lunes, 14 de septiembre de 2009

Retiene el gobierno permisos de salidas

por Roby González Torres

Miembro de la CAPPF


11 de Septiembre del 2009



Testimonio


La Habana. El gobierno cubano ha tomado a un nuevo número de rehenes como parte de su política de amenazas, chantajes y privaciones a los derechos fundamentales del hombre.


Antes de la de la reunión efectuada, el pasado mes de julio, entre el gobierno de Cuba y el de los Estados Unidos, para retomar el análisis de los temas migratorios, la parte cubana concedió final y tristemente (y digo tristemente porque todavía quedan muchos casos pendientes, entre ellos, opositores, médicos, etc.) El cruel permiso de salida ó tarjeta blanca a un grupo de personas, secuestrados por años, incluso, algunos de estos se vieron obligados, a pesar de estar visados, a separarse de sus familias en contra de su voluntad, en un acto inhumano, comparable con los campos de concentración Hitlerianos. Por solamente mencionar un ejemplo, Roberto Miranda, opositor cubano que conocí, vio con gran dolor, a su familia abandonar el país sin él; fue el “castigo” impuesto. Después de años de sufrimientos y amarguras, este logró escapar ilegalmente en una balsa de construcción casera, exponiendo su vida, su vida, con la esperanza de ser libre y reencontrarse con su tan añorada parentela. Uno de los pocos casos con final feliz.


En la población cubana comenzó a reaparecer la tan inexistente sonrisa, a brotar la esperanza de un suaviza miento de las hostilidades contra el propio pueblo, llevado a cabo por la elite castrense. Todos pensamos que desaparecería el permiso de salida, que se podría viajar libremente como lo hace el ciudadano común de cualquier lugar soberano y democrático del mundo, por ejemplo, si este desea ir a ver un encuentro del mundial de pelota, puede hacerlo, si otro país le concede permiso de residencia, puede establecerse sin más, sin restricciones, porque es derecho de todos, nadie es atado con cadenas.


Pero aquí los pasos de avance no son más que una falsa imagen, una mentira, soltó a un grupo de rehenes y toma a otros, solamente cambió de collar el perro, pero sigue siendo el mismo perro. Es hora de hacer alusión a nuestra propia espada, por cuyo filo se camina dentro de Cuba, espada que corta hasta desangrar y matar a quienes dicen basta, y son estos los nuevos rehenes, los que disienten. Lo es Joaquín Sarduy Gómez, lo es José Ángel Vera García, lo soy yo, y así, innumerables. En mi caso particular, a mi esposa e hijos les dieron la tarjeta, desglosándome a mí al laberinto de la separación.


En su esencia, este permiso de salida ó tarjeta blanca, viola el artículo 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que plantea13 (1) Toda persona tiene derecho a circular libremente y a elegir residencia dentro del territorio de un Estado. (2) Toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso el propio, y regresar a su país. Además este proceso es antidemocrático, dictatorial, un modo de chantaje y esclavitud hacia los ciudadanos, escudo del malvado para oprimir a su pueblo, si se hace lo que dice y se calla lo que se ve, no importa si es el más horrendo atropello, concede el permiso de salida, de lo contrario, se pasa por un infierno de torturas psicológicas y físicas de meses y años, ó, sencillamente no hay salida, como dueño que se cree de las decisiones y de la vida de todos.


Los cautivos de esta cárcel gigante, condenamos tan deplorable conducta política, que solamente fomenta como resultado innegable la emigración ilegal -en la que pierden la vida miles de personas, porque cuando se es negado un permiso de salida, se crea a un posible emigrante ilegal, un posible balsero comido por tiburones, un posible desaparecido en el mar en busca de libertad- ó un preso político -porque al no dar el absolutismo, al menos, la libertad de ser un extranjero, ¿ qué más hace?, represión, acoso y prisioneros con largas condenas, que es lo que diariamente camina a la par de cualquier pensamiento independiente, de cualquier exigencia para que se cumplan los derechos inalienables- y no es culpa de otros gobiernos , como siempre se trata de hacer ver, el verdadero y único culpable todos sabemos quién es.





Permiso de salida ó tarjeta blanca dado a mi familia. Véase centro- abajo en la imagen de la derecha: #2, 3 y 4, mi esposa e hijos; el 1 soy yo, desaparecido.

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: