domingo, 20 de septiembre de 2009

Carta de nefasto a una camisa negra

por Víctor Manuel Domínguez

Asociación Pro Libertad de Prensa


27 de agosto de 2009


Víctor Manuel Domínguez

Centro Habana, La Habana. Mí muy enlutada, cumbiambera y narcoidiotizante camisa negra:

La bien ganada reputación internacional que la precede por nacer en el gaznate y vivir en el pellejo de Juan Esteban Aristizábal (Juanes), eleva el nivel de convocatoria ante su anunciado Concierto por la Paz en Cuba.

A pesar de un color que suena feo en cualquier esquina de mi país, muchos piensan que el dinero y los Grammys ganados por su dueño y promotor sean suficientes para convertirla en blanca en el entorno rojizo de la Plaza de la Revolución.

Y esto es difícil, indescifrable prenda. Habría que ver si la textura de su algodón heredada de sus paisanos kogi mamas, resiste las embestidas escarlatas del unicornio azul que en la voz y estilo de Silvio Rodríguez pastará junto a usted en el escenario.

Nunca olvide que si sus ancestros aún deambulan por lo más remoto de los Andes colombianos bajo la protección de un collar de hojas de coca, usted sólo tiene como garantía que no se cantará en la plaza fusil contra fusil.

Pero con ruidos y promesas se ha construido en Cuba uno de los más elevados muros de silencio que aún subsiste en el mundo. Y no pase por alto que el unicornio azul una vez se perdió para luego volver con el tarrito rojo.

Además, es justo hacerle conocer que de los escarceos amorosos y posteriores desavenencias ideológicas del unicornio azul con la vaquita Pijirigua (de Pedro Luis Ferrer), nació El Necio, después de un Ojalá que hizo temblar la tierra.

Mí perfumada, hollywoodiense y fronteriza colombo-venezolana camisa negra:

De todas formas le doy la bienvenida en nombre de mi pueblo. Eso sí, A Dios le pido no se deje estrujar ni cambie de color en un escenario donde el que va por música sale politizado.

Una actuación así descamisaría a quienes esperan de usted solo alegría, deseos de vivir, mover el alma y un esqueleto envuelto en sombras y momificado.

De ser invitada sobre la piel de Juanes a poner una ofrenda floral ante el monumento de la vaca Ubre Blanca, reina del Bel Canto revolucionario, exija visitar al burro de Bainoa y al de Mayabe, separados en ambos extremos del país por incompatibilidad equina.

Si como expresó Amaury Pérez Vidal, Director Artístico del concierto a celebrarse el 20 de septiembre en la Plaza de la Revolución, “Juanes no es un animal político”, esta vaca y los burros si lo son y de mucho capital ideológico.

Mí embanderada camisa negra:

De la actuación de Amaury no debe preocuparse. El siempre ha dicho que un amigo es un amigo hasta tanto se demuestre lo contrario, y sus recuerdos de Abril no fluyen desde las torretas de los tanques de Girón (como los de Silvio), sino desde el olor a eternidad que nace de un cuerpo de mujer.

No obstante, es bueno que conozca sus devaneos juveniles de andarse vestido de revolucionario por los Andes, aunque nunca pasó más allá del puente de su guitarra.

Entonces, si en realidad “a Juanes sólo lo anima abrir una ventana y dejar que el aire tibio del Caribe ventile un corredor que ha estado demasiado cerrado y contaminado por mucho tiempo, nada más”, venga el concierto.

Eso sí, debo aclararle que en lugar de una ventana y un corredor, son las paredes de un sótano las que se necesitan tumbar para desaparecer la marea roja que contamina el ambiente político, económico y cultural del país.

Si estamos de acuerdo con los términos del contrato: ¡Música maestro!

“Tengo una camisa negra/como negra tengo el alma/tabaco, bisnes, ron, a lo cubano/sandunguera, se te va por encima la cintura/vivo en un país libre/cual solamente puede ser libre/ese hombre está muerto y la muerte lo sabe/amo esta isla, soy el Caribe/ya viene llegando/a Dios le pido/tic-tac: Radio Reloj: 6:15 P.M/hoy es 20 de septiembre del 2009…

Eso se lo aseguro yo, Nefasto “El concertista”




http://prolibertadprensa.blogspot.com/2009/08/carta-de-nefasto-una-camisa-negra.html

Imprimir Pagina Sphere: Related Content

No hay comentarios.: