lunes, 21 de diciembre de 2009

Diciembre y sus arbitrariedades

por Julio Beltrán Iglesias

Periodista Independiente

Agencia Libre Asociadas (ALAS)


16 de Diciembre del 2009


Foto cortesía Julio Beltrán Iglesias

En la misma aparecen de izquierda a derecha Gloria C. Rodríguez, Georgina Noa, María J. Villate, Yuniet Reina.



Son cometidos actos repudiables contra opositores pacíficos este mes de Diciembre por parte de la policía política a todo lo largo y ancho de la isla, antes y durante las actividades a propósito del aniversario 61, de la firma de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.


Entre las múltiples victimas de estos actos, por demás repugnantes, se encuentran las activistas de la Federación Latino Americana de Mujeres Rurales (FLAMUR) Gloria C. Rodríguez González, María J. Villate Álvarez, Georgina Noa Montes, Yuniet Reina Hernández y Madeleine Caraballo; quienes fueron visitadas por oficiales del Departamento de la Seguridad del Estado (DSE) y amenazadas para someterlas y que no participaran en las acciones.


Según testimonio de la señora Georgina Noa Montes, delegada de la FLAMUR en Ciudad y Provincia Habana, quien relata lo sucedido:


“El día 9 fuimos en representación de la FLAMUR las mujeres antes mencionadas, apoyando la caminata pacífica de las Damas de Blanco desde la Calle Neptuno en Centro Habana, hasta el Parque Villalón en Calzada y 8 en el Vedado, con el objetivo de conmemorar el Día de los Derechos Humanos. Mientras estábamos en el parque fuimos agredidas verbalmente, por personas que comenzaron a llegar, no supimos de donde y que estaban siendo monitoreadas visiblemente por los segurosos. Una vez que comenzamos a caminar de regreso, se fueron aunando a nosotras y continuaron las ofensas de palabras, pero a esto le fueron sumados los ataques físicos. Todas las mujeres que participamos en los acontecimientos tuvimos por un momento a pesar de la represión, el placer de sentirnos libres para realizar este tipo de manifestaciones, tan comunes en los países democráticos y tan perseguidos en la isla a pesar de ser señalada por el totalitarismo como ejemplo del cumplimiento y respeto por los derechos mas fundamentales del ser humano. Pero también sentimos el odio representado y sobre todo inculcado por parte de la policía política en aquellas personas que como una visible exposición de la doble moral que sufren un sector de la población y otro tanto de los órganos gubernamentales, pudieron emprendérselas con mujeres pacificas y tan indefensas” concluyo Noa Montes.

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: