lunes, 24 de mayo de 2010

La manipulación de un Cardenal

por Héctor Julio Cedeño Negrín

Periodista Independiente

Prensa Independiente de Cuba

 

16 de mayo de 2010

 

Ciudad de la Habana.  Si en el año 1998, la dictadura castrista, fue capaz de manipular al Papa Juan Pablo II, en su visita a Cuba y utilizarlo para su propia propaganda política y su sostenimiento, con promesas vagas e incumplidas, engañándolo como a un niño y concediendo, como limosna, apenas un día feriado, el 25 de diciembre, día de la pascua para millones de católicos en mundo, que no hará con un Cardenal nada notorio ni notable, con infinitamente menos genialidad que la de un Karol Wojtyla, uno de los artífices más elocuentes, del derrumbe del comunismo mundial.

 

Cuando hace algunos días, exactamente el domingo 2 de mayo, me sorprendió la desmilitarización y el levantamiento del estado de sitio establecido en la zona de Miramar, adyacente a la Parroquia de Santa Rita de Casia, escribí una crónica, que intitulé, “Distensión, aparente, en Santa Rita”. Ahora podemos afirmar justamente, que la distensión era solo apariencia. Ya que hace varios días han comenzado las amenazas de las hordas de esbirros de la satrapía, contra varias mujeres, incluso en algunos casos, han utilizado en las comitivas visitantes, de las féminas, supuestas carceleras de prisiones de mujeres. Este es un hecho sin precedentes en la intención de intimidarlas, pero es también un mensaje del sátrapa ‘Rauliano’, que dice, “Yo soy capaz de meter en las cárceles, hasta a las mujeres”, ya lo vimos con Dania Virgen García.

 

Esto no lo hizo siquiera, su padrino, el general Fulgencio Batista y Zaldívar,  pero el generalito sigue odiando a las mujeres, posiblemente más que José María Vargas Vila y que los Talibanes, “Mujeres, raza maldita, del hombre la perdición…”.

 

Este domingo los sicarios de la dictadura, se enlataron en un microbús Mitsubishi, que se encontraba en la esquina de, 5ta Avenida y la calle 26, en Miramar. Allí estaba situado el estado mayor de la esbirraza, tenían hasta cámaras de video y varias antenas. Cuando pase por su lado, corrieron como caballos dentro del trozo de lata, que no poseía aire acondicionado, varios de ellos se encontraban allí y el carro tenía sus cristales empapelados, para no ser vistos desde fuera, pero todos sabíamos que se encontraban allí.  Claro, siempre usan los menos conocidos y los sitúan dentro de la iglesia.

 

Ahora el Señor Cardenal Jaime Ortega y Alamino, ha planteado, que las Damas Solidarias, que apoyan a las Damas de Blanco, en sus peticiones y reclamos, no debieran participar en las marchas. Señor Cardenal, su supuesta mediación en días pasados para que no se reprimieran a las Damas, me pareció más una promoción personal, que la intervención de la Iglesia como institución, en el diferendo de Cuba, por la libertad, la democracia y el por respeto de los derechos humanos para todos los cubanos. Hacía alusión en uno de mis artículos, al Ministerio de Oscar Arnulfo Romero, Arzobispo de San Salvador, verdadero Apóstol de los salvadoreños. Pero me temo Señor, que usted ama con mayor fruición, los placeres materiales, que su misión eclesiástica.

 

Ya sabemos que la dictadura castrista vigila a todos y chantajea a cualquiera, pero si se tienen los pies de barro, no vale la  pena  simular, si no va a  enfrentarse  los dictados de un gobierno vil que sojuzga, con mano de hierro a su pueblo, por el bien de la nación, si no se posee la suficiente entereza o se encuentra atado por  los  hilos de la  manipulación  del poder, es  más  honesto  marginarse y ni siquiera opinar. El pueblo de  Cuba, sabrá  conseguir su  libertad sin su  concurso y  le  agradecerá, mil  veces, su  silencio, aunque lo considere, un silencio cómplice.

 

AÑO FINAL DE LA DICTADURA CASTRISTA. LA PRENSA QUE NO TEME A LA CENSURA DE LA DICTADURA. ¡PRESENTE!


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: