martes, 22 de diciembre de 2009

José Martí interrogado

por Sergio Pastor Martínez Carrazana.

Periodista Independiente


16 de Diciembre del 2009



En la foto: José Martí Jiménez y el citatorio


La Habana. En horas de la mañana del pasado Lunes 7 de Diciembre, el Presidente de la Asociación Humanitaria de Atención a Presos Políticos Elena Mederos y activista de la Comisión de Atención a Presos Políticos y Familiares , José Martí Jiménez, fue víctima por dos horas de un arbitrario interrogatorio en la Estación Policial conocida como sección 21, por un oficial del Departamento de Seguridad del Estado (DSE) y por el supuesto Jefe de Sector de la Policía Nacional Revolucionaria (PNR) que “atiende”el área donde reside el opositor ,donde ambos represores le redactaron un Acta de Advertencia por no tener vinculo laboral (con el Estado), y además le profirieron amenazas de cárcel y de desalojo de vivienda por su actitud pacífica dentro de la incipiente y hostigada sociedad civil ,refiere Martí.


El Jefe de Sector de la PNR, 1er teniente Carlos Ramírez inició el aciago proceso policial, informándole primeramente que estaban haciendo un trabajo profiláctico con él para no aplicarle la –abusiva– Ley de Peligrosidad Social, alegando argumentos infundados sobre actividades económicas ilícitas, además le advirtió que podía perder el inmueble de su “propiedad”, entre otros absurdos asuntos de interés para el uniformado. Finalmente le exigió que firmara dicha acta, propuesta que inmediatamente fue rechazada por el líder, aduciendo por ello simplemente que no estaba de acuerdo con las declaraciones del represor y tampoco con las injustas medidas aplicadas por dicho cuerpo policial contra su persona, afirma Martí.


En el local escogido por los represores, permaneció atisbando en silencio un sujeto vestido de civil, quien al corroborar la negativa del opositor referente a firmar el proceso mencionado, de inmediato intervino, ordenándole al uniformado que los dejara solos. Se presentó ante el opositor como oficial del DSE, nombrándose “Camilo”. Este agente repulsó con carácter acerbo el activismo político-humanitario desarrollado por Martí, tildándolo injustamente como contrarrevolucionario al servicio del gobierno estadounidense, y que estaba siendo manipulado por los funcionarios que laboran en la Sección de Intereses de los Estados Unidos de América en La Habana (SINA), así como también le hicieron alusión al seminario de capacitación de Periodismo que cursó recientemente en la SINA, comenta Martí.


Durante las irrisorias y calumniosas manifestaciones del gendarme político secreto, sobresalen las amenazas de encarcelamiento, también cuando le planteó que los estaba (al DSE) obligando a tomar medidas represivas contra Martí, aseverando que si dicho órgano quería lo podía desaparecer y acabar con los contrarrevolucionarios en la Nación, sentenciando de que cuando el DSE recoja el cordel habrán muchos ahorcados, e incluso el gendarme se refirió al polémico Permiso de Salida del País, asegurando que lo autorizan cuando les salga (DSE) de los C. –palabra que por su naturaleza vulgar no se puede reproducir aquí-, enfatiza Martí.


A pesar de la ignominia gubernamental contra nuestros principios divergentes al oficialismo imperante en nuestra sufrida patria, continuaremos demandando al régimen el estricto respeto, promoción y cumplimiento de todos los derechos garantizados en la Declaración Universal de Derechos Humanos, por la inmediata e incondicional liberación de todos los presos políticos en la isla, y a favor de la transición hacia una Cuba libre y democrática, concluyó Martí.

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: