lunes, 24 de mayo de 2010

La culpa caerá sobre el gobierno

por Roby González Torres

Periodista Independiente

 

20 de Mayo del 2010

 

La Habana.  El lunes 10 de mayo de 2010. Los opositores pacíficos Ricardo Aguilar y quien narra, Roby González Torres, en compañía de mi esposa y nuestros dos hijos, nos presentamos en el horario de 9:00 AM en el centro de torturas, más conocido por Inmigración y Extranjería, del municipio capitalino de Playa, sito en 186 % 3era y 5ta.

 
 

Después de una larga espera, situados en  un parqueo que sin acondicionó con algunas hileras de sillas y bajo un techo de zinc que alcanza altas temperaturas bajo la influencia de nuestro calidísimo sol, salió un oficial de una oficina situada al final, caja en mano, para recoger los sueños y esperanzas de libertad de cubanos que obligatoriamente tenemos que recurrir, algunos por visita, otros definitivos, pero finalmente es un único filtro. Empapados en sudor, estresados y agotados físicamente entregamos el carnet o la tarjeta de embarque,  y se continuó la larga estadía,  para ser llamados más tarde uno a uno.

 
 

Ricardo fue solicitado primero, y aunque ya había sido identificada la víctima, con gran maestría (como decimos los cubanos “haciéndose los chivos locos”) le dijeron en forma de extrañados que ¿desde cuándo era eso? refiriéndose a su proceso, haciéndolo esperar otro tiempo más, para finalmente pasarlo a otra oficina y decirle que su salida no está autorizada y que se le llamaría por teléfono cuando fuera aprobada.

 
 

Cuando me tocó a mí, entré acompañado de mis dos hijos de 15 años y de mi esposa, expresándome el oficial (quien ya me conoce por la cantidad de veces que me ha visto en el lugar) que si no me habían dicho la vez anterior que me llamarían cuando estuviese mi proceso (puede ser dentro de 100 años).  Respondiéndole yo que entre otras cosas, asistía por la situación delicada de mi familia, que mis hijos llevan casi un año sin estudiar, pues a ellos y a mi esposa les dieron la tarjeta blanca y a mí no, intentando separarnos en contra de nuestra voluntad , y que ya yo se lo había dicho en otras ocasiones.  Respondiéndome que ellos lo sabían, acotándole yo, que nos están obligando a hacer una balsa y tirarnos al mar y que ellos (el gobierno) van a ser los únicos responsables de lo que nos suceda, pues  entre muchos tramites, yo escribí a Raúl Castro, a la Asamblea Nacional, Ministerio del Interior y dirección de Inmigración y extranjería,  por lo que mi caso es del conocimiento de todos. (Comentario mío: Para que después no se pongan a manipular las cosas y echarle las culpas de sus crímenes a otros.)


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: