolas o de cualquier otro país, se le extenderá una licencia extrapenal, pero no serán indultados de ninguna manera y en cualquier momento volverán a las cárceles, “cuando se porten mal”.

 

Para aquellos que detentan el poder en Cuba, la definición de inmovilismo, podría expresarse: “El inmovilismo ideal, es el movimiento mínimo posible, para permanecer perfectamente inmóviles” su cifra perfecta es el cero, pero su valor mínimo real, se aproxima a la cifra de,  0.00001 micras/ km². El gobierno cubano aspira a una cifra, ligeramente inferior del movimiento real ó sea del orden de las cien milésimas.

 

Por todo ello, harán lo menos posible que pueda hacerse, para no hacer nada, liberarán la menor cantidad posible de Presos Políticos, eliminarán la menor cantidad de leyes coercitivas, realizarán la menor cantidad de cambios  al sistema dictatorial, disminuirán lo menos posible la represión contra todos sus oponentes y aumentarán en la mayor cuantía posible, las cárceles y los represores. En este punto, son inversamente proporcionales al movimiento.

 

Cualquiera pensaría que tienen todo el tiempo del mundo para sus fechorías, pero hasta ellos mismos están convencidos, de que solo le quedan días en el poder y ya están cavando su propio futuro. Porque su futuro pertenece a la profundidad de la tumba, con muchos metros de tierra por encima, Fidel, Raúl y todos los demás. Los enterraremos sin honores militares, en cualquier lugar por ahí, tal vez ni se sepa dónde, pero sin lugar a dudas los enterraremos por fin y saldremos de ellos para siempre, no podrán evitarlo señores. Regresarán a la nada, de donde salieron y Cuba se negará a recordarlos. Si lo hace, lo hará con desprecio y  burla.

 

Ayer celebró la misa en Santa Rita de Casia, el Padre Pepe Félix y habló, de cómo los hombres tomamos la fe como algo cuantificable y como hablamos de tener fe, perder la fe, aumentar la fe y como los discípulos, les piden a Jesús, que aumente su fe y que esta sea más grande. Jesús les responde que si su fe fuera tan pequeña, como un granito de mostaza, harían cosas extraordinarias. Le dirían a un árbol que se arrancara de raíz y se precipitara al mar y este obedecería.

 

Allí estaban las Damas de Blanco ayer domingo, con la fe simplemente, como ese granito de mostaza y su perseverancia imperturbable, con la certeza de conseguir sus reclamos que es el de todos los cubanos. Por todos ellas piden, sin sonrojarse por la vergüenza, con esa humildad que muchos no sabemos tener. Marcharon como siempre, aunque algunas de ellas sentían el malestar y el cansancio, pero Dios está con ellas y les dará la fuerza necesaria para seguir adelante, ahora que el triunfo está tan cerca, casi al alcance de las manos. 



Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: