domingo, 22 de agosto de 2010

Abominable acción, de la dictadura castrista

por Héctor Julio Cedeño Negrín

Periodista Independiente

Prensa Independiente de Cuba

 

15 de agosto de 2010

 

Ciudad de la Habana.  Marianas, son aquellas mujeres que encarnar más fielmente a María La Virgen, la Madre amantísima de Jesús que vio morir a su hijo en la cruz, para redimir con su sangre a los seres humanos. A ese nombre hizo honor, Mariana Grajales, quien entregó a cada uno de sus hijos, para redimir con su sangre la patria mancillada.

 

Hoy nos ha nacido una nueva Mariana, como tantas otras a lo largo de la noche, en esta lucha contra la tiranía castrista. Ella es Reina Luisa Tamayo Danger, a la que un día le arrebataron a su hijo, para crucificarlo en las mazmorras de la dictadura que hoy oprime a Cuba y se lo entregaron muerto. Hoy la represión es tal contra esa Madre, que ni siquiera le permiten visitar el sepulcro, en su natal Banes, para estar cerca de sus despojos y son tan inhumanos, que no le permiten siquiera visitar la Iglesia los domingos y rezar por la paz de su alma martirizada.

 

En días pasados vimos, como decenas de uniformados le cerraban el paso, ya no tuvieron el recato para vestirlos de civil y aparentar como a veces dicen, que era el pueblo enardecido. Hoy descaradamente, son los esbirros de la dictadura con uniformes militares. Al decir de Las Damas de Blanco, hay un claro componente racista de la dictadura, contra esta sufrida Madre cubana, acción notable y notoria del régimen fidelista, segregacionista por antonomasia.

 

Yo, que me precio de buen fisonomista, aprecio un notable parecido físico, entre Reina Luisa y Mariana Grajales, lo noto hasta en la forma de peinarse, a veces pienso en esas cosas ocurren. Tal vez los dictadores han apreciado lo mismo que yo y como han intentado soslayar a Maceo de la historia por ser un negro, tal vez tratan de silenciar a Zapata allá en el  Banes de su nacimiento, pueblo tradicionalmente poco simpatizante con la dictadura, también de allí era Periche, otro acérrimo anti castrista negro, asesinado por la tiranía, yo también nací allí.

 

A Antonio Maceo, casi lo borran de la historia y ya muy pocas personas conocen en Cuba que murió un siete de diciembre, han borrado ese día por completo, eso ya ni se enseña en las escuelas. Antes ese día era de duelo nacional y en todas las escuelas se hacían paradas y desfiles en honor al prócer, las bandas de música, ejecutaban cancines patrióticas alusivas, en ese día, aun recuerdo aquellas canciones.  Hoy sustituyeron la fecha por la del treinta de julio, mucho menor, pero en la que no murió un negro.

 

Al parecer debiéramos comenzar una Campaña por Reina Luisa Tamayo, y por su derecho a marchar en Banes los domingos, como hoy lo hacen aquí en la Habana, vestida de blanco y acompañada de otras mujeres  y visitar además el cementerio cuando lo desee. A ver que dice el cómplice MoratinosCardenal Jaime Ortega. Esa es su razón  y ella debe poder ejercerla.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: