martes, 27 de julio de 2010

A desfilar gladiolo en mano

por Oswaldo Yáñez

Bloguero y Periodista Independiente

 

A veintiuno de julio del año de la inminente libertad para todos los cubanos

 

Ciudad de La Habana.  Vivimos unos días de sentimientos encontrados y sobresaltos continuos, tanto en el devenir diario como en los acontecimientos noticiosos, entre la lucha diaria por resolver se entrecuelan esperanzadoras nuevas como la confirmación de que todos los presos políticos serán liberados, tristemente al destierro la mayoría partirá; los irreductibles que se niegan a abandonar su patria serán los últimos y disfrutarán de una efímera estancia fuera de las rejas, al menos eso se rumora entre la seguridad del estado, ya preparan el otoño negro, visto así, se me antoja trascendental que todos acudan al llamado de las Damas de Blanco.

 

Permítanme en un interín felicitar a Leana Astorga y al canal América TeVe por su reportaje titulado “La triste realidad del cubano de a pie”, no es frecuente ver las tragedias que acontecen en la vida de mis compatriotas tan crudamente retratadas, aunque los que vivimos en esta bendita tierra contemplamos situaciones mucho peores que las narradas, la necesidad, la impunidad, la injusticia, la rabia y la frustración son nuestras fieles compañeras, en todo caso muchas gracias por sus esfuerzos.

 

Nada ha mejorado en cuanto a el abastecimiento de los alimentos, los apagones, la vivienda, el transporte, el suministro de agua, la violencia, los robos, las violaciones, los asesinatos, la telefonía, la Internet y mucho menos en los que respecta a las libertades y los derechos que nos fueron hurtados por el castrismo hace ya más de diez lustros, la calle dice que a pesar de que parece que la cosa no se puede poner peor, lo hará...Ya no se puede hablar solo de descontento, lo que se vive es el preludio de una implosión...

 

El partido comunista se ha convertido en un polvorín condenado a ser depurado o enterrado, las voces que en privado claman cambios son multitud, las que lo hacen público son apartadas de sus responsabilidades, de facto, el poder omnímodo que ostentaba es ahora casi anecdótico y centrado en el burocratismo puro y duro que lo ralentiza todo exasperadamente, son los uniformes los que detentan todas las responsabilidades y las ejercen de manera despótica como aprendieron de sus amo.

 

Pero entre el verde olivo también las guerreras tienen marcas distintivas, unos indignados porque Castro II el Empecinado ha desterrado a unos cuantos mercenarios y ha soltado a Castro I el Descabalgado para que salga en los medios y todos puedan comprobar en lo que se ha convertido, alguien que ya jamás podrá tomar la responsabilidad del poder, un pobre orate que no es capaz de articular pensamiento alguno más allá de teorías conspiratorias del enemigo, siempre el enemigo, si no supiéramos a ciencia cierta lo que hizo en el pasado casi inspiraría lástima, casi...

 

Otros andan muy preocupados por el curso de los acontecimientos exteriores pues saben que es fundamental que se levante el veto a los viajes para que puedan subsistir, incluso están dispuestos a entregar a unos cuantos generales a la hoguera si se continua con las acusaciones de narcotráfico y lavado de dinero, los dólares bien pueden valer una misa e incluso unos fusilamientos.

 

Ha costado mucho tiempo y desgraciadamente muchas vidas que la opinión pública internacional haga alguna mella en el generalato verde olivo que nos desgobierna, atendiendo a ello encontraremos la causa próxima del destierro de los presos políticos a la madre patria, no los citaré a todos pues a buen seguro que la mayoría los han visto ya en los noticieros del exterior quemando el último disco o en el cable, lamentablemente en los patrios su presencia es todavía vedada.

 

Su llegada ha levantado la venda de los ojos de los pocos españoles que creían que nuestra patria era un paraíso comunista, sus relatos de las vivencias en las ergástulas han sido portada en todos los medios gallegos y el efecto ha sido precisamente el contrario al que los socialistas españoles deseaban, querían presentarse como los héroes y quedaron como los cómplices del más cruel de los tiranos, me cuentan desde España, sic, que el tiro les ha salido por la culata.

 

Yo sé que no se puede confiar en los socialistas españoles pero mis compatriotas desterrados y sus familias se han dado cuenta casi en seguida, por supuesto, el coraje salió a relucir y denunciaron los hechos ante los medios, es lo único a lo que temen el Ilumínate de la Moncloa y sus adláteres, las denuncias en la prensa.

 

El comportamiento despreciable de Agustín Santos, a la sazón fungiendo como jefe de gabinete del Ministro Desatinos, al plantearles a los expresos políticos que si no se movían del modestísimo hostal donde se encontraban no podrían deportar a más compañeros de presidio, merecería una respuesta dura y firme del Partido Popular en el parlamento español, espero que Jorge Moragas tenga tiempo para sacarles los colores a esta cuadrilla de impresentables.

 

Gracias a Dios conozco que Javier Martínez-Corbalán San Baldomero, Juan Morán, Orlando Fondevila y Guillermo Cortazar de la Fundación Hispano Cubana, entre otros de las personas que les expresan su cariño, están sirviendo de guía y apoyo a los recientemente liberados y sus familias; aquí cubanos y españoles trabajan codo con codo hace mucho tiempo ayudando a nuestros compatriotas, tanto a los expatriados y deportados como a los que estamos todavía en la isla, quede bien entendido que exceptuando a mi persona, sin ruido, sin reconocimientos pero duro, acaso el autor de “Prensa Gulag”, Julio San Francisco pueda hablarles detalladamente del tema, hoy más que nunca su poema “El Desterrado” recobra su significado.

 

Las víctimas del régimen castrista han firmado una carta solicitando a la Unión Europea que no levante la posición común, tienen toda la razón del mundo pues la dictadura no ha mejorado ni siquiera un ápice los derechos de los cubanos, las libertades siguen brillando por su ausencia y no hay siquiera visos de que la disidencia pueda tener una silla en la mesa de conversaciones entre Su Eminencia y la tiranía.

 

El Cardenal se ha visto forzado a intervenir ante el atropello que se venía cometiendo con Ariel Sigler Amaya, finalmente le han concedido la tarjeta blanca y podrá volar a la yuma a curarse en la medida de lo posible de terrible estado tras el paso por las disímiles torturas en las cárceles, a buen seguro que el aliento de sus hermanos servirá, si no de panacea, al menos de mágico ungüento que aliviará en parte su dolor.

 

A pesar de que los cabildeos Washingtonianos del capelo cardenalicio no han tenido el efecto esperado, con la Administración Norteamericana actual me temo lo peor, no considero que levantar las restricciones de viaje vayan a ayudar al pueblo cubano, ni económicamente ni en cuestiones de avanzar y profundizar en el ejercicio de nuestros derechos secuestrados; los turistas vendrán a lo suyo, el contacto será testimonial con el pueblo de a pie, los confiables pasarán a trabajar en nuevos hoteles, el aparato represor se fortalecerá y el pueblo verá que hay que estar con la tiranía para manejar fulas, el mensaje contrario al que se debería enviar.

 

Mi amigo Paquito dice con frecuencia: “para que los que mandan entiendan que deben soltar la garra es necesario que sepan que la comunidad internacional no van a transigir con una fórmula como la vietnamita o la china a unas pocas millas de los Estados Unidos, menos aún sin devolver lo que robaron al comienzo de la revolución, los Castro deben entender que no se puede tener la bota llena y la suegra borracha, si les dan oxígeno para recuperarse de la crisis yo no veré una Cuba Libre”; creo que esta aseveración es clara y evidente, casi una sentencia, yo la comparto in extenso.

 

Viendo como se desempeñan los acontecimientos es fundamental que todos los grupos de la disidencia atiendan el llamado de las Damas de Blanco, las mambisas del siglo XXI han invitado a todas las mujeres de los injustamente encarcelados y de los que quieren el cambio y no comulgan con la tiranía a caminar con ellas por la Quinta Avenida, todas deberían desfilar para hacerles entender a los presos políticos y a sus compañeros de rejas que no están solos y que se seguirá reclamando su libertad y los demás contestatarios detrás, yo estaré allí, de lejos sin perder detalle...

 

Hay algo que la contrainteligencia no ha podido conseguir a pesar de sus ímprobos esfuerzos, el consenso entre todos nuestros compatriotas del insilio y del exilio para exigir la liberación de los presos políticos y de conciencia, como dice Fariñas, es hora de perder el miedo... a desfilar gladiolo en mano entonces, en torno a esa petición seremos capaces de articular los consensos necesarios de los futuros reclamos para vivir en una Cuba Libre.

 

Abusus non est usus, sed corruptela. El abuso no es uso, es corruptela.

 

¡Zapata Vive!


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: