lunes, 24 de mayo de 2010

El principal saboteador de la economía cubana

por Richard Roselló

Periodista Independiente

 

20 de Mayo del 2010

 

Cientos de toneladas de alimentos agrícolas, frutas, granos, vegetales y viandas con destino a la  población sufren pérdidas por el mal manejo de la economía productiva en manos del Estado.

 

Los cubanos dejamos de comer y disfrutar de las bondades agrícolas que nos da la tierra. A su vez, somos víctimas, sin justificación alguna, de las carencias alimentarías en nuestras mesas. Una evidente falta de control del proceso productivo, deficiente transportación, burocracia, comercialización, atrasos de pago y distribución, sufren los productos cuando llegan a manos de los consumidores. El deterioro y putrefacción en que estos se apilan y se reciben en puntos de venta son denigrantes por la fetidez y la asquerosidad circundante.

 

Es difícil culpar al sector privado campesino por tales errores. Su eficiencia, capacidad de trabajo y calidad en sus productos no ha sido tomada en cuenta. Pero ahí están sus resultados. Sobre tarimas de los mercados de oferta y demanda descuella una variedad de mercancías que difícilmente encuentras en los mercados estatales.

 

Pero el discurso retórico del Ministro de Economía y Planificación en el recién culminado X Congreso de la Asociación Nacional de Agricultores Péquennos (ANAP) en La Habana tiene no solo la solución en el papel sino también reafirma el control del Estado en una economía desastrosa.

 

Es el gobierno quien tiene el dominio del sector cooperativo-campesino con el 41 por ciento de la superficie cultivada y aporta cerca del 70 por ciento del valor de la producción agropecuaria, según el periódico Granma del 17 de mayo. Vale preguntarse ¿Porque la población pasa tantas necesidades alimenticias?

 

El Estado es quien planifica, escoge la semilla, la cosecha en el surco. Recolecta el producto. Luego lo destina a la unidad receptora de acopio. Después la distribuye al mercado concentrador. Finalmente al los mercados estatales, red de ventas y luego los consumidores. Para ello, cada mercancía ha recorrido una maratónica carrera de gastos improductivos que no van a ninguna parte.

 

Los productos extraídos de los surcos son manipulados entre 5 a 6 veces en diversos transportes y almacenes. La mayor parte de las veces no se entrega fresco a la población y pasa días en los mercados concentradores, dígase Berroa, Marianao o Trigal de Ciudad de La Habana. Al llegar a las manos de los consumidores, esas mercancías han sufrido la pérdida del 50 y 80 por ciento de su calidad. No igual sucede con el campesino privado cuyo producto sale del campo directo al cliente.

 

Por tanto es el Estado y no otro quien emplea cada año, millones de pesos en recursos a esas producciones. Y cada año el Estado pierde la tercera parte de ese esfuerzo productivo en detrimento de los clientes. Las pérdidas de cosechas de calabazas, tomates, pepinos, ajos, cebollas no tienen que ver con el capitalismo.

 

La merma de productos debidos a mecanismo ineficaces de comercialización, almacenamiento, falta de envases apropiados y transportación adecuada so es un problema de los Estados Unidos.

Las crisis de sus producciones agropecuarias, los excesos de impuestos, los atrasos de pagos, la falta de combustible, el descontrol y su destino apropiado sin que estos sean desviados de su ruta no es culpa de la Unión Europea.

 

Como ninguna de sus empresas estatales responde de forma eficaz y diligente. No tienen autoridad para comercializar libremente. Y las situaciones económicas internas solo sirven para sembrar tenciones y temores en la población. Nada de ello es un problema de la crisis global que vive el mundo. Entonces: ¿Quien será el culpable de nuestros males?

 

Existe en Cuba suficiente tierra para producir alimentos, dar de comer a la población y exportar sus excedentes si es lo que desean. De no sé así solo cabe una interrogante.

 

El daño o deterioro de productos o la oposición u obstrucción disimulada contra proyectos, órdenes y decisiones contra el pueblo dirigida por el Estado ¿no se le conoce como sabotaje?


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: