domingo, 28 de febrero de 2010

A mi correo le ha nacido un clon

por José Alberto Álvarez Bravo

Periodista Independiente


22 de Febrero del 2010



El 8 de mayo de 2008 asistí, por primera vez, a uno de los Centros de Recursos Informativos (Lincoln) que la SINA pone al servicio de todos los cubanos; la asistente técnica me abrió mi primera cuenta de correo mailto:%20%20josealberto.alvarez@yahoo.com. Poco después comenzaron los embates de la policía cibernética.


Tratando de evadir la acción de estos guardianes del secretismo gubernamental, decidí abrir otra cuenta por gmail, por considerarlo más fiable. Como conocen mis amigos, -y quienes no lo son- esta cuenta es 113dominexaudi932@gmail.com. El nombre de esta cuenta tiene para mí una significación muy especial: “Martí, intercede para que Dios escuche el clamor de estos 932 hijos de tu patria, desaparecidos en el Estrecho de la Muerte”. Esta es la cifra de desaparecidos registrados en una lista confeccionada por mi colega y amigo Roberto Jesús Guerra.


Acabo de constatar, con sorpresa, que a mi cuenta le ha nacido un clon. La criatura se nombra 113dominexaudi9325glvw831@gmail.com. Me pregunto qué estarán tramando los aguerridos combatientes de las Brigadas Cibernéticas de Respuesta Rápida. Qué puede significar para un régimen presuntamente poderoso, armado hasta los dientes, asistido de la verdad y la razón, que un ciudadano común y corriente diga algunas insensateces en la Red.


Estas personas parecen no darse cuenta de que el propio Monarca en Jefe lo dijo en su momento: “Nada podrá detener la marcha de la historia”. Y la historia marcha hacia la democracia, donde todo lo humano tenga derecho a ser incluido, y solo se persigan los crímenes lesivos al normal desenvolvimiento de la vida.


Qué lástima por todo ese conocimiento, toda esa energía y todo ese tiempo puestos al servicio de un régimen liberticida, llegado -por imperativo de la dialéctica- a su fase agónica.


Quienes tenemos fe inquebrantable en una Cuba martiana no albergamos odio por quienes se esfuerzan, quizás convencidos de la santidad de su obra, en apoyar a los que traicionaron a la Revolución y al pueblo cubano, para instaurar una dictadura perpetua, autocrática, retrógrada y represiva.


A esos que todavía no han tomado distancia, -y no se han preguntado si realmente están en el bando correcto, que es aquel que piensa y se desvela no por el destino de un régimen condenado a su pronta extinción, sino por el destino de la patria de todos los cubanos, sometida a una erosiva agresión política, económica, social y antropológica por parte de la dinastía Castro y sus lacayos- los convoco a meditar en mis simples palabras.


Exhorto a los informáticos comprometidos con el sostenimiento de la dictadura castrista a negarle su talento a quienes niegan, a los cubanos todos, el derecho a los derechos.


No pretendo erigirme en portador de la verdad última, pero agrego estar convencido de que “la agresión imperialista” es un cómodo y útil argumento justificativo del abroquela miento numantino a que nos someten los traidores para perpetuarse en el poder.

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: