lunes, 19 de julio de 2010

Implican, a la llamada Policía Nacional Revolucionaria (PNR), en cuestiones inherentes, a la Policía Política

por Héctor Julio Cedeño Negrín

Periodista Independiente

Prensa Independiente de Cuba

 

12 de julio de 2010

 

Rápidamente, la Policía Nacional Revolucionaria (PNR), está reforzando la acción política, contra la ciudadanía, cuestión está, que era del dominio exclusivo, de la Seguridad del Estado. O sea, que a partir de ahora, se irán incrementando los choques entre la semi-analfabeta, policía cubana, importada en un noventa por ciento, desde las provincias orientales y los opositores, a la dictadura castrista. Esta fábrica, la de policías, es la única que produce en el país y con la más alta productividad, en donde la economía está por los suelos. Estos productos, son los más inútiles que produce, la depauperada economía cubana.

 

Esta nueva tarea asignada, la he predicho, desde que se han incrementado las protestas ciudadanas, contra la tiranía castrista, que a todas luces, debe llegar a su final definitivo, en el transcurso de este año y según el cronograma, que hemos estado estudiado y analizamos su desarrollo. Decíamos,  desde hace un tiempo atrás,  que con la diseminación paulatina de los opositores,  por toda la isla de Cuba, ya las hordas de la mal llamada Seguridad del Estado, se han vuelto insuficientes, para controlar todos los movimientos opositores en el país.

 

Solo el  traslado y el entierro, del mártir, Orlando Zapata Tamayo, provocó la movilización de más de mil hombres, en la provincia de Holguín. Si se hubieran simultaneado varias protestas en otras regiones del país, no hubieran dado abasto, los esbirros. Ahora al parecer, tratan de enmendar la situación y con el incremento del miedo de Raúl Castro y de su dictadura, están incrementando también, la fabricación de policías, “más integrales”, que se inmiscuyan igualmente, en cuestiones de política.

 

Esto lo he podido constatar, en los últimos días, al ser detenido en varias ocasiones, con el portafolio que uso habitualmente, con  la palabra CAMBIO pegada y con los relatos de varios otros opositores sobre diversos incidentes alusivos.  En los cuatro años en que transporto dicho portafolio, con la antedicha palabra, solo había sido detenido una sola vez y esto, por los secuaces de la Seguridad del Estado. Pero en los últimos días ya he sido detenido  tres veces, por la policía ordinaria, amén de haber recibido una agresión por parte, de un loco comunista (ahora he visto, a ese individuo, diagnosticado como esquizofrénico-paranoide, con uniforme militar), al portar dicho adminículo. Un esbirro de los segurosos, que se presentó en la Estación de policía, luego del incidente y a quien me entregaron los vigilantes, me robo todos los documentos y escritos, que portaba, entre ellos unas planillas, que estábamos llenando, los miembros de la Sociedad Civil,  para presentar una petición ciudadana, a la ilegal dictadura castrista.

 

Como al detenerme arrancan la pegatina con la palabra cambio, ahora la pinté, en color blanco con pintura de aceite y sobre el fondo negro del maletín. Veremos si se atreven a dañarlo, por ello, armaré todo un gran escándalo, por las cuatro esquinas, de la Ciudad de la Habana y me sentiré con todo el derecho para organizar la pintada del CAMBIO. Es muy fácil llenar la Habana de carteles alegóricos, no solo del cambio, sino de muchos otros, recuerden que les aterra la mala propaganda, solo que nunca me he dedicado a ello (aunque estoy en todo mi derecho de hacerlo), porque no me han molestado mucho,  pero puedo cambiar de ideas. Hasta ahora me he dedicado, casi exclusivamente, a tirar piedras, a blancos simbólicos, como a Fidel, a Raúl y algún otro fantasma, pero puedo ampliar mi perfil. En fin, que si no quieren Cambios se le darán tres tazas.

 

Conozco, los cuatro locos pintores y les podemos organizar varias brigaditas para ponerlos en jaque, así que es mejor que mantengan su latón con tapa, como dice ‘Estelvina’ y no cuqueen a la fiera, menos ahora que comienzan los apagones. Es muy entretenida la pinta, pinta, sobre todo, cuando se está desvelado en la madrugada y hace tanto calor, para conciliar el sueño, ustedes duermen ó tendrán que pasar la noche despierta y vigilante.

 

Involucrar, a la policía ordinaria, tan ordinaria e inculta, en cuestiones de política, desvirtúa su verdadera función, con relación al mantenimiento del orden público y puede provocar incidentes desagradables y peligrosos. Recuerden que ellos están armados y no saben conducirse en estas situaciones. Ellos que en su gran mayoría, tienen un bajísimo nivel escolar y un pésimo nivel político. En mi tiempo de detención, un Capitán, me amenazó con golpearme, por mis ideas, porque él defiende la revolución, según dijo. Son unos fanáticos analfabetos orientales, en su casi totalidad y sienten la prepotencia sobre el habanero, que para eso los traen los dictadores, para reprimirlos y provocar, las necesarias rivalidades regionalistas y las de divide y vencerás.

 

En los días del triunfo, en el campeonato Nacional de béisbol, del equipo Industriales, observe varios incidentes. Los fanáticos industrialistas organizaron una conga con su gritería adjunta y llegaron dos patrulleros para establecer el orden. Fueron acorralados por la muchedumbres, que golpeaba con fuerza, sobre el techo de los carros patrulleros y gritaban ¡Hablen ahora Palestinos! Los patrulleros se tragaron, sus respectivas lenguas.

 

El día de la llegada a la Habana, del equipo Industriales, vi acorralar a otro patrullero en las calles Monte y Águila y golpear también el techo del carro, con toda fuerza, salió uno de los policías como una hormiga brava y la gente no lo aplastó, como una cucaracha, porque Dios fue más grande y lo evitó, no lo dejaron volver al carro y tuvo que subirse a un ómnibus. Sepan que los habaneros odian a los policías orientales. Cerca de mi barrio ya han matado, a varios policías en diversos incidentes o los han golpeado fuertemente, aunque no lo publiquen, nosotros si lo sabemos.

 

La unidad a la que me han conducido en estas varias ocasiones, ha sido la de Dragones y Zulueta, una de las unidades más corruptas de la Ciudad de la Habana, donde se dedican descaradamente y casi sin recato a la extorsión. Sobre todo de las jóvenes que supuestamente ejercen la prostitución, por las múltiples áreas de la Habana Vieja, a las que en ocasiones, para el pago de su libertad, les exigen, además de dinero u otras cosas materiales, hacerles el amor, los policías corruptos, que son muchos, por no decir la gran mayoría.

 

Esta unidad tiene una puerta trasera por la que ingresan, ilegalmente a los detenidos, sin ser registrados en la carpeta de la Estación y son tenidos en un gran calabozo, los hombres. Las mujeres he visto encerrarlas con ellos, en unas oficinas que allí tienen, como este recinto se encuentra al fondo de la unidad y con una puerta tapiada, los que allí se encuentran quedan fuera de la vista de los que llegan a la Estación, muchas veces preguntando por ellos. Igualmente exigen pago, a los detenidos por el llamado asedio al turismo y estos pagan fácilmente, por tal de que los dejen libres. Algunos afectados me han contado, que deben llevar cinco o diez CUC, por lo menos,  para garantizar ser liberados.

 

Todas estas situaciones son conocidas por los jefes de la unidad, solo los ingenuos pueden pensar que no reciben beneficios personales, por estas ilegalidades y posiblemente, si encuentro tiempo suficiente, me dedique a fundamentar varios casos específicos, en los próximos días, de esta extendida red de corrupción policial. Para eso estamos también, los Periodistas Independientes de Cuba, ya que los Periodistas, que trabajan en órganos oficiales y otros medios del gobierno, son indolentes y no se dedican a combatir la corrupción. Ellos dicen que nuestra acción es contrarrevolucionaria, pero la corrupción imperante, es la que más daño le hace, a su cacareada revolución, así que, sus llamados enemigos, somos los que más tratamos de ayudarlos.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: