viernes, 26 de febrero de 2010

Orlando Zapata Tamayo asesinato premeditado de la dictadura castrista

por Héctor Julio Cedeño Negrín


Periodista Independiente

Prensa Independiente de Cuba


26 de Febrero del 2010



Ciudad de La Habana. La muerte en prisión, y tras una larga y verdadera huelga de hambre, de Orlando Zapata Tamayo, simboliza la increíble valentía de un hombre integro, que condujo hasta las últimas consecuencias, sus ideales. Un mártir moderno de Cuba.


Nunca la dictadura de los hermanos Castro, enfrentó una figura tan alta y formidable, como ese joven valiente, que lanzara al mundo el ensordecedor grito de ¡Libertad! Y que la está haciendo estremecerse, hasta los cimientos mismos.

Ejemplos de valor sin límites, como el de Pedro Luis Boitel y de varios otros, hubo, pero en una época en que nadie escuchaba y cuando la fascista dictadura de Fidel Castro, poseía un insondable capital político. No tuvo en esa época, gran repercusión en el mundo.


Pero que haya ocurrido en el año dos mil diez, en pleno corazón del hemisferio occidental y con lo avanzado de las comunicaciones, ha tenido efecto universal, pero a su vez, es algo trágico e increíble. Recuerdo cuando en los ochentas, los terroristas del Ejercito Republicano Irlandés (ERI), escenificaron aquella larga huelga de hambre, que hizo mundialmente famosa, a Margaret Thatcher.


La versión cubana de la “Dama de Hierro”, escenificada por Raúl Castro, fue pensada, ensayada y practicada, por el dictador por sustitución reglamentaria, que confía con esto, en hacerse famoso como en aquella época resultó, la ex Primera Ministra británica.


Pero además envía otro mensaje, la dictadura cubana “será implacable”, eso para los tontos de adentro y de afuera que han visto en el nuevo sátrapa, los ribetes del gobernante inteligente y proclive al cambio, que tratará de conducir a Cuba hacía un moderno ‘socialismo’ del siglo XXI justo y respetuoso de todos sus ciudadanos.


Verdaderamente, esto no es más, que la misma tiranía fascista y asesina de todos los siglos, que puede muy bien ser denominada, la ‘Hitleriano-Estalinista’ o la ‘Estalo-Hitlerista’ (como más le guste), dictadura del siglo Veintiuno.


Pero recuerden los envejecidos déspotas y los traidores que esclavizan al pueblo de Cuba, que el hierro se funde, a los mil quinientos treinta y cinco grados centígrados y ‘la cosa está que arde’.

¡Gloria Eterna para Orlando Zapata Tamayo!

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: