martes, 20 de julio de 2010

Las Damas de Blanco signo de dignidad representativa en el mundo

por Segundo Miranda

 

11 de Julio del 2010

 

Poco después de los sucesos de la Primavera Negra en el 2003, donde 75 hombres y mujeres fueron encarcelados, juzgados en juicios sumarísimos sin derecho de apelar su caso en las cortes, sentenciados a largas penas carcelarias, sus familiares organizaron un grupo de familiares, integrado mayoritariamente por mujeres que se les comenzó a conocer, como las Damas de Blanco.

 

A partir de su fundación éstas valientes y decididas mujeres, comenzaron a ir a la Iglesia de Santa Rita, iniciando una caminata a la salida de la  misa portando como única arma, un gladiolo rosado que se convertiría en el símbolo de su lucha, por la libertad de sus seres queridos, injustamente condenados por un sistema en donde los derechos humanos del ciudadano no existen, ni se respetan.

 

Laura Pollán la esposa de Héctor Maseda Gutiérrez, quizás nunca pensó en el papel histórico que el destino le había preparado. Su casa se convirtió por decirlo así, en el símbolo de una resistencia civil pacífica pero pujante. Ahí en su casa durmieron en el suelo, juntas compartían la pena del injusto encarcelamiento de sus seres queridos. Juntas se consolaban y curaban de las brutales golpizas recibidas por agentes de la seguridad del estado, las brigadas de respuestas rápidas, todas documentadas por escritos y fotografías que han recorrido el mundo.

 

A la muerte de Orlando Zapata Tamayo durante su huelga de hambre, se produce una explosión mundial de indignación, primero producido por la muerte de Zapata pero colma la copa la represión y golpeadura recibida por estas nueva mambisa, las Damas de Blanco.

 

Ellas son el signo, por decirlos así, de una rebelión pacífica pero con dignidad. Ellas han manifestado que aunque sus seres queridos sean puestos en libertad producto de las  maniobras realizadas entre la dictadura, iglesia católica cubana y los intereses de España, seguirán defendiendo sus principios e ideales, hasta que en las cárceles de Cuba no exista un solo preso ya sea de conciencia o político.

 

Las Damas de Blanco se han ganado el respeto de la comunidad mundial por la  posición vertical que han tomado por muchos años ya, a pesar de la intimidación, golpizas y persecución de las que han sido víctima.

 

Con ellas el exilio, la comunidad mundial y el pueblo de CUBA tienen una deuda moral que no se paga con nada. Mantengámonos junto a estas bravas mujeres que hoy nos necesitan más que nunca.

 

Ellas  toman actualidad al recordar estos versos de nuestro apóstol José Martí que dicen:

 

“La entrada del hombre

En la ventura

Y ordenamiento de la  libertad

Produce como un  colosal

Florescencia de lirios,

La fe casta

Y profunda en la  utilidad de la

Justicia de la naturaleza”

 

No las abandonemos…..no las olvidemos…..PORQUE PARA CUBA YA ES HORA.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: