domingo, 20 de septiembre de 2009

Concierto sin armonía

por Miguel Iturria Savón

Ancla insular


29 Agosto del 2009


Miguel Iturria Savón
Al saber que Juanes anunció su Concierto “Paz sin frontera” para el 20 de septiembre en La Habana, imaginé las salvas publicitarias que la decisión provocaría entre artistas y líderes de opinión del exilio cubano, cuya indignación fue expresada por Zoé Valdés en París, Raúl Rivero en Madrid, Willy Chirino y Paquito de Rivera en Miami y periodistas como Joe Cardona, Antonio Martínez y la bloguera Yoaní Sánchez, vecina del “lugar gris, de concreto y mármol” donde actuará el colombiano en compañía del español Miguel Bosé y los cubanos Amaury Pérez y Silvio Rodríguez.

Creo que todos tienen razón en lo que dicen, pero no hay que darle tantas campanadas al asunto. El multipremiado Juanes sabe lo que hace. Un escenario tan multitudinario y conflictivo como la Plaza de la Revolución, más la compañía de ruiseñores de la Corte insular corren el velo de las diferencias para afilar la publicidad y vender más discos en el mercado regional.


Juanes no es Pavarotti ni Plácido Domingo. No vive en Europa ni desconoce que en Cuba reina una dictadura de medio siglo. Si pone su pequeña voz en el espacio que simboliza la sumisión de nuestro pueblo demuestra su forma de entender la “Paz sin fronteras”. Si canta en La Habana porque “es tiempo de cambiar las mentes”, no hay mucho que decir, salvo desearle éxitos.



Recuerdo un concierto de Pablo Milanés organizado en 1989 por Rafael Gutiérrez, subdirector de Cultura de Ciudad Habana. Antes de actuar en cada municipio capitalino el artista era agasajado por funcionarios del Gobierno y el Partido Comunista. Todo estaba minuciosamente programado, desde el menú del convite hasta las notas de la prensa radial y escrita. Pablo, conmovido, elogiaba a la revolución y el socialismo.

Así son aún los conciertos de Silvio Rodríguez en las plazas provinciales del país. ¿Será por eso que el trovador aceptó el puesto de diputado a la Asamblea Nacional y logró el montaje de su estudio de grabación?


Juanes no sabe estas cosas, pero con Silvio como guía le sacará lasca a su actuación en la Plaza que “recuerda la megalomanía fascista”. Ya la televisión cubana promueve su figura y la radio repite algunas canciones suyas.


Al cantar en La Habana, el autor de La vida es un ratico, La camisa negra y A dios le pido, no podrá invitar al concierto a los músicos y cantantes de la diáspora cubana. Tampoco vendrán Carlos Vives, Alejandro Sanz, Ricardo Montaner y otras luminarias que lo acompañaron en marzo del 2008 en la frontera de Colombia y Venezuela. Silvio y Amaury deben explicarle cómo es el ritual.


La ideologización de la cultura es un lastre del régimen insular, cuya hambre de aplausos es infinita. A los extranjeros que actúan aquí se les pide declaraciones favorables. Los “acercamientos culturales” de 1979 y 1999 con figuras de los Estados Unidos; la presencia en enero del 2009 del “solidario” guitarrista japonés T. Kowa, quien grabó un disco por el 50 aniversario de la revolución, o el premio concedido días atrás al actor Benicio del Toro por reencarnar al Che Guevara confirman la regla. Juanes no será una excepción.


http://vocescubanas.com/anclainsular/2009/08/29/concierto-sin-armonia-miguel-iturria-savon/

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: