viernes, 10 de septiembre de 2010

En la Procesión de la Virgen de la Caridad

por Héctor Julio Cedeño Negrín

Periodista Independiente

Prensa Independiente de Cuba

 

9 de septiembre del 2010

 
 

 

El 8 de septiembre se está convirtiendo cada vez, en una creciente fiesta del pueblo de Cuba y especialmente del de la Ciudad de la Habana. Cada año se suman más ciudadanos a la celebración y crecen la devoción y los fieles, a pesar de lo limitada del área que recorre la procesión de unas pocas cuadras, por lo que queda, del barrio chino de la Habana.

 

El nerviosismo de la dictadura se nota en todas partes, con el aumento tremendo de la vigilancia policial, sobre todo de los oficiales de la Seguridad del Estado. Ya desde el martes visitaron amenazantes, a varios opositores en sus domicilios, intentando persuadirlos de no politizar las fiestas, pero siempre se escucharon gritos de ¡LIBERTAD! y se mencionaron a los Presos Políticos durante la marcha.

 

Poco a poco la Iglesia Católica está retomando su verdadero rol, al lado del Pueblo de Cuba, su razón de ser. La exposición del Cardenal Jaime Ortega, terminó con un efusivo aplauso. Dijo pequeñas verdades, pero sobre todo, las dijo. El cubano, continúa siendo un pueblo de Católicos. A pesar de los años y de la represión, la dictadura no lo ha podido separarlo de su iglesia y  busca en ella su refugio, ante la persecución y las vicisitudes de estos tiempos.

 

‘A Jesús por María, la Caridad nos une’ ese eslogan centró, la multitudinaria manifestación, por las calles habaneras. Desde los balcones y las azoteas del barrio, lanzaban flores a la Santa, precedida por una banda de música y por los gaiteros casi olvidados por la población, pero retomando las antiguas tradiciones, que intentaron arrebatarnos los añosos tiranos, ahora decadentes y empeñados en resucitar guerras catastróficas. Sus afiebradas mentes solo engendran odio y  destrucción, cuando el pueblo cubano necesita paz y amor.



Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: