domingo, 25 de octubre de 2009

Encarcelan a cubanoamericanos que viajan a la Isla

por Dr. Darsi Ferrer Ramírez, Prisionero de Conciencia


10 de octubre de 2009



La Habana. Los viajes de visitas familiares de los cubanoamericanos en ocasiones terminan en el dramático encierro en las cárceles del país caribeño, donde los procesan sin el amparo de las debidas garantías judiciales y son sometidos a condiciones precarias de confinamiento.


Esa situación es la que atraviesa el joven Vilier Noveiro Guel, un cubano que hace unos años se acogió a la ciudadanía americana, y que el pasado mes de agosto dejó en los EE.UU a su esposa y tres niños menores de edad, para visitar por unos días a sus parientes en Cuba. De regreso, al final de su estancia, fue arrestado en el aeropuerto de la Habana, acusado del delito de actividad económica ilícita, en relación con el supuesto contrabando en el país de los códigos de usuario de la señal de DirectTV.


La Fiscalía cubana sostiene la acusación contra Noveiro Guel apelando al recurso jurídico de la convicción moral, o sea, no cuenta con evidencias documentales o peritales que demuestren la culpabilidad del acusado, y solo se basa en el testimonio incriminatorio de un testigo de cargo.


Hasta el momento el joven ciudadano americano se encuentra en la cárcel Valle Grande y, a pesar de la falta de pruebas o evidencias que lo involucren en el supuesto delito y de que todo este tiempo se ha declarado inocente, está sujeto a un proceso penal en el que se presume su culpabilidad y donde puede ser sancionado de 1 a 3 años de privación de libertad.


Similares circunstancias presenta Jesús Alexis Gómez Márquez, joven cubano residente en los EE. UU, que llegó al aeropuerto de la Habana el pasado 4 de julio, pagó los servicios VIP de protocolo para realizar sus trámites migratorios y fue víctima de una estafa protagonizada por esos empleados. Acto seguido denunció los hechos a las autoridades del aeropuerto, quienes le pidieron disculpas abochornadas y prometieron que resolverían el lamentable incidente. Una semana después el joven regresó a EE.UU sin más contratiempos.


A principios del mes siguiente, el 5 de agosto, Jesús Alexis viajó a Cuba de urgencia mediante una visa humanitaria, por el repentino agravamiento de la salud de su mamá. En el aeropuerto de la Habana volvió a tener problemas, porque la empleada que atendió sus trámites migratorios recordó que él había denunciado la estafa semanas atrás. Automáticamente lo trató de modo irrespetuoso y le requisó sus pertenencias de manera extrema. Tal situación motivó que Jesús Alexis se quejara otra vez ante las autoridades aduaneras, a los que indignado les planteó su intención de denunciar lo sucedido a los medios de prensa internacionales.


Dos días después de su llegada a Cuba el joven Jesús Alexis recibió una llamada telefónica en casa de su familia, de parte de un señor llamado Comas que se identificó como supervisor de aduana y le pidió que se presentara en la oficina del aeropuerto para resarcirle los daños que sufrió. Paradójicamente al llegar a la oficina de la Aduana lo arrestó la Seguridad del Estado y fue acusado de cohecho, o sea, de ofrecer dádiva a funcionarios del aeropuerto.


Jesús Alexis Gómez se encuentra preso en la cárcel de Valle Grande en espera de juicio y enfrenta una sanción de 2 a 5 años de privación de libertad, aunque se declara inocente y su abogado confiesa que es una gran injusticia lo que cometen las autoridades cubanas en su contra.


Ambos jóvenes, tanto Vilier Noveiro Guel como Jesús Alexis Márquez Gómez, están recluidos en condiciones infrahumanas, en compañías sin la más elemental higiene, hacinados junto a delincuentes y criminales peligrosos, con una alimentación pésima y bajo trato cruel y degradante de los guardias.


Esta situación tiene lugar en momentos que la administración de Obama suavizó las restricciones a los viajes y remesas familiares de los cubanoamericanos, y cuando son más enérgicas las exigencias del gobierno cubano para que se permitan los viajes a la Isla de los ciudadanos americanos.



Vilier Noveiro Guel junto a su esposa y de sus tres niños



Jesús Alexis Gómez Márquez tomada durante la realización de un programa de televisión

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: