lunes, 9 de agosto de 2010

Cuba, las mismas mentiras, desde hace cincuenta y un años

por Héctor Julio Cedeño Négrin

Periodista Independiente

Prensa Independiente de Cuba

 

1 de Agosto del 2010

 

El mismo discurso falso y mentido, que realizan desde el día primero de enero de 1959 los personeros de la dictadura, sigue escuchándose actualmente por los mismos dictadores, aunque hoy, mucho más viejos. Alegato añejo, manido y carcomido por los años y con las mismas mentiras repetidas por tantos años. Los que calculaban que Raúl, pondría algún cambio en la práctica, se quedaron con las ganas. Esto no es más que lo mismo, de la misma aburridísima perorata y nada más, pura farsa por demás.

 

Cuando comenzarán a comprender, los crédulos, que el único cambio posible que puede haber con ellos, es precisamente, cambiarlos a todos ellos. Mientras no los barramos de la historia cubana y los echemos directamente en el tanque de la basura, aquí nada cambiará. Eso que expresa la ley del Embargo Norteamericano, de que no podrá ser levantado mientras se encuentre en el poder alguno de los hermanos Castro, debe ser cumplido estrictamente y al pie de la letra. Lo mismo debía adicionarse al enunciado por medio del cual se impuso la Posición Común, “mientras uno solo de los Castro, permanezca en el poder”.

 

Hoy escuché a Raúl recuperar su fanfarronería habitual, que desde hace tiempo no la utilizaba, eso me convence de que mi sospecha estaba bien fundada, Fidel resucitó, para respaldar a Raúl, que se encontraba muy desprovisto de autoridad y fuertemente cuestionado, nervioso e intimidado y no para otra cosa. Fidel le devolvió su valentía asistida y su gran coraje. Eso que decía Machado Ventura, de que los cambios vendrán a su ritmo, sin apuros y de que no permitirían presiones internacionales, me convence de que las presiones no eran tan internacionales, sino, más bien internas y están en el mismo poder, dentro de ellos mismos, o sea que se está cocinando una sopa de su propio chocolate, ya se puede olfatear, por la cocina.

 

Los envejecidos dictadores podrán contar con algunos incondicionales, entre la más joven generación

de la que sustenta el poder verdadero, pero hay muchos otros que no lo son y pienso que mucho antes de que se llegue a producir, esa anunciada guerra en el Irán o en la Corea, se producirá otra guerra y no será tan lejana de la geografía cubana, porque será precisamente aquí dentro, en Cuba. A estas alturas ya ni ellos mismos la pueden detener, ni controlar y solo pueden tratar de persuadir. Pero les reitero, que no se dejen inducir  porque solo una fuerza que los aparte del medio, puede resolver el problema de Cuba, no existe otra solución y la espera, desespera.

 

Cuba se encuentra maniatada y amordazada, económica, política y socialmente, sin presente y sin futuro, no por el embargo, ni por las presiones internacionales, sino por el capricho de un tirano, que con sus absurdas ideas y su nefasta política, ha hundido paulatinamente a nuestra patria y durante los últimos cincuenta y un años, en el más negro, de los abismos negros. ¿Qué debemos hacer? Darle al dictador que nos hundió o a su inepto hermano, la tarea de rescatarnos del precipicio. Creo que si en Cuba existe un poder inteligente y valeroso, que desee el bienestar para su pueblo y sus hermanos, lo que debe hacer, es quitar a esos individuos del camino. Eso no pienso que lleve, ni un minuto de reflexión, no vale la pena otorgarles, ni una sola oportunidad, a dictadores ni tiranos que solo tratan de ganar tiempo para no ser cambiados, no teman, luego vendrá la gloria, su pueblo los venerará.

 

Las condiciones están creadas, actuemos.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: