domingo, 27 de septiembre de 2009

Las primarias de oposición

Víctor E Sánchez
Periodista Independiente
Agencia de Prensa Libre Oriental


13 de Septiembre del 2009


Víctor E Sánchez

Santiago de Cuba. El cambio hacia un Estado de Derecho, vivir en una sociedad democrática - por lógica - es la máxima aspiración de los cubanos, incluso de los radicados en el extranjero. ¿Cómo lograrlo? Ese es el problema. Cientos de iniciativas han fracaso, al extremo que hay un escepticismo generalizado, que ninguna estrategia recibe un respaldo significativo, como para despertar un entusiasmo masivo.

La iniciativa de la Ingobernabilidad Democrática, que pudiera catalizar las voluntades de rebeldía, más que del pueblo, de la oposición, ha sido tomada con cierta apatía como estrategia de lucha. Su principal expresión, los gobiernos municipales de oposición, arrancaron con gran expectativa, hasta la Seguridad del Estado se preocupó. Al parecer, con el paso de los días, el virus de la inercia los está afectando, si no se ataja a tiempo esa contagiosa enfermedad, el proyecto puede fracasar, como tantos otros han fracaso.

Las causas pueden ser múltiples: no quererse arriesgar demasiado en un proyecto de grandes implicaciones políticas, que comprometen el poder y puede conllevar a la cárcel. La cárcel es temor para todos, pero más para los que tienen intenciones migratorias. La característica del proyecto, con una autonomía, que no da posibilidad para grandes caudillos, tanto internos como externos. Los intereses creados, incluyendo los mediáticos: Radio Martí se ha hecho poco eco de este proceso, salvo excepciones y de programas como Entre Cubanos. Los líderes tradicionales, tanto dentro de la Isla como los exiliados, no se han pronunciado fervientemente a favor de esta iniciativa, excluyendo a Antúnez, que ha puesto todas sus energías en esta causa y para finalizar este análisis de causas posibles, señalaremos la falta de recursos. Aunque el proyecto está diseñado para estimular a los exiliados de a pie, motivando el sentimiento patriótico regional, muchos han brindado su solidaridad - pero se necesita -además de la solidaridad, ayuda logística y material.


El retorno a la democracia no puede lograrse copiando los métodos de funcionalidad totalitaria. La ingobernabilidad democrática no es más que el ejercicio de la democracia, a despecho de quienes la cercenan, asumiendo el riesgo del comportamiento democrático que el derecho moral les asiste. El retorno a la democracia solo se logra montando las estructuras democráticas que la rigen. Hoy lanzaremos una nueva iniciativa para poner en perspectiva los cominos hacia la democracia que debemos recorrer. La creación de un Consejo Electoral Preparatorio de Oposición.


La organización de la sociedad, en partidos políticos, es uno de los componentes básicos para lograr una democracia en funciones. La incipiente oposición política en Cuba lo sabe, pero que esos partidos políticos estén estructurados como fuerza política real es otra cosa. No existe una entidad rectora que los valide, bajo ciertas reglas esenciales, como una Plataforma Programática, una Dirección Ejecutiva mínima y una membrecía predeterminada.


Se hace imprescindible que a partir de los propios partidos políticos de oposición existentes se funde un Consejo Electoral Preparatorio de Oposición, para que regule o norme los requerimientos de un partido político. Una institución, que registre los diferentes partidos políticos, supervise sus proyectos y evalúe si cumplen con los requisitos que se hayan fijado.


Sólo con partidos políticos bien organizados, con proyectos conocidos y valorados por la población, se podrá ir al enfrentamiento democrático. Alguien diría, que es de iluso pensar en organizar partidos políticos sin la aprobación del gobierno. Quienes piensen así, desconocen la existencia del mercado negro a despecho de la voluntad del gobierno, el sacrificio de ganado mayor, la salida ilegal del país y hasta la existencia pública de la oposición, aun con sus limitaciones.


Los que presiden los partidos políticos de oposición en Cuba tienen que reconocer públicamente y ante el propio gobierno, que su propósito es llegar al poder. Muchas veces he visto a líderes opositores, negar esa intención, cuando son retenidos e interrogados por los oficiales de la Seguridad del Estado.


La realidad latinoamericana, que puede ser la nuestra en algún momento, a causa de la reconversión de nuestro socialismo en el Socialismo del Siglo XXI, tiene que ser un gran referente estratégico. Los medios de difusión, en esta semana aquí, han estado dando a conocer el espectro político, para las próximas elecciones del 6 de Diciembre en Bolivia, donde 7 candidatos enfrentan a la maquinaria oficialista de Evo Morales. La prensa cubana se mostraba triunfalista, señalando esa fragmentación, como un síntoma de división, por intereses personales o de grupos, frente a una unidad nacional alrededor de Morales.

Si los argumentos de la prensa cubana no son reales, la diversidad de candidaturas en Bolivia si es una realidad estratégica nefasta. Algo perecido, con resultados adversos se produjeron en Venezuela y Nicaragua. La solución para luchar contra el Gran Total es bajo una unidad institucionalizada: las elecciones primarias de oposición. Esa sería la solución para elegir el candidato de mayor aceptación popular y con lo que se podría tener de ante manos una proyección de votos para el candidato opositor.


La muerte repentina de Juan Almeida y el envejecimiento de la cúpula gobernante, sin que se note un claro relevo generacional, nos impone la necesidad de contar con una oposición técnicamente preparada, organizada bajo los estándares internacionales, de lo contrario podríamos ser víctimas del Socialismo del Siglo XXI.

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: