lunes, 29 de marzo de 2010

Régimen viola abiertamente derechos humanos en la isla

por Miguel Amado Reyes Fonseca

Periodista Independiente y Director

Buro de Prensa CAPPF/CDHD

 

12 de Marzo del 2010

 

En Las fotos: Máximo José García González, Evelio Francisco González Coello y Jorge Arufe Carbonell

 

Ciudad de La Habana.  El pasado 12 de marzo del presente, agentes del Departamento de Seguridad del Estado (DSE) impidieron arbitrariamente el acceso de al menos cuatro opositores pacíficos, los cuales se dirigían en calidad de apoyo para participar en dos actividades cívicas pacificas en diferentes sitios de  la capital.  Además fueron víctimas injustamente de un acto de repudio vandálico perpetrado por paramilitares en el municipio Boyeros, afirmó Máximo José García González, uno de los afectados.

 

Según García González, argumentó primeramente que se dirigió acompañado de Jorge Arufe Carbonell y de los hermanos Yoanka y Evelio Francisco González Coello, hacia la sede de la Organización No Gubernamental (ONG) nombrada Naturpaz, donde reside el Presidente de la misma, Hermógenes Guerrero Gómez, cuando un oficial del DSE, quien circulaba con una moto estatal matrícula HZV392, se interpuso ante los afectados, conminándolos con gestos agresivos y provocativos a abandonar el área.

 

Producto de tal conducta represiva, tuvimos que retirarnos de lugar. Inmediatamente decidimos personarnos en otra vivienda, esta vez en donde reside la vicepresidenta de la ONG denominada Liga Cívica Martiana, Niurka de La Caridad Ortega Cruz. Pero dolorosamente fuimos embestidos por tres policías del DSE. Automáticamente uno de los represores nos exigió nuestras respectivas identificaciones. Asimismo fuimos informados que no se nos permitiría nuestra presencia en la sitiada vivienda. Cínicamente el gendarme nos manifestó que la población era la causante de que ellos (el DSE) estuviera presente allí, para “evitar” el desenlace de un desorden público y desobediencia civil por la presencia de “contrarrevolucionarios” en la zona. Y cuando penosamente nos marchábamos, un grupo de lacayos al servicio del gobierno isleño se abalanzó sobre nosotros profiriéndonos una serie de palabras ofensivas y oprobiosas, gastadas consignas, y hasta incluso a mí  me manifestaron frases racistas evidentemente por el color de mi piel. Finalmente y de modo afortunado logramos salir ilesos de dicha encerrona, precisó García González.

 

Ambas actividades claramente preocupantes para el régimen, sencillamente estaban dirigidas firmemente en solidaridad con los hermanos que realizan sendas huelgas de hambre, por la liberación de los cientos de presos políticos en el país y por la memoria del héroe fallecido recientemente, tras ejecutar una mortal huelga, Orlando Zapata Tamayo. Este neroniano proceder del sistema es otra muestra de las flagrantes e impunes violaciones a los derechos humanos, concluyó García González.

 

Los activistas acosados son miembros de la ONG denominada Comisión de Atención a Presos Políticos y Familiares (CAPPF). En el caso de Evelio el también es activista del Movimiento Libertad Sin Miedo.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: