domingo, 11 de julio de 2010

Está en Cuba, el padrino español, de la dictadura castrista

por Héctor Julio Cedeño Negrín

Periodista Independiente

Prensa Independiente de Cuba

 

5 de julio de 2010

 

Ciudad de la Habana.  Miguel Ángel Moratinos, el apadrinador de la tiranía castrista, llegó a Cuba. Lo hizo, para respaldar a sus ahijados del fascismo cubano, en un momento de urgencia, cuanto puede estar a punto de ocurrir, un desenlace fatal con la vida de Guillermo Fariñas Hernández. Pocas veces vi, que los ex colonialistas ibéricos, retomaran ese papel, después de la independencia de la última colonia española, de las Américas.

 

Como bien decía el domingo, Martha Beatriz Roque, nadie ha invitado al gobierno del PSOE, para intervenir en los asuntos internos de Cuba, más aun, cuando todos sabemos que el Partido Socialista Español, siempre ha expresado su apoyo, al gobierno cubano.

 

Si la dictadura cubana se siente fuerte, es precisamente porque sabe, que en los gobernantes socialistas españoles,  tiene un fuerte aliado, incluso, es su principal cabildero dentro de la Unión Europea (UE) y quienes intentan a toda costa, eliminar la Posición Común, para beneficio y beneplácito de la tiranía. Pero el gobierno cubano le ha resultado a los españoles, un socio testarudo y caprichoso, algo así como un niño malcriado, que hace quedar mal a su Padre. No obstante el progenitor, trata de complacerlo a toda costa, aunque le critiquen por el papelazo.

 

Cada vez se deja ver con mayor claridad, que la problemática cubana, se dirige a un callejón sin salidas. Porque el recelo de Raúl Castro, para hacer los cambios necesarios, le hace temer que le suceda como le ocurrió a Wojciech Jaruzelski, en la Polonia de finales de los ochentas ó como acaeció a Mijaíl Gorbachov, en la antigua Unión Soviética, en la misma época.

 

El general estrellado no desea cargar  las culpas, por derrumbe del socialismo, digo, si así se le pudiera llamar, a esta cosa  imperante en Cuba. Eso por supuesto, preocupado por su papel para la historia, a la par, le horroriza terminar como el sátrapa de Irak, ‘Satán’ Husein, colgado alegremente, de un poste. Pero Raúl, se está quedando sin opciones y cada vez la conclusión de su dictadura, la veo, no ya como el ‘Final de Norma’, la bella novela de Pedro de Alarcón,  sino como el final violento, al que puede conducir un golpe militar. Porque  no creo, en el alzamiento del pueblo cubano. Los que no crean en la opción militar, como solución al diferendo cubano, estén atentos, puede haber sorpresas.

 

Así que para nada, esperen la solución desde España, ni siquiera desde los Estados Unidos. El Congreso norteamericano, debe tener mucho cuidado, de levantar las restricciones a los viajes de los ciudadanos norteamericanos, en un momento tan convulso e inestable, no vaya a ser,  que les sorprenda por acá, una revuelta militar de grandes proporciones. Yo veo cada vez más, el desenlace, de esta forma, porque en la inestabilidad pronunciada de los sistemas, ya sean químicos, biológicos, mecánicos, sociales, etc., siempre se produce una ruptura, que tiende a conseguir el equilibrio, a nivel superior y en este caso, pudiera resultar cruenta. Eso, a todas luces es inevitable, los que piensan que en Cuba nunca pasa nada, se caerán del sueño y se golpearán en la cabeza, incluso pueden rompérsela.

 

Raúl Castro es un individuo cuestionado, desde el principio mismo de la revolución, él lo sabe y lo teme. Su nombramiento como Ministro de las Fuerzas Armadas el 21 de octubre de 1959, provocó una ruptura tal,  que resultó en la disolución del Ejército Rebelde y en el encarcelamiento de varios notables Comandantes, muy queridos todos, por el pueblo cubano. Indujo además, a la ‘desaparición’ de Camilo Cienfuegos, nunca esclarecida, pero siempre bajo sospecha. Solo el respaldo de Fidel Castro le protege, pero este señor, está cada vez más lejano, con todo y las supuestas reflexiones ‘que realiza’. La población cubana, habla cada día peor, de Raúl y ese sentimiento se está diseminando entre la ciudadanía, pero los únicos que tienen la fuerza suficiente para cambiarlo todo, son los militares, esos también son ciudadanos y les afecta la situación en la que se encuentra el país. No importa que  traten de privilegiarlos con comodidades, ellos también tienen ideas políticas y están observando, que la nación cubana se dirige, directamente hacia el abismo.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: