domingo, 7 de febrero de 2010

Afrentado el Apóstol

Fotos y Texto por José Alberto Álvarez Bravo

Periodista Independiente

 

2 de Febrero del 2010

 

El domingo 31 de enero 2010, la Quinta Avenida de Miramar parecía dispuesta a presenciar el habitual desfile de las Damas de Blanco, pero un hecho inusitado cambió radicalmente el desarrollo de la jornada.  Las Damas prolongaron su recorrido hasta la calle 12, y en el camino de regreso a la Iglesia Santa Rita de Casia, se detuvieron frente a un busto que perpetúa la memoria del Apóstol de la Independencia de Cuba, situado en un edificio aledaño al Policlínico Ana Betancourt.

 

Las Damas, luego de colocar sus emblemáticos gladiolos en la cerca perimetral de la instalación y cantar himnos alegóricos, pidieron la libertad para los presos políticos cubanos, ante la anuente y admirada presencia de los empleados del lugar.

 

Se retiraron en orden, y cuando apenas se habían alejado una cuadra del lugar, dos hombres vestidos de civil descendieron de un vehículo con matrícula estatal, retiraron las flores y las colocaron negligentemente en un saco, afrentando con tan brutal acto la memoria del más ilustre hijo de la nación cubana.

 

La incivilidad de las autoridades cubanas demuestra el grado de desesperación en que se encuentran sumidas, al no poder detener el valiente accionar de las Damas de Blanco, uno de los más reconocidos símbolos de la resistencia al anacrónico y desprestigiado totalitarismo castrista.

 

Esta arbitrariedad se suma al ilegal destierro a que someten al periodista independiente Carlos Serpa Maceira, a quien la policía política le impide salir de Isla de Pinos, municipio especial de Cuba situado al sur de Batabanó, donde reside el colega. Las Damas pidieron a la santa consagrada en esta iglesia por el regreso a la normalidad de la situación de Serpa Maceira.

 

Una vez más, la naturaleza retrógrada del régimen cubano ha quedado al descubierto.
 

 
 
 
 
 
 

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: