domingo, 10 de enero de 2010

Acoso y persecución contra periodistas de la Agencia Prensa Oriental Libre

por Juan Carlos Hernández Hernández

Director de la Agencia Prensa Oriental Libre (APLO)


8 de Enero del 2010


El pasado 25 de Noviembre de 2009 fui citado a las 10 de la mañana a la Oficina de Enfrentamiento, cuartel donde fui amenazado, advertido y responsabilizado de cualquier acto de desobediencia civil que ocurriera en Santiago de Cuba el próximo 4 de Diciembre en la fiesta de la Santa Bárbara, prohibiéndoseme además acercarme a la Iglesia Santa Teresita del Niño Jesús.


El sábado 5 de Diciembre en funciones de trabajo como Coordinador de los Municipios de Oposición me traslade al municipio Palma Soriano con el objetivo de recoger un documento que la hermana Tania Montoya Vázquez debía entregarme sin embargo al bajarme del coche en Nuevo Palma fui detenido arbitrariamente y conducido en un auto patrullero hasta la unidad conocida en Santiago de Cuba como el Palacete, cuartel donde permanecí hasta las 7 de la noche.


El día 4 de Enero al salir del Rectorado de la Universidad de Oriente (Altos de Quintero) donde analizaba la situación de mi hijo Carlos Hernández Vicente a quien a todas luces lo quieren expulsar del centro por su proyección política contraria a la que dictan las leyes de este país y por su abierta defensa de los Derechos Humanos, fui detenido y conducido en un auto lada, rojo y con chapa particular cuyo propietario de unos 50 años me mostro un carnet de la Seguridad del Estado, al cuartel conocido como “Calvario” para luego trasladarme a la unidad de Enfrentamiento, cuartel donde estuve desde aproximadamente la una de la tarde hasta casi las tres. En el interrogatorio se observaba que estaban dando tiempo a algo que no acababa de llegar, razón por la cual me citaron oficialmente para ese mismo día a las 7 pm.


El propósito era una vez más amenazarme con acabar de desaparecerme por ser el responsable esta vez y según ellos de un articulo, el cual me mostraron en una computadora, que apareció en el sitio web de la Agencia que dirijo (Agencia Prensa Oriental Libre-APLOPRESS): En la víspera de la Fiesta de la Bandera, elaborado por la Periodista Independiente Evelyn Ramos Lahera, y trataron a de amenazarme con acabar de cerrar mi expediente si no les decía la dirección de la periodista y el porqué lo había vinculado con el Presidente del Poder Popular Municipal. Me dejaron bien claro que ellos no se hubieran molestados en detenerme arbitrariamente en la Universidad, donde suponen que uso el Internet, comenzando el año si ese artículo no hubiera tenido la repercusión que había tenido y que el hecho de ser el Director de la Agencia me responsabilizaba directamente con las consecuencias del mismo.


Queridos hermanos, quiero denunciar al mundo el incremento del acoso y la persecución por parte de la Seguridad del Estado contra mi persona y familia y responsabilizarlos por cualquier cosa que me pueda ocurrir.


Artículo publicado en APLOPRESS y razón por el hostigamiento contra Juan Carlos:


En la víspera de la Fiesta de la Bandera


por Evelyn Ramos Lahera

Periodista Independiente

Agencia Prensa Oriental Libre (APLO)


1 de enero del 2010



Santiago de Cuba. La Fiesta de la Bandera, que consiste en izar la bandera en el Ayuntamiento Santiaguero, una tradición que inició el patriota Emilio Bacardí Moreau hace más de 100 años. Sin embargo, por esas raras contradicciones del destino, desde hace más de 50 años la han convertido en el objetivo y propósito de saludar el “triunfo” de la Revolución Cubana.


Aunque la prensa escrita y radial se ha encargado de resaltar los logros alcanzados, la realidad es otra. Esa realidad que salta a la vista y que muchos prefieren ignorar. En la víspera de la Fiesta de la Bandera, por esa curiosidad típica del ser humano, me dirigí al Parque Céspedes y me situé justo donde hoy se encuentra la sede de la Asamblea Municipal del Poder Popular.


Como ya empezaba a anochecer, me llamó la atención una niña vestida de uniforme a esa hora (algo que no es raro) tratando de congraciarse con una turista extranjera. A la distancia no lograba determinar el lenguaje de comunicación, pero por los gestos de la niña, podía deducir que la conminaba a que le comprara algo de comer o tomar. Luego las vi marcharse juntas por el parque con rumbo desconocido.

Un rato más tarde encontré la niña sentada en uno de los bancos del parque, degustando su botín. No pude impedir la curiosidad y le pregunté: “¿Niña qué haces aquí a estas horas?” Y su respuesta me dolió más todavía “mi mama está trabajando y no hay nada de comer en mi casa”. Y le insistí “¿Por qué estás con el uniforme, mira como lo tienes manchado de grasa?” Y respondió “porque no tengo más en mi casa”.

Mi angustia se acrecentó, cuando vi llegar en su auto, a Roberto Álvarez Solano, presidente de la Asamblea Municipal del Poder Popular, a quien ahora le han dado por llamar el Alcalde, quien felicitó a algunos los santiagueros presentes, pero no tuvo ojos, para ver a Teresa (así me dijo que se llamaba la niña), a esta niña, que en su inocencia no comprende que en su letanía este hombre dice trabajar mucho para el bienestar de todos.


Llegó el día esperado, el advenimiento de un nuevo año, con festejos, además del Parque Céspedes, en las intersecciones de Trocha y Carretera del Morro, Martí y San Pedro, Ferreiro y otros barrios más, para con música y bebidas, mitigar el hambre, que también Teresa, augura para el nuevo año.

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: