martes, 27 de abril de 2010

Zapata: un cubano de altos quilates

por Carlos Serpa Maceira

Periodista Independiente

El Guayacán Cubano

Director de la Unión de Periodistas Libres de Cuba

 

19 de abril de 2010

 

La Habana. En el Parque Central de la Habana, Orlando Zapata  Tamayo, se dio a conocer como un activo miembro del opositor Movimiento Alternativa Republicana.  Junto a Enri Saumell, ex prisionero político exiliado en los Estados Unidos, y otros activistas, Zapata promovió las Peñas Disidentes.

 

Allí junto a la estatua del más venerado de todos los cubanos, José Martí, el albañil de la piel negra fue detenido y golpeado en varias ocasiones por la Policía, por distribuir declaraciones de  los derechos humanos y literatura censurada por el régimen comunista.

 
 

Orlando Zapata Tamayo, no fue un delincuente como asegura el gobierno que le trunco la  vida.

Fue  un consecuente luchador por la democracia y los derechos  humanos del pueblo cubano.

En  la calle y en la prisión mantuvo en alto los ideales que abrazo. “Si el destino de Orlando Zapata es  morir, va a morir de frente”, dijo su madre Reyna Luida Tamayo Danger, durante una entrevista concedida a este periodista en septiembre de 2009. En esa ocasión, Reyna denuncio la golpiza de que fue víctima Zapata por los carceleros, mientras mostraba un pulóver  blanco con manchas de sangre.

Hoy el cubano contestatario, ya no se encuentra físicamente entre nosotros, murió el 23 de febrero pasado, tras protagonizar una huelga de hambre de 85 días en rebeldía contra el régimen castrista.

 

El legado de Orlando Zapata Tamayo está presente a lo largo y ancho de Cuba, como un puno de combate frente a la opresión imperante. Patentizando con creces una bandera que guía a  los hombres y  mujeres a los cuales se les pisotean sus derechos. Al decir del Apóstol José Martí: “Un principio justo desde el fondo de una cueva puede más que un ejército”.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: