domingo, 13 de junio de 2010

La Iglesia Católica en Cuba, Hoy

Fundación “Elena Mederos” de Cuba
Centro de Información y Documentación
Artículo de Opinión
 

Por Carlos Millares Falcón

Presidente

 

31 de mayo de 2010

 
 
Foto: Carlos Millares Falcón 
 
 

Desde los tiempos del Encuentro entre las Dos Culturas, como eufísticamente les ha dado ahora: a los académicos de los nuevos tiempos, por llamar al descubrimiento del Nuevo Mundo por nuestro querido y admirado Almirante Cristóbal Colón, la Iglesia Católica ha jugado un importante papel en el desarrollo de todos los acontecimientos históricos de este lado del mundo.

 

Cuba no está exenta de este actuar de la Iglesia, jugando su papel más o menos acertadamente en acontecimientos de importancia nacional. Recordamos con profunda devoción la visita a Cuba del Pontífice; ya fallecido, Juan Pablo II y su interés en nuestro País. Su dedicación a lograr que se respetaran los Derechos Humanos y su acción a favor de obtener la Libertad para los Presos Políticos.

 

También recordamos; con profundo pesar, el cierre de la Revista Vitral, por parte de las autoridades eclesiásticas de Cuba; lo cual causó una profunda indignación en cubanos; como yo, quien fui educado en esa religión y para quien ve la obra de la Iglesia como la continuación de la emprendida por Jesús y sus apóstoles en los albores de la llamada Era de la Cristiandad.

 

Hace mucho tiempo que la Iglesia en Cuba se mantenía como que distante de toda la realidad cubana, parecía como si esta estuviera ajena a los dolores y sufrimientos de sus ovejas (Pueblo Cubano); a las cuales como pastores, están obligados a proteger del lobo (gobierno de Cuba).

 

Vemos ahora; con beneplácito, a nuestro Cardenal Jaime Ortega, y al Canciller del Vaticano en conversaciones con el Gobierno cubano; con relación a obtener una serie de beneficios para los Presos Políticos; mucha es la expectativa que esto ha creado, pues se le atribuye también a la Iglesia el mérito, de que nuestras queridas Damas de Blanco puedan marchar y no sean agredidas de la forma brutal e inhumana que aconteció. Salvar la vida del hermano Fariñas es otra meta, pero siempre que este pueda sentir que todo su sacrificio no ha sido en vano y que realmente lo conseguido con el mismo, valió la pena.

 

Parece ser que la Iglesia de Cuba (católica) comienza a asumir el papel que le corresponde y para lo que fue Fundada, estar al lado de su pueblo e interponer a su favor toda la influencia y el poder de la Iglesia, no es más que parte de su obligación y es un desagravio al  pueblo católico de Cuba, por el silencio cómplice a lo largo de muchos años.

 

Pero; mucho cuidado, porque DE BUENAS INTENCIONES ESTA EMPEDRADO EL CAMINO HACIA EL INFIERNO, y si como ha sucedido en otras ocasiones, esta no es más que una jugada de engaño y se dejan seducir por falsas promesas y los resultados de las actuales conversaciones no producen beneficios y medidas para los Presos Políticos en condiciones precarias de salud y los demás, el baldón que se colgaría del cuello a los altos representantes en Cuba y del Vaticano; de mi Iglesia, los arrastraría hasta el mis mismo Infierno y serían condenados por toda la Eternidad, no solo a los ojos de Dios Padre; sino, ante todo nuestro Pueblo.

 

AMEN.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: