martes, 20 de julio de 2010

Preocupa al Gobierno reclamos de derechos humanos en la isla

por Sergio Pastor Martínez Carrazana

Periodista Independiente

 

15 de Julio del 2010

 

En la foto: Roby González Torres

 

La Habana. El viernes 9 de julio de 2010, informó el Periodista Independiente Roby González Torres, que en horas de la mañana de esta fecha, se presentó súbita y arbitrariamente un agente del Departamento de Seguridad del Estado (DSE) en la vivienda donde reside con su familia, localizada en el Municipio Playa, aparentemente para “conversar” sobre el motivo de la actividad pacifica que se desarrollará el próximo lunes 12 en el citado inmueble, alegando al respecto que cumplía órdenes.

 

Refiere González Torres, que inmediatamente le destacó al agente, que la inquietada actividad para el DSE, se basa esencialmente en una respetuosa congregación popular, precisamente para exigirle al Gobierno cubano el estricto cumplimiento y divulgación nacional, de la treintena de artículos plasmados en la Declaración Universal de Derechos Humanos.

 

“Acto seguido, el guardia introdujo el tema migratorio, en mi opinión, manifestando absurdeces, expresando de igual modo, que ‘no’ sabía bien acerca de mi caso. Haciéndose pasar por desinformado, me mencionó el problema de mis hijos, ambos de quince años de edad  quienes penosamente llevan más de un año separado del curso escolar, debido a la solicitud de salida de emigrar, que nuestra familia efectuó cabalmente. Asimismo amenazó a nuestro seno familiar con la prohibición definitiva del país a sus miembros”, agregó.

 

“Aproveché  la oportunidad para recordarle que en el mes de junio, agobiado por la injusta retención de salida del país en mi contra desde hace doce meses, me entrevisté con el superior de la Oficina de Inmigración y Extranjería de Playa, a quien le aclaré que tenía la completa seguridad de que las autoridades responsables no liberarían a aquellos que sufren actualmente la prohibición de salida legal del territorio, incluyendo mi triste caso”, precisó González Torres.

 

“Con razón, proseguí comentándole al sujeto, que junto a otros miembros de la sociedad civil (quien denuncia, Miguel Amado Reyes Fonseca, Lázaro Prieto Álvarez Prieto, José Ángel Vera García, Ricardo Aguilar García ,Yuney Alvarado Esquivel y quien suscribe) quienes acudimos al gratuito e incluyente servicio de internet que ofrece la Sección de Intereses de los Estados Unidos de América en la Habana (SINA), fuimos víctimas de un premeditado y cuidadoso montaje por las autoridades el día 21 de mayo de 2008, mientras entrabamos voluntariamente a una residencia diplomática estadounidense en la capital”, aseguró el afectado.

 

“Resulta que nos grabaron con cámaras de televisión, con el emblema del parcial del canal: TeleSur, cuya grabación fue televisada en el programa oficialista semanal y tergiversador, conocido como: Mesa Redonda. En dicho espacio, evidente y totalmente infundado, los locutores nos tildaron como mercenarios, contrarrevolucionarios acudiendo a recibir órdenes de la SINA, etcétera, sin permitirnos siquiera, nuestra defensa pública, ante tales insanas calumnias. Además le ratifiqué que la real y estoica oposición cubana, tiene principios e ideas propias, respeta la diversidad, y defiende cabalmente la autodeterminación”, le comuniqué, enfatizó el reportero.

 

“De la misma manera le dije a la autoridad, que instaba al régimen a que hiciera entrega de las Tarjetas Blancas o Permisos de Salida del país a aquellos que la tienen injustamente retenidas, en el caso que el mismo no tuviera malas intenciones. El personaje me ‘aconsejó’ que si yo quería la autorización estatal para emigrar finalmente, tenía que estar tranquilo (como decirme, no participes más en actividades divergentes al sistema impuesto)”, señaló.

 

“Continuaré ejerciendo las libertades y los derechos humanos pacíficamente. Si algún día me autorizan en conclusión  a viajar, que sea plenamente incondicional, como yo, tolerante y prácticamente, respeto las creencias antagónicas .Asimismo deben respetar mis conceptos, como defensor del capitalismo’’, le subrayé al gendarme.

 

“El indeseado encuentro, se sostuvo en mi apartamento, en presencia de mi esposa e hijos. Esta lamentable situación nos provocó nuevamente un serio estado de tensión entre nosotros, Trayendo como consecuencia, que se me disparó la presión arterial 170 con 105, padecimiento acrecentado por estos infortunios”, concluyó.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: