domingo, 11 de julio de 2010

Consecuencias de la represión

por Yuniet Reina Hernández

Periodista Independiente

 

Fotos por Armando Rodríguez Lamas

 

5 de Julio del 2010

 

 

Miriam Espinosa del Valle, vecina de Águila #920 entre Misión y Esperanza del municipio capitalino de la Habana Vieja, plantea que tiene un hijo llamado Ernesto Yonsua Chacón, quien fue penalizado por el delito de receptación a cuatro años de privación de libertad.  Luego de cumplir la sanción se puso a trabajar en la construcción, donde alego la administración que allí no era confiable, después fue a trabajar a una escuela donde tampoco lo era, hasta que comenzó en los talleres de Ultra.

 

Ernesto se enfermo de los riñones y después de las correspondientes pruebas se pudo comprobar que posee cálculo en riñón derecho.  Cuando fue a llevar su certificado médico a la administración se lo rompieron y le entregaron su boleta de empleo. Esto sucedió cuatro días antes de efectuarle otro juicio a Yonsua por estar vendiendo camisetas y calzoncillos ilegalmente para sobrevivir.

 

Se efectuó este juicio el pasado 24 de junio y ni se presento el abogado ni tampoco se mostro por parte de la policía los objetos del delito. Ernesto fue sancionado a seis meses de privación de libertad nuevamente y ahora se encuentra en la Prisión Combinado del Este, en el lugar conocido como ‘El Depósito’.

 

Plantea su madre en La Habana, “al parecer otros no cometen delitos o es solamente mi hijo es el que los comete”. Miriam es activista de los Derechos Humanos y miembro del Partido Republicano de Cuba, y de la Federación Latinoamericana de Mujeres Rurales, y cree que esto sea la consecuencia de la represión contra su hijo.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: