domingo, 21 de febrero de 2010

La sucia política

por Dr. Sinué Escolarte

 

21 de Febrero del 2010

 

 

Cuando un pueblo desconoce lo que significa la política, queda expuesto a las aberraciones modificadoras de su concepto, con lo cual se le transforma el panorama social en beneficio de un reducido grupo de manipuladores que creando diversas imágenes, situaciones y dificultades, empeoran, reducen el campo visual del ignorante para manejarlo con facilidad, hundiéndolo en un mundo de indiferencia, monotonía e incapacidad que lo inducen a pensar “la política es cuestión exclusiva del gobierno”. Es entonces cuando escuchamos la frase –no quiero hablar de eso, no me interesa la política– en un alarde de increíble oscuridad en lo que se expresa. Se trata de un rechazo injustificado a lo que no entiende y lo agrede, le hace sentir confundido e impotente, piensa que no es de importancia y nada cambiara para él, o cree tener asuntos que ocupan un lugar por encima.

 

Imposible no querer habla de aquello que tiene que ver con la propia vida, su evolución, pronostico y resultados. Mientras más indiferentes, negados a hablar y silenciosos existan, mayor será el dominio y provecho personal de los que gobiernan, e inferior el saldo para la multitud.

 

Conociendo que la política es la estrategia que se trazan los pueblos para conciliar un amplio espectro de conflictos, en el que las apreciaciones y los objetivos de sus habitantes varían,  teniendo puntos en común que los hace trabajar unidos para alcanzar las metas, hay una aproximación a la realidad.  Más claro, se considera política, la actividad a partir de la cual la gente construye, mantiene y cambia el método y las normas generales bajo las que vive.

 

Como se puede apreciar la expresión –la política es muy sucia–, no es correcta. Los sucios son los que la practican alterando los factores que la componen, en el intento de unificar los desacuerdos a su conveniencia, utilizando con demagogia la mentira, la imposición, la intimidación, la represión, el chantaje y la violencia, capaces de generar un incremento del miedo y la ignorancia para que no opinen. Así someten a las masas, las inmovilizan, en su enfermizo afán de alcanzar el poder absoluto.

 

Cuando se conoce bien el concepto de política se equipara con el de democracia, en la que el pueblo decide el proyecto que desea, la mejor manera de producir e invertir en beneficio de todos, por medio del debate, el dialogo, el consenso y la deliberación, respetando los valores básicos y los derechos naturales y sociales de los ciudadanos. Para lograr este objetivo se requiere un poder fraccionado y autónomo que piense y proponga ideas, otro que cree y haga cumplir luego de aprobadas por el pueblo, las leyes que rigen la conducta ética y moral de la sociedad y uno que mantenga la vigilancia para que se sostenga el orden protegiendo las expectativas de privacidad y el respeto a la propiedad. 

 

Si no hay diversidad, no se está haciendo política, se impone a la fuerza, debido a que no existe el compromiso espontáneo, constante, propio del individuo y las instituciones independientes con los elegidos para gobernar. Si no se hace política, las decisiones serán unilaterales satisfaciendo solo las expectativas de la minoría, de la elite representada por el régimen, aunque se diga y se repita que el esfuerzo y las ganancias recaerán en la mayoría, en el pueblo.

 

Los sistemas totalitarios crean una parálisis de la comunicación tal, que rompe la sintonía entre la muchedumbre y la cúpula, interrumpe el flujo y no permite la empatía, haciendo que solo se vea lo que se determina en el mando, para que desaparezcan en los subalternos, las ideas de cambio en los asuntos públicos. Nada puede ser diferente en ellos y menos el pensamiento.

 

Tristemente, Cuba sobrepaso el desgobierno y el pueblo duerme obediente sin comprender, que cosa es la política. Los pocos que luchan conscientemente por la libertad y reclaman pacíficamente, son apagados, neutralizados por falta del apoyo que merecen, debido al profundo desconocimiento, al eterno silencio de los mismos que defienden.


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: