lunes, 21 de diciembre de 2009

Desde la Prisión de Quivican

por Miguel Amado Reyes Fonseca

Vicepresidente de la Comisión de Atención a Presos Políticos y Familiares (CAPPF) y Vice- Director del Centro de Derechos Humanos y Democracia Brigada 2506 en Cuba (CDHD)


26 de Noviembre del 2009



Ciudad de La Habana. Según el recluso Ramón Balsinde González, Presidente del Grupo de Derechos Humanos Clamor del Presidio, el preso Roberto Mesa Cuello de 44 años del Destacamento 14 Celda 1, el lunes 26 llevaba 13 días en huelga de hambre, porque fue expulsado de la cocina del penal donde trabajara por el Sub-Oficial Peneque, Jefe de la misma, por darle un poco mas de comida de la que sobrara a sus compañeros, ya que el hambre es insoportable, debido a que la ración que sirven a los reos es insuficiente y de muy mala calidad.


Refiere Balsinde que la desfachatez de estos supuestos representantes de la ley y el orden en la prisión rebasa los límites de la iniquidad, porque lo que hizo Roberto no era motivo para sacarlo de su trabajo, ya que la comida que sobra es tanta que estos sujetos sacan todos los días tanquetas llenas para alimentar cerdos ¿Qué irónico verdad?


Argumenta Ramón que los condenados están privados de libertad no de comida ni de derecho a vivir, es real que estos presos han cometido delitos y tienen que pagar por lo hicieron pero eso no le da potestad a ningún hombre ni siquiera a un monarca a someterlos a un estado de inanición para alimentar animales, que mas tarde cuando estén listos servirán para fines mercantiles, o para satisfacer la gula de amigos o familiares concluye.

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: