lunes, 31 de mayo de 2010

A mi modo de ver, gran preocupación surge a la problemática cuban

por Segundo Miranda

24 de mayo del 2010


El 25 de Junio del 1961, arribaron a la Coruña España, 137 religiosos (sacerdotes y monjas) expulsados por la dictadura castrista. Entre ellos se encontraban, Monseñor Boza Masvidal, el sacerdote Agustín Román y 33 sacerdotes cubanos, que se habían manifestado en contra del sistema gobernante.


Estas expulsiones se llevan a cabo en una Cuba donde apenas quedan 200 sacerdotes. La razón por la que traigo este hecho del pasado al presente es la siguiente.


A excepción de los mencionados religioso, otros que le precedieron en el camino obligado del exilio y otros pocos que quedan en Cuba, la Iglesia Católica Cubana ha demostrado debilidad y cobardía y no ha mediado con la dictadura a favor de los oprimidos hasta el presente que se ha ofrecido de intermediaria, entre Las Damas de Blanco y el poderoso Estado Cubano.


Esto se presenta ante las perspectivas de la visita de un secretario de estado del Vaticano, una visita que más que un acto de fé, no es nada más que la continuidad de “elevados príncipes de la iglesia católica” pero como “funcionario de uno de los estados más fuertes y poderosos del mundo”.


Pero todo esto surge dentro de un siniestro marco tejido entre la dictadura Cubana y la Iglesia Católica Cubana, esa misma Iglesia que en pasadas visitas de altos dignatarios del vaticano no ha influenciado para que Las Damas de Blanco que han estado luchando por 7 años por la libertad de sus seres queridos, sean visitadas por estos funcionarios y mucho menos que oigan las demandas de opositores que llevan años luchando por el derecho inalienable de “poder pensar” y “ejercitar los derechos garantizados por “La Declaración Internacional de los Derechos Humanos”.


Ahora de “forma misteriosa, tierna y llena de preocupación humana” la iglesia intermedia con la dictadura y lleva a Las Damas de Blanco y en sí al pueblo cubano “un mensaje de amor y preocupación”.


Las Damas de Blanco y la Oposición Cubana no debe de “bajar la guardia” en estos momentos; tienen que proseguir firmes con la misma pujanza con la que se han ganado, sobre todo desde la muerte de Orlando Zapata al presente, un lugar en el mundo entero y que son vistas en los principales periódicos y agencia de la media internacional, incluyendo al rotativo floridano The Sun Sentinel, que nunca se ha destacado por acoger verdaderamente la causa del pueblo cubano.


Todo lo que sea de beneficio para los presos políticos y de conciencia en las ergástulas comunistas, ¡bienvenido! , es digno y beneficioso para ellos, los necesitamos y sus familiares lo necesitan, pero ¡bajar la guardia nunca! , si queremos llegar a ver convertidas en realidades las esperanzas y futuro, de Cuba y de un pueblo avasallado por una cruenta tiranía por medio siglo.

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: