domingo, 20 de septiembre de 2009

“Cuando el Arte Envilecido”

por Froilán Osmany Rodríguez


Coordinador de Relaciones Exteriores para la Comisión de Atención a Presos Políticos y sus Familiares (CAPPF) y Centro de Derechos Humanos y Democracia Brigada 2506 (CDHD), Miami


16 de Agosto del 2009


Froilán Osmany Rodríguez

Por estos hace "titulares", el concierto que dará en La Habana, Juan Esteban Aristizabal Vázquez.


Juanes, sobre nombre por el que se le conoce, y que adopto durante su infancia, fue condecorado por el Gobierno de Francia con la orden de Caballero de la orden francesa de las artes y las letras, como una de las 100 personas más influyentes del mundo. Así mismo ha sido elegido por la revista estadounidense People y Los Angeles Times como "la figura del rock latino más destacada de la última década".


Además, según su sello discográfico, Universal Music, Juanes ha sido galardonado, entre otros, con 17 premios Grammy Latinos (5 ganados en la última entrega de los premios Grammy el 13 de noviembre del 2008),


Más de una vez me he preguntado, ¿por qué tanto talento puede llegar a torcer su rumbo, ubicándose del lado, o debajo, de los indignos?


No solo de Juanes se trata, aunque es él quien ocupara hoy mi comentario.


Ir a Cuba, del modo que lo hará, y sean cuales fuesen sus intenciones, es en primer lugar, respaldar la injusticia, apoyar la crueldad, autentificar el mal.


¡Pudiera pensarse que el joven rockero desconoce las consecuencias de su comportamiento, hagámosle saber que la inocencia, cuando rebasa los límites, idiotiza!


Su causa, según manifiesta, “la paz”, “su paz”, bañada de falsas motivaciones y complicidad.


Pretende pacificar en un sitio donde no hay guerras, o muchas tal vez, pero que son generada por una sola causa, un solo sistema, el que con "odas" y suplicas no conseguirán cambiar, y se, en cualquier caso, que ese no será su intensión.


Veamos, esto sería como querer predicar el Evangelio en el Reino de Satanás, vamos Juanes, no nos sub estimes, ¡por favor!


Hoy Juanes se ha sumado a la ignominia. Mi pueblo no necesita su canto, no necesita más “circo”.


Alguien dijo: “A falta de Pan, feria”.


Yo digo, a falta de libertades, ¡Juanes!


Su canto, su concierto, le dirá a los niños cubanos, a nuestros niños, “Sean como el Che”, con todo el daño que ello les deparara en la vida.


Sus acordes serán un esputo sobre nuestros muertos, sobre nuestros desaparecidos, sobre nuestras libertades, asfixiadas, extinguidas.


Su dantesco espectáculo es una cachetada de mano abierta, a la dignidad del hombre, al respeto de la especie humana, a su condición.


¿Quien le habrá hecho saber que le necesitábamos, quien de tal modo le engaño?


Ninguna falta nos hace tu espurio mensaje de paz, no necesitamos, para nada, tu comparsa de desleales, nuestra gente quiere libertades, esas libertades que ustedes todos conocen y disfrutan, pero no tienen, en sus equipajes, ni en sus corazones, espacio disponible para llevar.


Lo siento Juanes, nunca me agradaste, tu “camisa negra”, me recordaba a los Camicie Neres de la Italia Fascista, o las Camisas Pardas del Partido Nazi Alemán.


Me causo siempre repulsión el titulo, solo el titulo, te confieso, nunca la escuche. ¡Y que me alegro, hoy veo cuanto de real me sugería el nombre de tu tema!


Cantaras en La Habana, todo está listo ya, pero te lo aseguro, tu circo nada de paz traerá, porque nada de paz tiene. Nuestras familias, nuestro pueblo, lo mejor de ellos, presienten tu complot, no serás el primero en pretender engañarles, y Dios permita, ¡seas el último!


Tu página, formara parte del libro de la deshonra, otra más.


Ahora bien, pueblo Colombiano, mucho cuidado con este payaso predicador del nada con interés y del todo sin sentido.


Le veo como potencial protagonista del populismo contemporáneo, no se asombren, ¡que en menos de una década, aspire llegar a la casa Presidencial!


¡Ese es su diseño, y el camino lo está fertilizando!


¡Así le veo, así le presiento, su complicidad con la mentira y sus simpatías izquierdistas me empujan verlo!


Juanes pisaras, una vez más, una tierra que demasiado tierna es para tus pies, la misma tierra que pario al mayor de nuestros pensadores, quien, presagiando tipos como tú, escribió:


“No hay en verdad, espectáculo más odioso, que el de los talentos serviles”


¡Que la paz este contigo te deseo, porque con tu proceder no veo!

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: