domingo, 14 de febrero de 2010

Chávez, al borde del pavor

por Héctor  Julio Cedeño Negrín

Periodista Independiente de Cuba

 

8 de febrero del 2010

 

Ciudad de la Habana, La presencia de Ramiro Valdés en Venezuela, demuestra que Hugo Chávez, está a un paso del pánico.

 

Su fanfarronada, expresa su tremendo miedo y el dicho aquel, “Dime de qué alardeas y te diré de qué careces”, le viene como anillo al dedo. Su guapería tradicional, es pura pompa, y manifiesta como decimos los cubanos, que Chávez está, ‘apendejao’.

 

Los que recordamos los días del golpe (revertido por Raúl Baduel y otros ex-leales, que ya no lo son), lo vimos lloroso, acobardado y temblando de miedo, pidiendo que lo llevaran a Cuba. Me recuerda otra vez mi niñez, cuando el guapito del barrio, al recibir el primer pescozón, llorando, llamaba a su Papá.

 

El pretexto del problema energético, para justificar la presencia de Ramirito en la patria de Bolívar, es burdo, tonto y hasta estúpido. Porque ese Señor, en electricidad, no sabe ni empalmar un par de cables, pero lo que si sabe él, es donde hay que poner la ‘Picana Eléctrica’, a los opositores de una dictadura.

 

Qué es eso lo que precisamente existe allí, aunque la intenten disfrazar con el ropaje de ‘la democracia participativa’, tan chapucera, como convertir en asesor electro energético, a un experto seguroso de mano de hierro y fusil en ristre.

 

Así que, prepárense venezolanos para lo que les viene encima, si no se saben, sacudir a tiempo, a Hugo Chávez y a Ramiro Valdés. Una yunta, que para hacer zanjas en el cementerio, será temible.

 

Al ejército venezolano le vendría bien, el asesoramiento de Romeo Vázquez.

 

Y el Instituto Cívico-Militar Hondureño y algunos, sabios consejos de Roberto Micheletti, o los van a postrar en el más negro de los abismos. Como hicieron los hermanos Castro, con el concurso de ese ‘magnífico’ asesor, que ahora les envían, en nuestra querida, sufrida y destruida patria.

 

Lo cierto es que si cae Chávez, se derrumbarán los Castro y su depauperada corporación, pero por mucho que se esfuercen, tarde o temprano, todos se despeñarán.

 

AÑO ÚLTIMO, DE LA DICTADURA CASTRISTA. LA PRENSA QUE NO TEME LA CENSURA.  ¡PRESENTE!


Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: