domingo, 31 de octubre de 2010

Cartas de Héctor Maseda a su esposa Laura Pollán

Publicado en el Blog Mujeres Corajes

25 de Octubre de 2010

 
Ciudad Habana, 12 de octubre de 2010

“1580”, Prisión de Medio Rigor. C—1966

 

 
Mi bella Afrodita:

 

Inicias tu última carta con el resultado del análisis de sangre en tu glucómetro. Continúa el descenso. Ya la tienes en 9,3. Aún son valores altos, pero no críticos.

 

Me satisface conocer que el domingo (19 de sept.) asistieron 50 mujeres a Santa Rita entre Damas de Blanco y de Apoyo. El gobierno cubano y su represiva policía política pensaron que al liberar a los 52 prisioneros de conciencia que quedábamos, acabarían con Las Damas. El tiro le salió por la culata.  ¡Magnífica maniobra de Uds.! ¡Las felicito!

 

Hermosa la decisión de Amada, la mamá de José Miguel Martínez (Quivicán) ella no se irá del país y en consecuencia, continuará apoyando a Las Damas de Blanco por la libertad de los presos políticos pacíficos, cada vez que le sea posible, como ha hecho hasta ahora.

 

El 9 de octubre a las 11:10 am me sacaron del destacamento y me llevaron de nuevo a l oficina del Jefe de Unidad, Tte. Cnel. Reinaldo. Tenía una segunda llamada telefónica del Cardenal. Presentes estaban el Tte. Cnel. Reinaldo y un oficial DSE nuevo, se identificó como “Aquiles” e ignoro su grado.

 

El mismo mecanismo aplicado que la vez anterior. Primero me salió una joven, después un hombre y por último el Cardenal me dijo: —“Le traigo otra propuesta ya que Ud. no desea viajar a España. Puede salir de Cuba hasta México y de ahí a los EE.UU. ¿Qué le parece?”

 

Es lo mismo —le respondí— “modificando la variante, pues al salir a otro país pierdo mi carácter de exiliado político cuando llegue a EE.UU. y no estoy dispuesto a renunciar a esta categoría, que hasta el momento me ha costado siete años y siete meses de mi vida. ¡Qué las autoridades cubanas cumplan con lo que se comprometieron, y me liberen incondicionalmente…!”

 

“Muy bien Maseda, así lo informaré ¿Cómo está Ud. de salud?”

 

“Bien, Eminencia y le agradezco sus gestiones por nuestra liberación”.

 

Colgó y yo hice lo mismo. De paso aproveché la presencia del seudo griego “Aquiles” y le formulé una queja para que se l trasladara a su superioridad  (Sección 21).

 

Es cierto que las autoridades cubanas a los prisioneros de conciencia que decidimos no salir del país por gestiones Cuba-España-Iglesia Católica (destierro) y aceptar exclusivamente la libertad incondicional y no convertirnos en cómplices de una mentira gubernamental, que pretende aplicarnos  una Licencia Extrapenal (que sólo se les concede a reclusos con enfermedades graves u otros padecimientos que hagan incompatible su vida en las prisiones), convertida por obra y gracia de los hermanos Castro en “Libertad Extrapenal”; están presionándonos fuertemente de manera psicológica, para que aceptemos lo que ellos desean, a la fuerza  y así salir definitivamente de nosotros.

 

Por mí no te preocupes. Yo no me inclinaré a la voluntad de mis oponentes políticos. Tendrán que someterme a la fuerza, no les responderé con fuerza bruta, en evitación de que me apliquen una figura delictiva de resistencia o agresión a los agentes del orden, pero sí los denunciaré por todos los medios de información y divulgación internacionales mientras me conserve entre los seres vivos.

 

La olla de presión, al menos conmigo, no les funcionará. Tengo paciencia, energía y resistencia para darle la vuelta a la Tierra y viajar desde nuestro planeta a la Luna y retornar sin hacer escala. Me sobra moral y principios ideológicos.

 

¡Cuídate mucho! Te amo.

 

Tuyo, Héctor. 

 

 

Ciudad Habana, 3 de octubre de 2010

“1580”, Prisión de Medio Rigor. C—1966

 

Mi bella Afrodita:

 

Cuando  hablamos por teléfono ambos nos sentimos muy felices.  Realmente recuperamos fuerzas, nos saturamos de optimismo con los pies sobre el pavimento, cargamos nuestras baterías con energía positiva para sostener la lucha y resistir un nuevo período de penalidades, grandes sacrificios, abnegación, dificultades y lo peor, la separación obligada.

 

Sin embargo, con mucha fe y esperanza en lo que nos depara el futuro. El Gadu aprieta en muchas ocasiones, pero no al extremo de ahogarnos. El deja una abertura en el oscuro túnel de la vida.

El libro ¨Metodología del Procedimiento para el tratamiento Educativo, en la metodología #4, explica los pasos a emprender para iniciarle a un recluso el expediente que se le debe seguir y los pasos a dar que permitirán concederle la Licencia Extrapenal. Queda claro que sólo tiene facultad sobre reclusos, que éstos no pierden su carácter de reos y que solamente aplica para los convictos que padecen enfermedades u otros padecimientos graves de salud estando en prisión.

 

En modo alguno se puede confundir con una libertad de cualquier tipo. Durante su disfrute el internado sigue siendo supervisado por el Re-educador del Destacamento donde estaba. Esta licencia se analiza anualmente y se determina si debe o no ser prorrogada por un año o más y así sucesivamente año tras año, mientras dure la gravedad del paciente y que haga imposible su estancia en unidades penitenciarias. Igualmente se le seguirá su ruta progresiva —cambios de régimen penitenciarios— y se le concederá o no sus meses de rebaja anuales si observa durante ese tiempo buena conducta.


El contenido de este párrafo me fue explicado por un oficial Re-educador del MININT.

 

Con estos argumentos debe hacerse una campaña pública que desenmascare a los hermanos Castro, después de confirmar con la Embajada de España en Cuba y con el Cardenal que realmente las intenciones de las autoridades son las de supuestamente “liberarnos’’, pero lo cierto es que tendremos en el cuello permanentemente el collar (Extrapenal) que nos halará hacia la prisión cuando al régimen se le ocurra.


No confíes en que en octubre e incluso noviembre sean nuestros últimos encuentros en prisión. Yo no creo en los Castro, ni en el régimen que representan. Son torcidos, no cumplen con lo que prometen, mienten aún cuando aseguren que no lo hacen, actúan igual que los mafiosos: declaran algo y proceden en sentido totalmente opuesto…


Recuerda… yo no confío en los Castro ni ayer, ni hoy, ni mañana.
Te amo  ¡Cuídate mucho!
                                   

Tuyo, Héctor.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: