martes, 27 de julio de 2010

Las Damas de Blanco de Cuba

por Héctor Julio Cedeño Negrín.

Periodista Independiente

Prensa Independiente de Cuba

 

19 de julio del 2010

 

Ciudad de la Habana.  Las Damas de Blanco son de Cuba, tan cubanas como el Son y quien pretenda asesinarlas, traicionará a la Patria.  La patria no perdona a los traidores. Cuba, somos todos los cubanos, de donde estemos y de donde vivamos, pero nadie en particular, puede arrogarse el derecho de propiedad, de nuestras formaciones, nuestras razones y nuestros valores. Todo lo de Cuba pertenece a los cubanos, sin dueños particulares, como se creen, por ejemplo, los Castro y también otros. La Patria es de Todos.

 

De cuando acá, las Damas de Blanco, son propiedad de alguien, sino de ellas mismas, de todas y cada una. No son ellas una institución jurídica, ni una organización registrada, ante ningún organismo del Estado ó una Organización No Gubernamental (ONG) ó propiedad de alguna institución sindical  reglamentada por la Ley de las Asociaciones. ¿Cuando fue registrada como tal? Si precisamente eso fue lo que siempre evadieron sus integrantes, porque ellas siempre se sintieron una fundación humanista, que luchaba y aun lucha, por la libertad de los Prisioneros Políticos y de Conciencia. Pero Las Damas de Blanco son también de Las Damas de Apoyo y nadie puede prohibirlo, ni negarlo, sus membrecías, están, intrínsecamente ligadas. Las Damas de Blanco, enlazadas, concatenadas, a Las Damas de Apoyo, son verdaderamente, solo una y sin la una, nada es la otra.

 

Las Damas de Blanco, sobre todo, representan, una institución de moral, que ha sabido conducir, su lucha pacífica, día a día. Sus reclamos, hoy coronados, demuestran que la moral no es patrimonio de nadie en particular y si es, para el uso de todos. Con esa larga marcha, durante siete años, hubieran podido recorrer los kilómetros necesarios, para llegar a la Luna, pero llegaron al mismo cielo. ¿Quién desea hoy destruir, a Las Damas de Blanco? A quien único le resulta conveniente, que Las Damas de Blanco desaparezcan, es a la dictadura castrista y fascista que subyuga a nuestra patria y quien conculque con la dictadura,  irá a parar al basurero de la historia, junto a ella. No le quepa duda y será mil veces denigrado, por todo el pueblo cubano.

 

Las Damas de Blanco, ya se ganaron un lugar en la historia moderna de Cuba y ellas son, hoy por hoy, las abanderadas de la ‘Revolución, de los Gladiolos Rosados’ que ya se perfila en el cambio del futuro, que comienza a realizarse en nuestra patria. Pero ese cambio no será esa farsa, cosmética, que pretenden, los Fidel y los Raúl, para escamotearnos la revolución verdadera y con la complicidad de algunas, que se acordaron de las Damas, solo para la conveniencia personal y que caminaron junto a ellas, muy pocas veces, en siete años, tal vez un par de veces y que jamás recibieron una golpiza, ni un revolcón, como muchas de ellas, de las que sí estuvieron siempre presentes. Existen algunos cómplices, además, solapados, fiados para el jueguito pernicioso. Esperemos que su eminencia, tenga cuidado, no sea que se le califique de satánico y el conquistador trasnochado, de Moratinos, el moderno Valeriano Weyler, de la  colonización, española y asesino, de la ‘Posición Común’.

 

El Mora Valeriano, a engañado a los Presos Políticos cubanos, que ingenuamente marcharon a la España y allí los embaucó como a los que salieron dos años antes. Los pobres, se fueron con la primera bola, la de trapo reciclado, después de siete años en la más tétrica de las mazmorras. Con el estatus, ‘especial’ de inmigrantes desterrados, a un país con una tremenda crisis económica, la peor de Europa, a la que lo han conducido los comunistas, disfrazados de social demócratas, del zapatero y quien ha dicho que un zapatero vale para gobernar. Pobres españoles, están embarcaos, tan embarcaos como nosotros los cubanos, víctimas de un de gallego y  un chino. Rediez y Malamuerte.   

 

Llegaron, muchos de ellos, enfermos,  destrozados, desvalidos, a un país, diametralmente diferente, donde no conocen a nadie, ni tienen amigos. Listo para lanzarlos, de cabeza, al mercado laboral, a conseguir un empleo que no logran obtener ni siquiera los españoles, mucho menos unos inmigrantes, derruidos, con siete años de encierro en las ergástulas inmundas, de la tiranía castrista. Buscar un empleo que les será muy difícil de encontrar, por su edad, su salud y su falta de entrenamiento, en un país cuyo déficit de empleos supera el 20,6  por ciento.

 

Ahora, luego de tenerlos escondidos, en lugares insociables y lúgubres, los quieren disgregar por toda España, para poderlos aislar, dividir y acallar, sobre todo quieren enterrarlos en el sur, la zona negra de los inmigrantes y la más pobre de la península, que hijo de la buena madre es el tal Moratinos, es como para lanzarle pedradas, lapidarlo, junto a sus amigos de acá.

 

Cuando Cuba sea libre de los Castro, tal vez a finales de este año o a principios del otro y cuando recuperemos nuestro Parlamento bicameral, con la Cámara de Representantes y el Senado, de la República (Eusebio Leal ha comenzado a reparar el Capitolio Nacional, veremos si no demora veinte años, en terminarlo). Tendremos que proponer, que se le construya un monumento, a “La Dama de Blanco”, que sea algo colosal, así como la Estatua de la Libertad, de los Estados Unidos de América y que luzca, como una bella mujer, majestuosa en su pedestal, en un lugar, preeminente, como por ejemplo, a la entrada de la linda bahía Habanera. Y en lugar de una antorcha, que en su mano alce, un gladiolo rosado, que por las noches se ilumine, con las luces del color y resplandezca en el cielo, pero además, que a cierta hora, del día o de la noche, emita, a través de altavoces, el grito de, ¡LIBERTAD!, ¡LIBERTAD! Con esa bella voz de mujer, que se escuche, en toda la Ciudad de la Habana, como el cañonazo de las nueve.

 

Pero aun las Damas de Blanco no dejarán de existir, porque Cuba, necesita de ellas, para conseguir su libertad, ya la dictadura ha reiterado las campañas en su contra. Siempre halla, quien se preste a la componenda y realice el papel de la quinta columna, unos ingenuamente y otros perversamente. Pero nuestro compromiso deberá estar, permanentemente junto a ellas, al menos esa es mi obligación moral y personal, solo una fuerza muy superior a la mía, me lo podrá impedir y el que quiera, que me siga.

 

Cada vez el caso de Cuba, me recuerda más al de la Polonia, de Wojciech Jaruzelski y de Lech Walesa. En Polonia, luego de conseguir sus reclamos, decidieron disolver el sindicato Solidaridad, pero alguien dijo ¡No! eso sería un error y seguidamente lo convirtieron en un partido político. Tal vez, ahora las condiciones sean propicias, para crear en Cuba, la: ‘Asociación cubana, para la Solidaridad con las Damas de Blanco’, En la que podamos militar, mujeres y hombres, sin distinción de colores políticos y tomemos todos, el color blanco, como distintivo y evitar así que puedan ser disueltas, nuestras Indomables Damas de Blanco y ampliar nuestros reclamos, además de los de libertad para todos los Presos Políticos y de Conciencia, a los de Libertad, Democracia y Respeto para los Derechos Humanos, de todos los cubanos.

 

Nuestro distintivo podrá ser, una pañoleta blanca atada al cuello o en un brazo y nuestra señal solidaria, la mano extendida, del Proyecto, MANO. Donde cada dedo simboliza, uno de los reclamos básicos:

 

--LIBERTAD PARA LOS PRESOS POLÍTICOS.

--LIBERTAD DE EXPRESIÓN.

--LIBERTAD ECONÓMICA.

--LIBERTAD DE MOVIMIENTO.

--LIBERTAD PARA LA PROPIEDAD PRIVADA.

 

Nuestro grito de lucha, simplemente, ¡LIBERTAD!  como Las Damas de Blanco.

 

En esta Organización, no habría jerarquías, todos seremos activistas simples, nuestros acuerdos serán consensuados y nuestras acciones serán absolutamente pacíficas, tales como: marchas, protestas callejeras, reclamos y especialmente, nuestro apoyo permanente, a Las Damas de Blanco, que siempre haya una representación nuestra, a su lado. No se trata de marchar junto a ellas, sino pararnos  para verlas pasar y brindarles nuestro apoyo y nuestro aliento, agitando nuestros pañuelos blancos a su paso. Si pudiéramos nos vestiríamos de blanco, pero esto es bastante difícil.

 

Esta es solo una propuesta,  para todos, quien desee enriquecerla, que aporte sus ideas.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: