martes, 29 de septiembre de 2009

El día después

por Ángel Moya Acosta

Presidente del Movimiento por la Democracia y la Libertad de Cuba

(Condenado a 20 años de prisión)

Primavera Digital


24 de septiembre de 2009


Ángel Moya Acosta

Prisión Combinado del Este, La Habana. Nunca estuve de acuerdo con el promocionado concierto de Juanes y el resto de los artistas que se dieron cita en la Plaza de la Revolución, antes Plaza Cívica. Bueno es que sepan los promotores del mal llamado Concierto por la Paz, que en las cárceles cubanas cientos de presos políticos están privados de libertad, por luchar por la libertad y el respeto pleno de los derechos humanos.


Juanes y compañía con sus actitudes y conductas equívocas, se convierten en cómplices de este régimen. Un régimen que en 1994 y por orden de Fidel Castro, asesinó a hombres, mujeres y niños en el remolcador Trece de Marzo, la noche de un 13 de julio. El 24 de febrero de 1996, asesinó a cuatro pilotos de la organización humanitaria Hermanos al Rescate, cuando derribó sus frágiles avionetas con aviones de guerra tipo Mig.


Un día después del concierto, Cuba amaneció con trabajadores que roban la producción en sus centros de trabajo para poder subsistir y mantener a sus familias. Con una parte de la juventud en ejercicio de la prostitución, en busca de un futuro y un presente económico mejor. Otros, en plan de irse del país a como dé lugar. La corrupta y cruel élite de poder en ejercicio flagrante de la represión contra el pueblo cubano. Las cárceles repletas con mayoría de negros en su mayoría jóvenes.


Lo positivo es verdaderamente, que un día después del concierto lo mejor de Cuba, sus Damas de Blanco, opositores, disidentes, activistas, periodistas independientes, blogueros y prisioneros políticos y de conciencia, se mantienen en pie de lucha por sus derechos. Esto es en mi opinión lo que importa, lo trascendente.

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: