domingo, 14 de febrero de 2010

¡Sal de la cueva, gallina!

Texto y fotos por José Alberto Álvarez Bravo

Periodista Independiente

 

Domingo 7 de febrero 2010

 

 

Quinta Avenida del reparto capitalino Miramar. Veinticinco Damas de Blanco realizan su acostumbrada marcha, pero ésta presenta un inesperado ribete: Yoaní Sánchez, “ambientándose” para escribir uno de sus incomparables posts, recorre el habitual trayecto, ahora ampliado hasta la calle Diez.

 

Esta explosiva mezcla de los elementos más prominentes de las fuerzas pro democracia al interior de Cuba, originó una notoria alarma en el estamento represivo, evidenciado en la presencia de patrullas del SEPSA (Servicios Especializados de Protección Sociedad Anónima) en casi todas las esquinas del recorrido, y en una incontable cantidad de agentes de la policía política apostados en toda el área.

 

A diferencia de anteriores marchas, en la de este domingo las Damas profirieron estentóreos gritos de ¡Libertad! en el reloj de Quinta y Diez, incrementado el nerviosismo de los represores. Esta y otras escenas fueron filmadas, además de Yoaní, por el escritor Orlando Luis Pardo.

 

Conforme a su costumbre, después de concluir la marcha las Damas se congregaron en el Parque Mahatma Gandhi, donde comentaron sucesos de interés para la sociedad civil, en especial el precario estado de salud del hermano Orlando Zapata Tamayo.

 

Una de las más jóvenes, Yuniet Reyna, sufrió un vahído, por lo que fue trasladada en un automóvil rentado por un turista extranjero hacia algún centro asistencial. Desconocedoras del desenlace de este trance, varias Damas se dirigieron al Policlínico Ana Betancourt, sin encontrar allí a la joven compañera, atendida en algún otro Cuerpo de Guardia.

 

Este evento no habría tenido mayor trascendencia, de no haber originado una inhabitual dispersión del grupo de Damas, situación que rompió los diques de la compostura de los agentes, provocando que el apacible Miramar presenciara el risible corre corre de un grupo de segurosos por sus despobladas calles.

 

Otro actuar ridículo de la policía política fue cuando uno de sus agentes, al verse enfocado por las cámaras de los periodistas independientes que siempre acompañan a las Damas, subió a su motocicleta y salió del lugar “como alma que lleva el diablo”.

 

No obstante, la hilaridad alcanzó su clímax cuando varios de estos sujetos, luego de haber permanecido grotescamente escondidos entre los numerosos setos miramareños, corrieron hasta el ómnibus y subieron a éste junto a las Damas, quienes comenzaron a corear, ente risas, el estribillo de un antiguo juego infantil: sal de la cueva, galliiiiiiina, y pon un huevo en la esquiiiiiiiiina.   

 

La oscura tez de los burlados les libró de evidenciar las cíclicas oleadas de rubor que les convirtieron esta dominical mañana en un momento de aciaga recordación.  Este es otro de los riesgos a que se exponen los cubanos que se esfuerzan en postergar el fin de la moribunda dinastía castro feudal.

 

Fotos de la marcha del domingo 7 de febrero de 2010.



Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: