martes, 13 de octubre de 2009

Testimonio de Misleidys Bonachea Hernández

Cortesía de José Alberto Álvarez Bravo

Periodista Independiente


8 de Octubre del 2009


Mi nombre es Misleidys Bonachea Hernández, resido en la calle 136, no. 6502, e/ 65 y 67, reparto Los Pocitos, Marianao, Ciudad Habana, con el No. de IP 80011006330, en pleno uso de mis facultades físicas y mentales, y a todos los efectos que del mismo puedan derivar, expongo por el presente testimonio los pormenores que a continuación relaciono:


-Mi esposo, Eddy Rodríguez Álvarez, de 34 años, se encuentra recluido en la Prisión Provisional Cerámica Roja, enclavada en la ciudad de Camagüey, región en la que fue detenido después de haberse evadido del destacamento de mínima seguridad de la Prisión de Quivicán, en la que extinguía una condena de 16 años, por un delito de Asesinato en grado de tentativa. Al momento de esta fuga había cumplido la mitad de la sanción.


-Por el cargo de evasión le fue impuesta una nueva condena de 6 años.


-En horas de la madrugada del 28 de septiembre de 2009, aprovechó la confusión creada por el escape de tres reclusos para sumarse, acción que no logró concretar.


-Al sentirse descubierto, trató de esconderse, siendo detectado por el oficial Sardiñas, a cuya autoridad se plegó sin oponer resistencia.


-Después de estar bajo estricto control, fue sometido a una brutal golpiza por parte de tres militares, de apellidos, Gómez, Zayas y Morejón; este último, admitió ante mí, su culpabilidad en tan repugnante crimen.


Como resultado, mi esposo quedó con fracturas en el codo derecho y en dos costillas, con importante inflamación del brazo, antebrazo derecho, y la región abdominal, costal y dorsal, acompañado de hematomas que ya eran oscuros cuando los vi, dos días después.


-Otra consecuencia inmediata del incalificable atropello fue la presencia de sangre en las heces fecales y nauseas.


-A pesar de haber recibido dos castigos –golpeadura y confinamiento en celda de aislamiento- las autoridades penitenciarias pretenden procesarlo penalmente por un inexistente delito de atentado, cuando por el contrario, fue la víctima. Esta maniobra evidentemente trata de encubrir los crímenes cometidos en la persona de mi esposo motivo por el cual la estoy denunciando.


_________________________





Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: