domingo, 10 de enero de 2010

La calle República, la única que se barre una vez al año en Artemisa

por Rolando Ramírez
Comisionado de Información y Prensa
Agencia de Prensa Artemisa Libre


7 de enero del 2010



Cada año se observa algo similar


Artemisa, La Habana. Quien vea la imagen de la foto pensaría que la nueva inversión que el país está realizando, con la compra de equipos especializados, está en total correspondencia con la función para lo que fueron adquiridos; sin detenerse si quiera a pensar en lo absurdo que resulta comprar camiones barredores de nieve para un país donde las temperaturas en invierno son más altas que las de cualquier otra nación en pleno verano. Pero resulta más inconcebible aún, que estos aparatos importados una vez en el país, se conviertan en los autos privados de quienes dirigen el sector a donde fueron asignados y que lo menos que realicen sea recoger basura, ya que en Cuba no nieva.


Pero más confundido se mostraría aquel que habiendo leído el primer párrafo y observado la foto comprobara con sus propios ojos que dicho equipo está al menos en lo que se puede observar, realizando una labor acorde a la función para lo que fue creado: barrer, aunque no sea nieve; pero el problema radica en que esa foto pertenece al día 7 de diciembre pasado, fecha donde todo el país conmemora la caída en combate del general Antonio Maceo y su ayudante Panchito Gómez Toro, y es precisamente, una de las pocas ocasiones en que la calle República del municipio habanero de Artemisa se barre y se pintan los contenes de sus aceras para así conmemorar tan conmovedora fecha, mientras, la misma permanece envuelta en una especie de olvido sepulcral, esperando recibir esos beneficios al menos una vez al año, mientras otras no lo reciben nunca.


A pesar de los reiterados reclamos por parte de la población y de los que ahora se están haciendo eco los miembros del Gobierno de Oposición de la Villa Roja, para hacerle frente a los problemas Medio Ambientales que se originan producto de la proliferación de mico vertederos, que no solo generan malos olores, sino que han sido la causa de innumerables enfermedades en este municipio y en otros. La respuesta por parte de las autoridades ha sido nula, y es bueno que nuestro pueblo lo sepa, para que se incrementen las demandas sociales y que al menos, el ya visible descontento popular se haga sentir y de esta forma comience a funcionar la sociedad civil en toda su dimensión.


Hay que decir que solo fueron dos carros adquiridos para el municipio de Artemisa, que cuenta con nueve Consejos Populares y una población de cincuenta mil habitantes, solo en la zona urbana, por lo que resulta evidente que dicha adquisición es insuficiente ante tanta población.

Mientras se siguen respirando malos olores, las enfermedades asechan al doblar la esquina, sin rostro ni cosa alguna que lo identifique, pero están ahí y no tienen aleados y es posible que no escojan a su próxima víctima; no tienen fronteras ni obedecen a color alguno, no son de izquierda ni de derecha y ponen en peligro a toda la sociedad.


Por su parte el Gobierno de Oposición en Artemisa seguirá y demandando y responsabilizando a las autoridades para que tomen medidas o abandonen sus privilegiados puestos.


Esperamos respuesta. Maceo ya tuvo su homenaje, el pueblo sigue esperando el suyo.

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: